Turistas: Matar es lo de menos

Antes de ponerme a escribir esta crítica, revisé el tráiler para confirmar mis sospechas: no es la primera vez que se confunde al espectador para que vaya al cine bajo pretextos equivocados. Y es que el tono de Turistas poco o nada tiene que ver con el mostrado en su material promocional. Ni rastro de locura y desparrame, lo que no quiere decir que no me haya gustado, sino que prefiero que los distribuidores me traten con un poco de sinceridad.

Fuera de rabietas, y tras asumir que has ido a ver algo diferente a lo que te habían vendido, Turistas es una película muy interesante. Uno de los elementos que hacen que esto sea así es que los protagonistas son gente muy normal, parecidos a cualquiera. Que maten ciclistas o montañeros impertinentes no es más que el equivalente macabro del que colecciona sellos o monedas. En el resto, son dos personas con frustraciones o inquietudes parecidas a los de los demás: la soledad, la culpa, la familia, la confianza, la aceptación o las ganas de encontrar el sitio en el mundo son los dilemas de los que se habla aquí, las muertes son una forma de canalizarlos.

Su viaje es el viaje de quien asume que le va a tocar entenderse por sí mismo y que trata de averiguar si ha elegido la persona adecuada para compartir el camino para hacerlo. Aprovechar la salida de la rutina para ser quien uno es y confiar en que el otro sabrá comprenderlo, incluso si descubrimos que matar gente es parte del proceso. Chris, el protagonista masculino, descubre que es la mejor forma de encontrar su propia voz y Tina lo acepta sin demasiados reparos. El problema surge cuando la ecuación se plantea a la inversa y él no se muestra tan comprensivo. Este es el verdadero tema de la película, la frustración de Tina por intentar encajar y no conseguir que nadie la entienda.

La naturalidad y el cinismo de los protagonistas, así como el desfile de secundarios estrambóticos, entrañables e insoportables a partes iguales, hacen que sea un viaje entretenido, tierno y con altas dosis de comicidad. Que la muerte sea un aspecto accesorio es uno de los grandes aciertos de Ben Wheatley, un director que se ha ganado que le sigamos por su capacidad de utilizar lo inverosímil para hablar de las cosas que le preocupan.

Lo que dije de Turistas

Será muy divertida, pero también muy indie. Esto significa que habrá planos generales fijos de gente no haciendo nada, pero si lo demás va como tiene que ir no tendría que ser un problema.

El ritmo de Turistas encaja a la perfección en los parámetros del cine que llamamos indie. Eso significa que conocemos cosas de los personajes tanto en los diálogos y la acción principal como en los momentos más cotidianos. Aprendemos mucho más de la protagonista mientras observa un documental sobre el proceso de fabricación de un lápiz que en la mayoría de sus diálogos.

También espero muchos elementos de road movie: paisajes, protagonistas conociéndose entre ellos y a sí mismos un poco mejor o esa sensación de que cuando acaba el viaje nada es lo mismo que cuando empezó.

No es que tenga elementos de road movie, es que es una road movie con todas las letras. La película es sobre el viaje y lo que los protagonistas se encuentran por el camino. Descubrirse a ellos mismos y al otro es el centro sobre el que gira toda la historia. Que ello incluya el asesinato a sangre fría no es más que una parte de este camino de autoconocimiento.

Una de las ventajas de que sea inglesa es que no creo que haya demasiados dilemas morales en torno al hecho de asesinar gente gratuitamente, lo cual sería de agradecer. Aun así, ver a la protagonista comunicándose con su madre en el tráiler me hace pensar que en algún momento ella tendrá dudas, pero las superará porque esto no es Estados Unidos y matar gente en las películas es algo muy gratificante. 

Efectivamente, el dilema moral sobre el asesinato no es un tema central de la película, aunque sí que nos lo encontramos de manera transversal. Una vez que damos por hecho que vamos a cargarnos gente en nuestro viaje, el asunto gira en si creamos un código deontológico en el desarrollo de nuestra labor o todo vale.

La única pena es que todos sabemos que nada es para siempre, y dejar de matar significaría pasar de nuevo a una vida de baja intensidad, con lo que no me extrañaría que los personajes se suicidaran al final para evitarlo. 

No voy a desvelar el final para los que queráis verla, aunque sí diré que algo de eso hay.

¿Qué gafas me llevo?

Sightseers-969x1024

Entonces: ¿voy a verla?

Si has leído todo lo anterior, a estas alturas tendrás claro si Turistas es para ti.

Anuncios

Una respuesta a “Turistas: Matar es lo de menos

  1. Hombre, es cierto que el tráiler es algo más “animado” que el tono general de la peli, pero creo que la esencia de la película está en él y que en general vende lo que es: comedia indie macabra.

    En cuanto a la película, un auténtico goce. Extraña y malvadamente divertida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s