Entrevista completa a Sonia Felipe (Triodos Bank)

Retratos: “Tu dinero está actuando en el mundo”

Triodos Bank se define como “banca ética y sostenible”, ¿cuáles son las diferencias respecto a la banca tradicional que les hacen identificarse de esta forma?

Nosotros utilizamos los apelativos de banca ética y banca sostenible para facilitar el conocimiento sobre lo que hacemos. Son apelativos que algunas veces nos han aportado, para otra gente hemos sido banca social, banca verde, banca alternativa. Para alguna gente ha sido una forma de definir de alguna manera una diferencia de Triodos Bank respecto a la banca tradicional que es básicamente que nosotros surgimos con un enfoque de impulso renovador del sistema financiero. No se crea Triodos Bank con el objetivo de cubrir un nicho de mercado existente o como una estrategia de marketing concreta para ofrecer determinados productos, sino que la idea misma de Triodos Bank, en su origen está decir que, desde la banca, que es un sector prioritario que está en el centro de la actividad económica poniendo en relación a quienes tienen dinero y lo quieren guardar durante un tiempo con quieres necesitan dinero para llevar a la práctica sus proyectos y empresas. En ese sector tan importante podemos acometer una serie de cambios, podemos hacerlos de manera sostenible, con enfoque de futuro, transparente, y dirigiéndonos sobre todo a sectores sociales, medioambientales, culturales, que cuando nació Triodos estaban más apartados.

Entiendo que lo difícil es separarse de campañas de bancos tradicionales en las que tratan de identificarse como banca ética…

Nosotros más que diferenciarnos lo que buscamos es contar continuamente qué es lo que hacemos, y ya los clientes, las personas, son inteligentes y saben distinguir entre una propuesta concreta u otra. La gente que nos conoce, que son clientes y han decidido confiar en Triodos Bank, saben perfectamente la propuesta de Triodos que es diferente a la de otras entidades financieras. Pero no porque nosotros insistamos en que somos diferentes en nuestras comunicaciones, sino porque lo hacemos.

Porque sois diferentes…

Llevamos 33 años con un modelo de banca diferente, contándoselo a la gente, haciéndoles partícipes, porque les contamos de qué proyectos y empresas están contribuyendo con sus ahorros. No necesitamos hacer campañas para definir lo diferentes que somos, sino que ya la gente puede ver que somos diferentes viendo la información que les damos.

¿Qué productos ofrece Triodos: cuentas, créditos? ¿Tienen las mismas características que los de la banca tradicional?

Nosotros somos una entidad financiera, por lo cual ofrecemos productos financieros, productos bancarios que puedan cubrir las necesidades de los clientes más habituales. Tenemos cuentas de ahorro, cuentas corrientes, tarjetas de débito, de crédito… Tenemos depósitos a plazo fijo. No tenemos acciones, porque nosotros no cotizamos en bolsa, pero tenemos unos certificados de depósito para acciones, que son representativos del capital social, sí que ofrecemos a la gente la capacidad de invertir en el capital social y formar parte del desarrollo de la banca sostenible. Y en general, operativa, servicios de banca internet, banca telefónica, oficinas… como la mayoría de entidades financieras.

Respecto a los Certificados de Depósito de Acciones (CDA), ¿se trata de acciones pero sin derechos políticos?

Claro, Triodos Bank tiene un capital social, nosotros ofrecemos a los titulares de CDA que serían los accionistas, que inviertan en ese capital social. Lo que pasa es que no les damos acciones en el sentido estricto de la palabra, son certificados representativos de esas acciones, ¿por qué? Porque sí existe una fundación administradora única de todas las acciones, que sería un accionista único. Esta fórmula, muy protectora, de Triodos Bank, lo que nos permite es proteger la misión con la que nace el banco, que ningún accionista mayoritario pueda juntarse con otro y modificar los estatutos de la entidad, o modificar el tipo de actividad que realizamos. Es una fórmula muy protectora que permite formar parte del capital social, pero cedes esos derechos políticos a favor de la continuidad de la misión de Triodos Bank.

¿Cómo se elige a las personas que forman parte de este patronato o ente decisorio superior?

El Comité Ejecutivo hace una propuesta en la junta de titulares de CDA, que se celebra cada año, y según esa propuesta, los titulares pueden votar. Tienen voz y voto, pero no es un poder tan fuerte como en otros bancos. Normalmente, una de las críticas que se hacen en algunas empresas es que parece que trabajan para los accionistas. Éste no es el caso de Triodos Bank, y no es el tipo de inversores que buscamos. No buscamos inversores que quieran modificar la misión del banco, o que su interés sea únicamente su beneficio económico. Van a recibir una rentabilidad porque nosotros somos un banco –y de hecho entendemos que si reciben una rentabilidad es que lo estamos haciendo bien- pero no aceptamos ni clientes ni inversiones cuyo objetivo último sea una rentabilidad económica sin importar a qué precio.

