Algunas preguntas y respuestas sobre el fútbol español

Ahora que el balón ha dejado de rodar por unos días, al menos en lo que a la alta competición se refiere, aparecen aquí y allá informaciones sobre los temas que rodean al deporte estrella de España. Que si deudas, que si fuga de talentos, fondos de inversión, fraude fiscal…Hasta en esta misma revista nos hemos atrevido con un reportaje sobre los agentes de los futbolistas. Yo, como un aficionado más, me pierdo entre tantos datos y necesito crearme un mapa mental que me ayude a comprender el carrusel de informaciones que me ponen delante, y no se me ocurre mejor manera de hacerlo que con ustedes en esta sección. Veamos si somos capaces de sacar algo en claro y responder algunas preguntas.

Lo primero es lo primero: ¿Cuánto deben los clubes?

La respuesta no es sencilla, principalmente por la opacidad con la que funcionan los equipos a la hora de dar información al respecto. La cifra que aparece por todas partes, de 3.500 millones de euros, corresponde a un estudio realizado hace un par de años por la Universidad de Barcelona y es el que aparece en la mayoría de artículos sobre el tema. Si esto es mucho o muchísimo se responde con un vistazo a los ingresos de la liga, de alrededor de 1.700 millones.

Con ese dinero, además de la deuda, hay que pagar todos los gastos, principalmente los sueldos de los futbolistas, lo que significa que es imposible pagar en el corto plazo si las cosas siguen como están. Pongamos por caso que ustedes tienen una empresa que debe mil euros al banco mientras ha facturado quinientos en el último año con los que tiene que pagar todos sus gastos. Más le valdría tener una buena relación con su banco, porque en caso contrario lo más probable es que le hubiera tocado cerrar. Y ya no les cuento lo que pasa si trasladamos el caso a una hipoteca, su salario y los recibos de la luz y el gas. La diferencia es que la liga de fútbol es una cuestión de Estado y usted no, jódase.

¿O sea que todo ese dinero se lo deben al Estado?

No. La deuda es global e incluye todo tipo de acreedores, entre los que está tanto el Estado como el restaurante coruñés al que el Deportivo le debe más de cien mil euros. La deuda actual con Hacienda no la conocemos, aunque sí sabemos que el pasado año ascendía a 750 millones de euros, aproximadamente la mitad del presupuesto del Ministerio de Justicia para que se hagan una idea.

¿Y qué se hace en estos casos?

El fútbol español, al margen de Madrid y Barça, que también en esto juegan en otra liga, lleva años en un proceso de reconversión y saneamiento. La fórmula principal a la que se acogieron fue la Ley Concursal, que suponía la entrada de un administrador puesto por el Estado, una reducción de la deuda a la mitad y el aumento del tiempo para liquidarla. Veintisiete equipos de primera y segunda división se han acogido a este sistema en algún momento de los últimos años. La principal ventaja, además de las económicas ya mencionadas, es que los clubes no se veían abocados al descenso por impago, como le pasó en su momento al Oviedo, y el riesgo de linchamiento de los presidentes manirrotos por parte de los aficionados se mitigaba, lo que teóricamente se acabó con una reforma de la ley que entró en vigor el pasado año.

¿Qué pasa con el Valencia? ¿Y con el Málaga?

El primer caso se puede resumir en una palabra: rescate. El Valencia tiene una deuda con Bancaja, ahora Bankia, que no podía pagar en los tiempos acordados. Para que la cosa no fuera a mayores, la Generalitat Valenciana se ha hecho con el 70% de las acciones de la entidad, y es ahora el gobierno de Valencia el encargado de pagar la deuda de 85 millones con el banco. En resumen, una comunidad autónoma pagando deuda más intereses de un club privado a una entidad bancaria nacionalizada. Lo que se hace en este país por el fútbol.

Valencia-CF-2012

En el caso del Málaga, la diferencia radica en que ha habido denuncias por impagos tanto por parte de clubs como de jugadores, y es por eso por lo que la UEFA les ha retirado el permiso para jugar competiciones europeas. Una decisión justa y lógica teniendo en cuenta los desembolsos que ha hecho el equipo en los últimos tiempos, pero que se vuelve matizable cuando se compara con la situación del resto de clubes. La diferencia, como decía, es que aquí no se ha pagado el sueldo a los jugadores y los fichajes a los clubes, que son las cosas que preocupan en instituciones como la presidida por Platini.

Todo esto recuerda demasiado al funcionamiento de otros sectores en la época de la burbuja, con el abuso del crédito, los proyectos megalómanos y las cajas de ahorro, como siempre, poniéndolo todo un poco más fácil. Si tienen diez minutos para leer este impresionante reportaje de hace unos meses les aseguro que estarán aún más de acuerdo conmigo. El problema es que el fútbol es demasiado importante en este país para que nadie se atreva a meterse a fondo a limpiar su podredumbre, con lo que al final, como con tantas otras cosas, se pondrá un poco de maquillaje y a esperar a que llegue el Mundial y nos olvidemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s