¿Nos representan?

Hace unos días, sin demasiado ruido mediático, el PP celebró un debate en el palacio de Miramar de San Sebastián bajo el título “¿Nos representan?”. La reunión, encabezada por Cospedal, Gallardón y Floriano, tenía como punto fuerte la presentación de un vídeo con idéntico título.  Helo aquí.

Como ven, el PP ha decidido modernizarse. Si bien el contenido político está presente de forma continua, se trata de un vídeo mucho más cercano a un anuncio de Apple, por ejemplo, que a un típico spot político de los que vemos durante una campaña electoral. Por decirlo de forma más precisa, utiliza un tono emotivo en lugar de uno argumentativo.

Estaremos de acuerdo en que, atendiendo a forma y contenidos, es un mensaje dirigido a los jóvenes ciudadanos del país. Se trata de conectar con sus preocupaciones, ídolos, gustos y ambiciones y, con un poco de suerte, convencernos de que el Partido Popular es la representación política de todo ello. Olvidando por un momento la lucha partidista o los problemas de la calle, tratan de ofrecer al ciudadano un mensaje positivo. Veamos cómo lo hacen.

A lleva a B, B lleva a C y C, a que votes al PP

Podemos dividir el anuncio en cinco partes diferenciadas. Lo primero que se hace es contarnos las cosas que no podemos elegir en la vida. A continuación vamos con lo que sí podemos elegir. Después, cosas que podrías elegir pero al PP no le parece bien que elijas y, por último, el caos que representaría que no eligieras las cosas que tienes que elegir y como eso te lleva irremediablemente a tener que elegir al Partido Popular.

Si nos paramos un segundo a analizarlo despacio, lo que aquí tenemos es una trampa dialéctica. Evidentemente, la música y las imágenes evocadoras nos ayudan a que se cree esta ilusión de argumentación lineal. De hecho, el propio texto está escrito con una organización causa-efecto en la que parece que todo lo que ves es consecuencia lógica de lo anterior. Pero si lo escuchamos con atención, vemos que esta unidad se va haciendo más y más leve para terminar con una pirueta argumentativa digna del Circo del Sol. Lo muestro.

Primer enlace: La buena noticia es que hay cosas que sí que podrás elegir.

Aquí todavía tenemos un argumento sólido. Es una faena que no puedas elegir todas las cosas que he dicho hasta ahora, pero oye, te voy a presentar el lado bueno de todo esto. Y además, te voy a poner unas nubes azules (curioso ¿no?) y te voy a cambiar a una música más alegre, para que te quede bien claro lo feliz que esto debería hacerte.

Segundo enlace: Aunque te sugiero que hay cosas que no deberías elegir.

¿Soy el único al que esta construcción sintáctica le parece rara? Mi intuición me dice que originalmente no existía el “te sugiero”, pero se añadió porque sin él la oración podría quedar demasiado autoritaria. Sintaxis aparte, aquí ya vemos que la argumentación se debilita. Ya no es un argumento, es una recomendación. Se presenta de la misma manera que lo anterior, con la misma dinámica, pero de lo que aquí estamos hablando ya no son las cosas que se pueden o no se pueden hacer,  sino de lo que los autores del vídeo consideran recomendable que no hagas.

Tercer enlace: No elijas aquello que te perjudique, solo aquello que garantice tu libertad y la de los demás.

¡Otro pasito! Después de habernos dicho cosas que no debemos elegir, ahora tocan cosas que sí debemos elegir. La diferencia con el segundo tramo es sutil en la forma, pero mucho más sólida en el fondo. Si antes nos citaban, entre miles de ejemplos posibles, cosas que tenemos la libertad de elegir, ahora lo que tenemos son recomendaciones del PP sobre lo que deberíamos elegir. Con esta pequeña trampa, y con un texto todavía muy inocente, aprovechan para recomendar que “elijamos” llevar a nuestros hijos a la parroquia o apoyar Madrid 2020.

Cuarto enlace o el trabalenguas de la gaviota: Eres lo que eliges. Por tanto, lo que eliges te representa. Pero si eliges no elegir, otros decidirán por ti. Yo te digo que la democracia garantiza que elijas. Elige garantizar la democracia.

La fiesta del salto argumentativo. Empezamos con “eres lo que eliges”, que ya de por sí me parece cuestionable, pero vamos a darlo por bueno. “Y lo que eliges te representa” ¿Siempre? ¿mi funda del móvil me representa? Creo que a lo máximo que podría llegar sería a un “y lo que eliges dice algo de ti”, pero claro, había que meter la morcilla que da título al vídeo. “Si eliges no elegir, otros decidirán por ti” Llega el salto mortal. Si elijo no elegir mi coche ¿otro lo va a elegir por mí? No creo. Así que, de hablar de generalidades hemos pasado a hablar de política o democracia, como bien ilustran las imágenes de agresiones en manifestaciones que tan oportunamente acompañan esta parte del vídeo.

Pero lo peor no es eso, lo peor es que es que están lanzando piedras contra su propio tejado. Si yo, pongamos por caso, hubiese decidido no elegir en las pasadas elecciones generales, otros habrían decidido por mí… ¡al PP! Así que en realidad lo que tengo que entender, es que si el día de las próximas elecciones decido quedarme en casa, corro el riesgo de que la gente que eligió por mí en 2011, vuelva a elegir lo mismo en 2015, es decir, otro Marianato.

La traca final

Y terminamos con el “Yo te digo que la democracia garantiza que elijas. Elige garantizar la democracia”.  El juego aquí es cambiar las palabras de orden para que parezca que una cosa tiene que ver con la otra. Pero el avispado lector se habrá dado cuenta de que, mientras en el primer caso tenemos una afirmación “la democracia garantiza que elija”, en el segundo tenemos una orden “elige garantizar la democracia”. Es curioso, porque hasta ahora lo más a lo que habían llegado era a sugerirnos cosas que elegir, y no ha sido hasta la última frase cuando realmente nos han dicho directamente lo que teníamos que hacer. Justo cuando aparecen Rajoy, el PP, y todas esas cosas que no habían estado presentes en todo el anuncio.

Y así, amigos lectores, es como el Partido Popular intenta captarnos para la causa. Y es que por mucho John Lennon que pongas en un vídeo, el que está hecho para mandar va a terminar mandando.

***

Nota: Seguro que muchos habéis echado de menos que me cachondee más del vídeo, de la representación que se hace de las protestas ciudadanas o de las pildoritas de religiosidad que se reparten aquí y allá. Mi respuesta es que eso ya lo hacemos en los comentarios porque el tema da para mucho. 

Anuncios

Una respuesta a “¿Nos representan?

  1. También sale el 15-M, algo así como durante una centésima de segundo. Por si acaso.

    Me ha encantado eso de que uno elige sus creencias. Como si creer en x o en y fuera resultado de una visita racional al mercadillo de las ideologías. Lo mismo da creer en ETA que en el pacifismo: la cosa es que uno lo elige. Vaya por Dios.

    También está muy salado eso de que, ¡qué putada!, no puedes elegir ni tu nombre ni tu colegio. Pero, ¡qué gozada!, puedes elegir qué nombre ponerle a tus hijos, y a qué colegio llevarlos. WTF!?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s