Los depósitos de Triodos, ¿cómo se garantizan, en el caso de una quiebra, por ejemplo?

Lo primero es que vamos a pensar todos que no va a haber ninguna quiebra, y estar seguros de que se están tomando las medidas acertadas. Yo creo que la gente como bien dices está cada vez más concienciada. Lo segundo, en el caso de Triodos está suscrito al Fondo de Garantía de Depósitos holandés, porque la sede internacional está en Holanda, y cubre hasta 100.000 euros por depositante, igual que aquí en España. En este caso es en Holanda porque nosotros somos una sucursal de un banco europeo cuya sede está allí.

¿Dónde invierte Triodos? ¿Está completamente libre de que sus fondos vayan a paraísos fiscales o se empleen en especulación?

Claro, nosotros velamos por el uso responsable que hacemos del dinero de nuestros clientes. La primera responsabilidad, la primera ética, es tener una política de riesgos que vele por la segurdad de ese dinero, que los préstamos que damos, tengamos la seguridad que nos los puedan devolver para que no haya ningún problema ahí. Pero además nosotros informamos al 100 por cien de transparencia de todos los proyectos, empresas y organizaciones a las que hemos concedido un préstamo. Es una información que no es voluntarista, no según nos parezca bonito un proyecto lo ponemos en la web, sino que reportamos ese tipo de información, en el Informe Anual que está accesible online y en papel, y que está auditado por KPMG, hablamos también de los porcentajes y los volúmenes en cada uno de los sectores que financiamos… Es decir, que no solo hay un proceso voluntarista de decir ‘voy a ser transparente’, sino que realmente lo hacemos porque queremos, y también buscamos la manera de certificarlo.

¿Cuál es la posición de Triodos respecto a las ayudas públicas a la banca?

Nosotros nunca entramos en hablar sobre el sector y otras entidades financieras. Sí entramos en valorar pro dónde ha ido un poco el sector, el enfoque de máximo beneficio en general en la banca y en la vida económica, que es lo que nos ha derivado en esta crisis: no solamente es una crisis financiera, ni económica, es una crisis también de valores, de buscar únicamente el máximo rendimiento en el menor tiempo posible. Y ahí han ido por delante entidades financieras, también grandes empresas, también pequeñas empresas, particulares, clientes que buscaban la máxima rentabilidad… Nos hemos dejado todos un poquito engatusar por todo eso. Nosotros entramos en analizar ese tipo de cosas y proponer nuestra visión, nuestro enfoque; pero no entramos en decir qué deberían hacer otras entidades, porque además no es nuestro papel.

¿Cómo se seleccionan las inversiones? ¿Son públicos los criterios para esta selección?

Nosotros tenemos unos criterios, que están públicos en la red, de financiación. Siempre tenemos una aproximación positiva a la hora de financiar, es decir, que nuestra posición no es “no financiaríamos eso”, sino es “vamos a buscar qué financiamos”, dentro de lo que financiamos entran los sectores social, medioambiental y cultural. Y dentro de esos ámbitos entrarían sectores como las energías renovables, el comercio justo, la cooperación al desarrollo, las organizaciones de la economía social, centros de salud, actividades culturales… Un montón de actividades que se engloban en esos tres ámbitos. Estos criterios además están vivos, la sociedad van cambiando y surgen nuevos sectores que no había hace 10 años, y nosotros investigamos la posibilidad de poder participar en ellos. Si realmente tienen un aporte beneficioso en términos medioambientales, sociales y culturales; ésa es la clave, que tengan un valor añadido y que estén en la economía real. Nosotros no entramos en economía especulativa, tampoco entramos a financiar cosas que no entendemos. Si son sectores nuevos, los investigamos, incluso preferimos decir que no y ver más adelante. Pero no entramos a financiar cosas que no entendemos, que a los propios clientes nos costaría explicarles por qué hemos financiado esto o esto otro. Y ya en los criterios sí que existe la exclusión, de nunca invertir en ámbitos como energía nuclear, armas, investigación con animales, peletería. Están definidos y son públicos en la web.

A nivel económico, ¿qué se les exige a estos proyectos?

Es un análisis exhaustivo porque comprende varias patas: por un lado analizamos a la empresa que tiene el proyecto, que entre dentro de nuestros sectores. Después vemos quienes son las personas que están detrás, cuál es el compromiso real con ese sector, lo que pueden aportar. Igual no todas las empresas de energías renovables son financiables por Triodos, por ejemplo, por eso vemos el valor real antes de financiar. Y por último, como en cualquier entidad financiera, entra el análisis bancario, las garantías, si ese préstamo se puede devolver, a qué plazos, si hay una rentabilidad… Nosotros como bien remarcabas somos una entidad financiera, trabajamos con el dinero de nuestros clientes y nuestro trabajo también implica utilizar bien el dinero de nuestros clientes.

