Estrenos 10 de mayo

La película de la semana: Objetivo: La Casa Blanca

Como podréis ver si seguís leyendo, esta semana la cartelera me parece bastante atractiva. Además, a diferencia de la semana pasada, la mayoría de los estrenos sí que llegan a mi ciudad. Pero, después de la experiencia de la semana pasada, he decidido que me gusta la droga dura, y por eso he decidido ir a ver una película que, en un género diferente, tiene una pinta tan horrible como Scary Movie 5. Para empezar, parece una película de los noventa, efectos especiales incluidos, con la diferencia de que, adaptándonos a los tiempos, los malos ya no son rusos sino coreanos. Tenemos hasta un deprimido escolta que necesita encontrar la redención para liberarse de la culpa. Mi explicación es que estaban haciendo limpia en las oficinas de Sony y, en un tropiezo de un becario, salieron por los aires miles de páginas de proyectos desechados en el pasado. El jefe, que había desayunado LSD, lo vio claro y se puso a juntar páginas al azar para acabar dando con el guion de Objetivo: La Casa Blanca. El becario tuvo un ascenso y el directivo está en Rehab.

Predicciones infundadas

Morgan Freeman no va a salir más de quince minutos en pantalla, tendremos por lo menos un momento de exaltación de la patria que nos dé vergüenza ajena, Gerard Butler matará a más de cinco personas en diez segundos, morirá bastante gente pero tampoco importará mucho y, sí, al final ganarán los buenos y salvarán el mundo. Para arriesgarme un poco más, voy a decir que el coreano que parece el malo en el tráiler no será el malo malísimo, sino que en el tercer acto descubriremos que la conspiración es todavía más grande y casi imposible de vencer. Pero no os preocupéis, que la vencen fijo.

El momento clave

Al pobre Aaron Eckhart le hacen la misma faena que en El Caballero Oscuro, salvándole a él en lugar de a su mujer. Sería muy divertido que en ésta reaccionara igual.

¿Por qué ir a verla?

Para recordar que en Estados Unidos son tan machos que, aunque su imperio se esté desmoronando sin remisión, siempre habrá un hombretón de clase media que lo pueda solucionar todo a puñetazo limpio.

Díaz: no limpiéis esa sangre

Es muy raro encontrar cine político en la cartelera, y cuando aparece suele ser en forma de documental. Tampoco suele darse el caso de que una película basada en hechos reales, y menos aun si los hechos son conflictivos o incómodos, sea llevada a la gran pantalla tan solo una década después. Díaz hace todo eso, con lo que ya de entrada merece nuestra atención. Además, parece que ofrecerá diferentes puntos de vista para narrar los hechos, con un tono, parece, más periodístico que cinematográfico. Eso sí, hay una cosa que me da miedo: que el director esté demasiado emocionado con venderme su punto de vista y no me deje llegar a mis propias conclusiones.  La línea que separa la crítica del panfleto es muy fina y hay que tantearla con cuidado.

El momento clave

La atmósfera general me recuerda mucho a una grandísima película, La Batalla de Argel, que desde aquí recomiendo encarecidamente.

¿Por qué ir a verla?

Si no estás muy enterado de lo que pasó en aquella cumbre del G8, es una buena oportunidad de aprender. En caso contrario, tampoco viene mal recordarlo.

El impostor

No tengo ni idea de si la película será buena o no, pero desde luego el tráiler es un ejemplo de cómo llamar tu atención, contarte lo suficiente y crear curiosidad por conocer el resto. Y si encima suena Jack White de fondo, a mí ya me tienes conquistado. Añadimos a esta buena predisposición mi creencia de que algunos de los mejores thrillers de los últimos años son documentales (Man On Wire, Capturing the Friedmans o Catfish). La mezcla de todo esto hace que mis expectativas sean muy altas y, por lo tanto, muy fáciles de traicionar.

El momento clave

La pinta de psicópata del chaval cuando se pone a bailar.

¿Por qué ir a verla?

Porque yo te lo mando.

La mula

Me parece que Mario Casas sale en demasiadas películas. A lo mejor es problema mío, pero me da la impresión de que interpreta todos los personajes jóvenes del cine español. Y lo peor es que, cuando lo hace, la película se convierte automáticamente en “una película con Mario Casas”. Tan inevitable como cierto. Y que conste que pienso que no puede haber un cine español fuerte sin un star system patrio, pero no creo que se pueda mantener con un solo intérprete masculino. Ahora viene hablando en andaluz, y eso le ha valido el premio a mejor actor en el Festival de Málaga. Ver el tráiler me hace preguntarme por los otros candidatos al galardón, pero la trama tan vaquillesca de la película provoca que haya una parte de mí que tenga ganas de ver el invento. El hecho de que Michael Radford, el director, abandonara el rodaje y se negara a firmar como autor es otro aliciente.

El momento clave

La entonación sin ningún tipo de sentido en el 00:21 “Tú no sabes lo bien que nos puede venir esta mula después de la guerra”.

¿Por qué ir a verla?

Porque puede que sea el primer caso en el que una mula sea el mejor actor protagonista de una película.

Stoker

¿Qué elementos son recomendables para una película de suspense?  Padre muerto, madre cabrona, niña que dé mal rollo, caserón cerca del campo, tipo raro a lo Norman Bates, entorno hostil, ambiente rural, música inquietante y algún rollo sexual turbio. Ponemos todo en la Thermomix, se lo pasamos a un director que sabe de esto (Park Chang-Wook) y confiamos en que la cosa salga bien. Si el guion es decente, tiene todas las papeletas para gustar a los amantes del género. Aunque creo que el estreno va a ser tan reducido que no les va a dar tiempo a darse cuenta.

El momento clave

La presentación del tío Charlie girando la cabeza con cara de esconder algo no puede ser más tópica, pero es que hay algunos tópicos que molan muchísimo.

¿Por qué ir a verla?

Para estrechar lazos con la madre viuda y el tío místico que todos tenemos.

Mussolini va a morir y Rebelde son las dos producciones que completan los estrenos de la semana.

Anuncios

5 Respuestas a “Estrenos 10 de mayo

  1. Buenísima pinta tiene “Díaz”.

    No sé si ha sido descuido o no querer hacer más sangre, pero los acentos andaluces impostados de “La mula” merecen un artículo entero…

  2. Desde luego, pero se me fue la mano con el Mariocasascentrismo. Y Diaz la voy a ver seguro, ya diré algo por Twitter.

  3. Yo hoy voy de cabeza, como una mula, a ver Stoker. Me muero muy demasiado. Las demás me dan todas muy igual, salvo El Impostor, que es un documental de los de dejarte sin uñas.

  4. Vi ayer El Impostor y es cojonuda. Se atasca un poco hacia la mitad, pero es que la historia es TAN…tan.

    La de La Casa Blanca también la vi ayer y tela.

  5. Vi Stoker y, aunque no puedo compararla con el resto de trabajos de Park Chan-Wook, tengo que decir que me gustó mucho, especialmente la poesía visual y sonora presentes en todo el metraje, muy trabajadas. Sobre esta moda estética de la violencia que también aparecía muy fuértemente en Drive, daría para hablar largo y tendido. También me gustaron las referencias continuas a Psicosis (¿o es cosa mía?).

    La pega que le pongo es que quizá esperaba algo más del mensaje de la historia, más allá de un determinismo algo vacuo. Por ello, me da la sensación de que es una película que no va a dejar demasiado poso en el espectador, con el paso de los meses y de los años. Creo que le falta algo más al guión para acabar de cerrar el círculo de cuento macabro que la habría convertido en una película soberbia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s