Respecto a datos técnicos, como por ejemplo la morosidad, ¿en qué índices se sitúa Triodos?

En el Informe Anual está la información sobre nuestras cuentas, lo que pasa es que nosotros reportamos según el modelo holandés, y ahí no se habla de morosidad, sino de provisiones. En el Informe Anual se pueden ver las provisiones que se han hecho por préstamos de dudoso cobro, que se llaman, gente que no ha podido pagar por lo que sea. Sin embargo la sucursal española sí que calcula el nivel de morosidad, que a finales de 2012 era del 3,48% lo que es muy bajo respecto al sector y teniendo en cuenta que somos una sucursal muy joven.

Respecto del crecimiento de la sucursal española, ¿es Triodos en España un banco en expansión?

Triodos es un banco en crecimiento, nuestro crecimiento es orgánico, no buscamos un crecimiento expansivo que no podamos manejar, sino que vamos poco a poco pero seguros. España es el país que más crece de los que tiene presencia Triodos, crecimos un 23% en créditos, en un momento en el que el sector está complicado. Hemos superado los 120.000 clientes con solo ocho años en España, en 2012 tuvimos un crecimiento de balance de un 59%. O sea que son cifras que demuestran que seguimos creciendo y que hay mercado para el tipo de propuesta que nosotros hacemos.

Si hablamos de un crecimiento orgánico, entiendo que en el caso de Triodos acciones como adquirir o fusionarse con bancos no están contempladas, ¿no?

Nosotros no nos planteamos nada de eso. De hecho, recientemente hemos empezado a tener actividades en Francia, con una agencia, y la idea es que estamos en cinco países, con Francia seis, e ir viendo cómo va desarrollándose para ver si se puede abrir una sucursal de Triodos allí. Además, la forma de llegar a los países no es buscar una oportunidad de negocio en determinado país, sino que haya un grupo de personas que nos solicite llevar Triodos a Francia o a Alemania, que ha sido la última sucursal en abrir, y ver de qué manera podemos hacerlo ahí. Es responder a una demanda real que existe, no decir “aquí queremos abrir una oficina y vamos a crecer”, sino ir respondiendo donde vemos que hay un interés real. Y lo mismo ocurre para España, nosotros vamos abriendo oficinas en aquellas ciudades o regiones donde vemos que hay un interés real por lo que hacemos, donde tenemos clientes, oportunidades de inversión o empresas que nos han solicitado financiación y queremos estar más cerca de ellos. No es coger un mapa, decidir ahora voy ahí, sino donde veo que hay una demanda y dónde veo que hay las personas que pueden llevarlo a cabo. Eso es lo más importante, el capital humano.

Entiendo que buscáis apoyaros en gente de la economía local.

Claro, no podemos llegar a un sitio inhóspito o vacío. Nosotros intentamos llegar a sitios donde ya hay una comunidad de gente, de organizaciones y empresas que ya han entrado en contacto con Triodos, que ya nos conocen, que son clientes y les hemos ofrecido financiación. La idea es estar más cerca de ellos para cubrir sus necesidades. Porque queremos ser su socio financiero, no un banco que algún día les presta y que les pide que se lo devuelvan, sino un socio que está con ellos en el día a día.

Una relación que se ha perdido en banca, pero es la que existía hace algunos años, una vuelta a los orígenes. Una relación banco-cliente no solamente teniendo en cuenta la financiación, sino también con el ahorrador que confiaba realmente en el cajero que estaba en el banco, en lo que le iba a decir. Lamentablemente, por el afán de máximo beneficio es algo que se ha perdido.

Respecto a las inversiones y los proyectos a los que se invierten, ¿pueden los clientes sugerir proyectos o pedir al banco que no invierta en un sitio?

Con los titulares de CDA cada año hacemos una junta en Holanda, y como entendemos que no todo el mundo puede ir, hacemos también un encuentro en España, con idea de escuchar su voz, sus opiniones, les hacemos una encuesta para saber por dónde creen que debería ir Triodos Bank. Y respecto a los clientes no sé si en otras entidades financieras los clientes son tan críticos y escriben tanto a sus entidades o establecen ese diálogo tan intenso como con Triodos. Nosotros recibimos cada día cantidad de emails, llamadas y comentarios en Facebook sobre dudas, sugerencias… Todo eso no cae en saco roto, si bien no hay un comité en el que se invita a los clientes a participar, porque con 120.000 clientes resultaría difícil de manejar.

Pero nosotros esperamos que los clientes que han confiado en nosotros porque somos transparentes y hacemos lo que decimos, etcétera, lo sigan haciendo. Pero todas esas sugerencias, críticas y comentarios no caen en saco roto, se elevan siempre y se tienen muy en consideración. De hecho, entre diciembre y enero de este año hicimos una encuesta con motivo de los primeros 100.000 clientes en España, recibimos 18.000 respuestas, que es un porcentaje muy alto, y ahí les preguntamos qué sectores creían más importantes para que financie Triodos. Y nos llevamos sorpresas, pero también nos confirmaron por dónde debíamos ir.

Se tienen en cuenta pero no al detalle, porque a veces para tener en cuenta determinado proyecto hay que conocer en detalle el sector en el que está, la realidad del sector, la realidad de quienes están detrás… Y ése es un trabajo nuestro, una cosa es ser transparentes con lo que hacemos y otra dar información confidencial de nuestros clientes. Eso es un trabajo muy intenso que nosotros realizamos como expertos, y esa labor no la puede realizar cualquiera. Si preguntas a cualquiera, ¿financiarías esto? A veces te van a contestar según si les cae bien o mal, o les parece mejor o peor. Pero sí les preguntamos en cuanto a sectores en general.

De todas formas, tiene sentido que cuando un banco ofrece mucha transparencia, la gente quiera también ser exigente con el banco…

Yo creo que ser exigente como consumidor es muy positivo, porque eso hace que cambien los modelos de consumo, que cambien los productos y la forma de producirlos por las empresas, que cambie la oferta que encontramos en las tiendas, que la gente decida optar por otro tipo de bancos… Ser exigente es bueno. Pero también hay que saber manejar las expectativas, y saber con quién se habla y de qué se habla. Porque nosotros estamos encantados de que la gente nos haga llegar sus sugerencias y sus críticas, pero también hay que entender, y es una labor que nosotros hacemos desde la banca, educar sobre cómo funciona el sistema financiero. Y nosotros estamos dentro del sistema financiero, queremos hacer un modelo diferente, pero tenemos que acatar las reglas del juego de alguna manera: tenemos que cumplir con una serie de requisitos, como Basilea III, requisitos de reguladores, jurídicos, de riesgo en cuanto a los préstamos…

Eso hay que hacer que se entienda, porque a veces algunas de las peticiones son del tipo ‘regala el dinero’, y nosotros no estamos aquí para regalar el dinero ni para hacer denuncia, eso ya lo hacne otras organizaciones. No estamos aquí para dar subvenciones, eso también lo hacen otras organizaciones, o lo deberían hacer. Nosotros tenemos que explicar continuamente que, como banco y desde la banca, intentamos hacer esto, esto y esto. Un esfuerzo continuo de sensibilización, de educación, que no se hace en el sector y no podemos dejar de hacerlo.

En 2011 saltó a la actualidad que Triodos había financiado a la Fundación O Belén, de la cual hubo informes de maltrato a menores tanto del Defensor del Pueblo como de Amnistía Internacional. En aquel momento, Triodos se pronunció con dos comunicados en los que aseguraba que había una “campaña de boicot” contra el banco y decía que no veía motivos para dejar de financiar a esta organización porque no había una condena. ¿Sigue Triodos financiando a O’ Belén? ¿Se entiende en el banco que la sociedad le pida aún más responsabilidad que a un establecimiento normal?

Nosotros hicimos dos comunicados y a eso me remito principalmente, porque si se financia esta organización es porque entra dentro de los sectores sociales, porque hace una labor con menores en situaciones complejas, porque se hizo una valoración que en su momento se consideró que tenía un aporte lo suficientemente valioso para concederles el préstamo. Tenemos que entender que hay sectores más fáciles de comprender que otros, más populares que otros. Es más fácil hablar de una tienda de comercio justo o de consumo ecológico que del sector social, porque cuando entramos en el sector social, no solamente en la Fundación O’Belén, hay un montón de fundaciones que trabajan con personas mayores, discapacidad, etcétera… Y entran una serie de valores más cercanos a lo ideológico, político, en los que es difícil para nosotros como banco lidiar. En el caso de la Fundación O’Belén, yo me remito al comunicado, pero para especificar una entidad de crédito que da un préstamo, y en este caso un préstamo a largo plazo, no es un dinero que se da a alguien y se acabó la relación, sino que está atado a una serie de garantías legales. Es un contrato entre dos partes, una de las partes no puede incumplir este contrato si no hay unas pruebas lo suficientemente serias para que un tribunal pueda dictaminar que este contrato está roto. No es no considerar estos informes, para nada, ni es no considerar los comentarios, las firmas recibidas… Si no es que de alguna manera no se puede hacer nada hasta que lo decida un juez.

Después del asunto con O’Belén, ¿Triodos ha incluido nuevas cláusulas en sus préstamos?

En el segundo comunicado (de 2012) hablábamos de eso, que se había incluido una cláusula que se había hecho a la organización incluirla en sus estatutos, un cambio muy importante que no debería pasar desapercibido, porque afecta a la propia organización. Nosotros intentamos influir no solo a través de los préstamos que realizamos, sino también a través de las relaciones para intentar hacer las cosas un poco mejor por las dos partes. Y de cada préstamo que realizamos aprendemos, siempre o casi siempre para bien, y alguna vez aprendemos de alguna información que no teníamos, de algún préstamo que ha salido peor, de alguien que ha dejado de pagarnos, de alguien que piensa que el banco tiene que asumir todos los riesgos y no él o ella como promotores.

¿Se sigue financiando hoy día a la Fundación O’Belén?

Lo que explicábamos en el comunicado es que es un préstamo a muy largo plazo, todavía quedaban varios años para que se terminaran. Las organizaciones del sector social más grandes requieren préstamos a cierto largo plazo, a menos que sean adelantos de subvenciones, etcétera, pero si es para un asunto de desarrollo suele requerir tiempo.

¿Cuál es la relación de Triodos Bank, si la hay, con la antroposofía, una teoría filosófica fundada por el austríaco Rudolf Steiner?

Nosotros en la última revista hablábamos de este tema, de los orígenes de Triodos Bank. Yo creo que los orígenes de cada organización están para reconocerlos y contextualizarlos, por eso quisimos hacerlo nosotros para evitar cualquier conflicto. Los fundadores originales de Triodos Bank son cuatro personas, en Holanda, que provienen del mundo económico y jurídico, y empiezan a pensar de qué manera se puede utilizar el dinero de otra forma. Y a partir de ahí se empiezan a crear en 1971 la Fundación Triodos que más tarde empieza a derivar en Triodos Bank, en 1980.

Estos cuatro fundadores sí que se inspiraron en el movimiento de la Antroposofía, que está muy extendido en los Países Bajos y en el centro de Europa. No es un movimiento establecido en cuanto a en qué hay que creer, no es una religión, sino que más bien la inspiración que ellos tomaron fueron las ideas económicas del fundador de la Antroposofía, Rudolf Steiner, en cuanto a la relación que existe entre los ámbitos social, cultural, medioambiental y económico. Esa relación está en la base de Triodos Bank, por eso financiamos proyectos sociales, medioambientales y culturales, por eso buscamos un equilibrio entre la rentabilidad económica y la rentabilidad social y medioambiental. Digamos que es una inspiración de tipo más filosófico sobre cuál es el modelo que vamos a tener detrás de Triodos Bank.

¿Pervive esta orientación hoy?

No hace falta pertenecer a ningún movimiento para verlo. Dentro de la actividad económica, cuál es la actividad de los bancos y cómo pueden intervenir y modificar la relación entre la vida económica y social, y entre el planeta, el medioambiente. Es un planteamiento básico que figura en la actividad y en lo que hacemos cada día. Eso no significa que para nada Triodos Bank forme parte…

Triodos Bank en el plano cultural tiene en cuenta sobre todo en el plano cultural la libertad, la libertad de elección, la libertad de decisión, en cuanto a ideología, religión, corriente espiritual… Por eso nosotros financiamos organizaciones y empresas de muy distinto signo, entre las que hay organizaciones católicas, laicas, organizaciones progresistas o de otro tipo, organizaciones incluso budistas. No entramos en qué fe o ideología tiene que tener la gente, sino cuál es el valor real de la propuesta de esos proyectos. Y que exista libertad para que uno sepa si quiere irse a un templo budista o a cooperar con una organización social cristiana. Eso entra en el ámbito de la libertad de cada uno.

Entiendo que, pese a que la Antroposofía estaba en los fundadores de Triodos, ¿hoy día podemos decir que Triodos Bank no tiene una inspiración antroposófica en lo que hace?

De alguna manera esa impronta está ahí, porque no hace falta ser antropósofo para tener esa impronta.

No se exige a nadie pertenecer a ninguna corriente ni tener una ideología concreta para ser trabajador de Triodos Bank ni para ser directivo de Triodos Bank. Lo que se busca es precisamente esa diversidad y libertad de los que pertenecemos a Triodos Bank. En España somos 200 trabajadores y en el mundo unos 800 de todo tipo, porque de esa diversidad es de donde surge el intercambio para que Triodos Bank esté más en la sociedad y atento a las corrientes que surgen.

Pese a que sí hay personas, por ejemplo dentro del Patronato, que pertenecen a sociedades antroposóficas…

Claro, sobre todo las personas que llevan más tiempo vinculadas con el banco. Por ejemplo, las personas que están desde el inicio de la actividad, en Holanda o en España, que o bien se han conocido de esa manera o comparten esa forma de ver la vida. Pero no es un requisito indispensable y no está en nuestra política de recursos humanos para nada.

Pero no hay una vinculación formal con estas sociedades antroposóficas, aunque haya personas que puedan coincidir.

Si hay personas en Triodos Bank que quieren formar parte de una sociedad u organización concreta entra dentro de su ámbito de libertad. Aquí no se exige para nada que tengas que formar parte de ningún movimiento ni de ninguna creencia. Se respeta completamente porque entra en el ámbito privado de cada persona, pero para nosotros lo que sí que es muy importante es que las personas que entran a trabajar en Triodos Bank compartan nuestros valores, la misión de Triodos Bank, y esa creencia que desde la banca con el dinero de la gente se puede hacer otro tipo de cosas, y que tengan interés en los proyectos que financiamos, en el tipo de sectores que financiamos. Que no estén aquí como en cualquier otra entidad.

¿Cómo se explica que Max Rutger van Rozenburg, presidente del patronato de Triodos sea miembro del Consejo Antroposófico de Países Bajos?

En Holanda es una corriente muy extendida, que no se ve de forma tan curiosa como la vemos en España. Es muy común que pueda haber gente vinculada con este movimiento, por un lado, y por otro que sea gente que tenga una relación con Triodos Bank, porque esa impronta, digamos, esa forma de ver la relación entre el dinero y cómo contribuir a lo social, a lo medioambiental, a lo cultural, tengan una visión compartida.

Porque sí que hay proyectos financiados por Triodos vinculados con la Antroposofía…

Sí, pero de 24.000 proyectos, ¿cuántos son?

Triodos financia varios colegios españoles que emplean la metodología Waldorf de enseñanza, ideada por el propio Steiner (fundador de la Antroposofía), ¿cómo se explica eso?

Nosotros dentro del capítulo de educación financiamos varios proyectos de enseñanza, entran entidades de distinto tipo, y financiamos desde escuelas Waldorf a universidades populares, escuelas de distinto signo: una escuela internacional en Galicia, una escuela en Cataluña, un colegio de niños aquí en Madrid, distinto tipo de centro. Que en los orígenes de Triodos Bank en España vinieran más escuelas Waldorf sería probablemente porque nos conocían, y no por otra cosa.

¿No os preocupa que eso se vea por los consumidores como un sesgo?

¿Pero no sería un sesgo que venga una escuela que por ser Waldorf le dijéramos que no le damos financiación? Eso sí sería más sesgo, ¿no? Que el hecho de que cualquier escuela que venga, si es financiable, si es rentable, etcétera, pueda recibir financiación.

Pero el asunto es que una escuela Waldorf te dice que es una escuela Waldorf, en el caso de Triodos hay que investigar mucho para llegar a la relación con la Antroposofía. Igual puede provocar un poco de rechazo porque el cliente puede pensar “esto no me lo han contado al principio”

No, porque está explicado. Si tú me has hecho esta pregunta es porque puedes ver que en el Informe Anual se explica cuáles son los miembros de los órganos de Gobierno. Puedes ver los estatutos.

Pero tras una investigación relativamente profunda…

No, no hace falta una investigación profunda. Lo que nosotros no vamos a decir es que somos un banco antropósofo. Porque no es verdad. No somos un banco creado para financiar organizaciones y empresas vinculadas con la antroposofía. No somos un banco antropósofo, somos un banco para todo el mundo. Somos un banco que propone este tipo de actividad, que financia este tipo de empresas, que puedes consultar, y que te dice qué hace con tu dinero. Por eso no lo ponemos en la primera línea, porque no sería la verdad.

¿No piensan que dejar oculto este origen da pábulo a este tipo de especulaciones?

No, no queda oculto. ESADE es una organización que tiene unos orígenes concretos con el movimiento jesuita. Y no lo dicen en la primera línea, que ESADE es una organización jesuita, tienen esos orígenes y no tienen por qué rechazarlos, al contrario. Forman parte de su historia. Pues lo mismo ocurre con Triodos, es un banco que hace esto, tiene esta historia, y esto es lo que hay. No hay que hacer una investigación porque no hay nada oculto.

Nosotros explicamos en el “Quienes somos” que somos un banco europeo, que funciona de esta manera, y ésta es nuestra historia. La ideología concreta de los fundadores originales normalmente ninguna entidad da explicaciones más detalladas de qué piensa su presidente, o el miembro del comité ejecutivo. ¿Por qué esa exigencia con Triodos Bank?

Claro, pero seguramente los cliente de Triodos son más exigentes que los clientes de las entidades comerciales porque los clientes de Triodos han llegado al banco tras un proceso de maduración que no se da en clientes de otros bancos.

Claro, pero la información está transparente. Lo que no podemos hacer es definirnos como lo que no somos. Ni responder a comentarios que no son ciertos. Ni todo el mundo tiene que ser de determinada corriente, ni es una limitación para realizar todo tipo de actividades… Nosotros nos hemos puesto nuestras propias limitaciones, que están en los criterios de financiación, que entran en los proyectos sociales, medioambientales y culturales. Tendríamos que dar esas explicaciones en Quienes somos, tendríamos que hacerlo más claramente si Triodos Bank hubiera sido creado o su misión fuera dar financiación a proyectos y empresas de determinada corriente cultural. Como no es el caso, como nosotros lo que hacemos es financiar empresas y proyectos en organizaciones de sectores sociales, culturales, medioambientales, explicarlas, ser transparentes, etcétera… Eso es lo que explicamos.

Lo que sí se percibe es un gran esfuerzo por parte de Triodos para explicar y responder a las críticas, incluso en blogs y otros lugares.

Como los clientes y las personas en general son más críticas con la banca ética y con Triodos Bank que con otras entidades financieras por la propuesta que nosotros tenemos, lo que intentamos es ser muy claro y llevar la transparencia que tenemos en la actividad financiera a otro tipo de actividades. Por eso nosotros creemos que es muy importante explicar las cosas porque no tenemos nada que ocultar. Por ello, no tenemos ningún problema en dar explicaciones, en invitar a la gente a que nos pregunten lo que quieran.

No somos cien por cien perfectos ni vamos a serlo para todo el mundo, porque cuando hablas de banca ética, la ética para cada uno significa una cosa, normalmente. Sobre todo en España entendemos la ética muy vinculada a mi ideología política, o muy vinculada a mi religión, o a mi contexto social, cultural, dónde he crecido, en qué colegio he estudiado… Muchas veces tenemos que dar muchas explicaciones: por qué he ido a un colegio nosecuál, por qué he ido a una universidad nosequé… Pues mira, porque mis padres decidieron, yo no soy rica… (risas) Pero somos muy de juzgar antes de saber nada más.

Nosotros en Triodos Bank no tenemos nada que ocultar, hablamos de las cosas de forma transparente, e invitamos a todo el mundo a que nos dirijan sus comentarios. Pero también hay que entender que no vamos a satisfacer cien por cien a nadie, de ningún ámbito, porque ya entran temas incluso personales, de posicionamiento personal de cada uno en varios temas. Nosotros, por ejemplo, no nos posicionamos en muchas cosas. Hay gente que nos puede criticar, ¿por qué financiáis un colegio privado? Bueno, porque la educación pública debería estar financiada por el Estado, para empezar, y nosotros no olvidemos que somos un banco, y nosotros no vamos directamente a quiénes damos el dinero, la gente es quien nos pide el dinero. Por eso te decía que si en un principio vinieron más colegios Waldorf es porque nos conocían, o porque compartían esa idea de la relación entre el mundo económico, social y medioambiental… Pero no porque seamos exclusivistas, al contrario. En la medida en que Triodos Bank es más conocido, más para todo el mundo, nuestra cartera de crédito se diversifica.

¿Cómo se publicita Triodos? ¿Qué tipo de acciones se llevan a cabo?

Nosotros hacemos una serie de acciones muy limitadas y en lugars muy concretos que son de un sector que conoce bien lo que hacemos. Pero por ejemplo un anuncio en la portada de un periódico nacional no funcionaría, porque nosotros no ofrecemos grandes ofertas de última hora, no es el tipo de anuncio ni el tipo de cliente que queremos atraer, interesado únicamente en la rentabilidad. Queremos gente que entienda cuál es la propuesta d Triodos Bank y cómo su dinero puede contribuir a cambiar la sociedad.

Para eso necesitamos mucho más que un anuncio. Necesitamos crear contenidos, necesitamos explicarlo en una revista lo que hacemos, que mandamos trimestralmente a nuestros clientes y tenemos en online también, donde hacemos entrevistas y reportajes a los proyectos financiados y de alguna manera hablamos de lo que hacemos pero a través de las historias que hay ahí, que hemos contribuido de alguna manera y a las que los clientes han contribuido con sus ahorros. Tenemos un blog “somos triodos”; donde contamos de forma más cotidiana experiencias sobre nuestros sectores. O en Triodos Bank o sobre qué puedo hacer yo, porque entendemos que Triodos no es solo un banco sino que engloba una visión compartida, una forma de vida, ser más sotenible, ser más consciente con los problemas del mundo, reducir el consumo, etc. Con la información de los clientes, en la que nos apoyamos. Tenemos otro blog, que se llama dinero y conciencia, que lo lleva Joan Antoni Melé, con sus conferencias. Nos exponemos mucho, porque vamos a muchas conferencias públicas, con la gente, intentando buscar también respuestas a sus dudas y preguntas: a veces la charla dura media hora y el turno de preguntas dos horas.

Hace unos meses me encontré a una directora de sucursal de Triodos dando una charla en una parroquia, no me imagino un director de oficina del Santander haciéndolo…

Claro, porque nosotros necesitamos para explicar qué es Triodos tenemos que explicar cómo funciona el sistema financiero. La gente no lo tiene tan claro. Para conocer la diferencia de Triodos primero hay que conocer de alguna manera cómo funciona el sector, qué es lo que pasa con tus ahorros, que no se quedan en una caja fuerte quietos sino que están teniendo actividad. Mientras no los necesites estás cediendo el poder que tienen, tu dinero se lo estás cediendo al banco para que haga con él lo que quiera, y sin pedirle ninguna explicación. Eso es lo que intentamos decir, mientras tú no necesites tus ahorros, tu dinero está actuando en el mundo. Decide si quieres que actúe conforme a los criterios que te dice Triodos Bank en tema social, cultural, medioambiental… Que además te lo decimos para que lo sepas, o decide romper esa relación con tu dinero y dejar ese poder a manos de la entidad financiera que hayas elegido.

¿Cómo es el trato a los empleados de Triodos, se distingue en algo respecto a la banca tradicional?

Nuestra política de Recursos Humanos es pública, está en el Informe Anual, online y en papel. Básicamente para nosotros es imprescindible que los empleados se sientan y formen parte de la entidad, que puedan sentir que en su puesto de trabajo, día a día, pueden defender y ser embajadores de la actividad que desarrolla Triodos Bank. Por eso a la hora de contratar gente es importante que sean personas que tengan cierto interés por los sectores que financiamos, que no sean ajenas a ellos. No significa que tengan que ser cooperantes, voluntarios y además superecológicos… Hay que entender la realidad.

Pero dentro de eso, buscamos que nuestros empleados sean personas comprometidas con los sectores que financiamos, que les interese la cultura, el comercio justo, lo ecológico, que consuman de forma más o menos habitual productos ecológicos… Que tengan interés en las organizaciones sociales, que sean voluntarios… Que entiendan poco a poco cuál es la trascendencia de su trabajo, que no es simplemente trabajar en una organización que da préstamos, sino el impacto que tiene día a día su trabajo. Eso sería la parte principal. En cuanto a políticas concretas, tenemos una proporción que no supera las diez veces la diferencia entre el salario más alto y el más bajo, eso a nivel internacional, en oficinas es menor. A nivel internacional, teniendo en cuenta Holanda, donde están los máximos cargos directivos, los presidentes del grupo, y que los sueldos son más altos, que llevan más de 30 años trabajando en la entidad… Esa diferencia al que acaba de entrar es de 9,4 veces en 2012.

¿Hay retribuciones por objetivos: nuevas cuentas, nuevos clientes, etc.?

Esa es otra de las peculiaridades, una es que no hay política de bonus. No hay bonus porque creemos que la gente tiene que trabajar porque le guste lo que hace, porque sea responsable con ello. Tenemos una remuneración justa, pero no basada en objetivos, porque puede llevar a determinado tipo de prácticas que no son las que buscamos en Triodos Bank. Por lo cual, los directivos de Triodos Bank no trabajan con objetivos de bonus, eso es importante y algo que dentro del sector no se entiende cuando lo explicamos.

Otra peculiaridad puede ser el tema de la formación, que es importante y es con un enfoque europeo, ya que somos un banco europeo. Aquí hay clases de inglés para los empleados que lo deseen, programas para empleados de mayor responsabilidad, incluso hay posibilidad de intercambios. Se intenta que no se piense en que esto es un banco de aquí o de allá, sino un banco europeo. Y tenemos una política de promoción interna, que sean los propios empleados los que puedan ocupar los cargos, los que ya conocen la realidad puedan adoptar mayores responsabilidades.

Una curiosidad es que en los servicios centrales tenemos un comedor ecológico. Y luego todos los servicios de cafetería y demás son ecológicos y de comercio justo; los muebles son de madera FSC certificada y ecológica, el papel… Intentamos de alguna manera que los valores también entren en la empresa.

¿Ha influido en su incremento de clientes la crisis del sector bancario español? ¿En qué medida se acercan ahorradores disgustados con los bancos tradicionales?

A nosotros la crisis nos pilló creciendo, nosotros llegamos en 2004, en 2008 justo antes de la crisis entramos en rentabilidad en la sucursal española. En 2010 empezamos a ofrecer tarjetas de débito, que permiten a la gente vincularse más con nostros, cambiamos la banca en internet y hacemos una serie de mejoras que permiten que nuestra propuesta bancaria llegue a más gente. De alguna manera la crisis nos pilló ya creciendo y haciéndonos más visibles, que la gente pudiera conocernos más.

Lo que ha hecho la crisis es que la gente sea más consciente y más sensible y se haga preguntas sobre qué pasa con su dinero, sobre cuál es la actuación de las entidads financieras y cuál es el papel como consumidores, como ahorradores que tienen en la sociedad. Eso irremediablemente lleva a otras opciones de consumo, a otras opciones de ahorro.

Entrevista realizada en Las Rozas (Madrid), el 21 de junio de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s