El verano de mi vida

Más o menos cien días hay de vacaciones y llegan las clases de nuevo. El problema en verano, y en ocasiones, es cómo pasarlo de miedo.

El sabor de una True Blood recién salida de un microondas del Fangtasia. Una reunión de amigas en una cabaña del bosque, que acaba en secuestro, asesinato y amenazas. Mudarte al Orange County con Mischa Barton, a Smallville con Clark Kent o planear una fría venganza en los Hamptons.

Pasar un verano con el tío Stan en Gravity Falls intentando descubrir todos los misterios del bosque y exclamar en el jardín: “Ya sé lo que podemos hacer hoy”. Un grupo de niños que viven las vacaciones de sus vidas en Nerja, junto a sus bicicletas y Chanquete. Los Goonies del mediterráneo.

Programas infantiles especiales que se emiten desde la playa. ¿Qué niño no soñaba con estar en la playa y de repente encontrarse con el ‘Club Disney un par de toallas más allá? En ‘Megatrix’ lo hacían más fácil, y en vez de mudarse estacionalmente a Almería, emitían desde las atracciones de agua del Parque de Atracciones de Madrid.

Capítulos de verano muy terroríficos, como el de ‘Punky Brewster’, en el que Soleil Moon Frye y sus amigos iban a un lago y acababan en una cueva en la que pasaban cosas muy chungas y muy entrañables. Como los telefilmes de Sabrina, en Roma y en Australia o la película de ‘Compañeros‘, con tragedia en la playa.

Series basadas en historias de terror de campamento como ‘El club de la medianoche, en el que había que echar un puñado de arena a la hoguera antes de empezar a contar tu historia. La música de la cabecera de “Pesadillas de R.L. Stine”, que daba paso a historias tan maravillosas como la del parque de atracciones del horror o la del niño que sólo podía comer alimentos de color blanco.


Un baño refrescante en una cueva con una apertura a la Luna, junto a unas sirenas australianas, o una puerta dimensional que lleva desde la granja de la fría y misteriosa Escocia hasta el sótano de una familia surfera de Nueva Zelanda. Unas niñas muy repelentes cuidando de unos caballos en Disney Channel y las hermanas Olsen viviendo en una casa en la playa de Malibu. Y muchos líos de gemelas.

Montar un grupo de música en California, ensayando en el trastero del chiringuito de moda, juntarte con otros 6 rubios y montar un S Club 7, disfrutar de los últimos días del insti en Sweet Valley o hacerse BFF de Miley Cyrus con peluca, que nos hizo ver que se puede ser muy famosa y llevar una vida normal. Como la vida misma.

Concursos cuya base son el agua, los bikinis y los pectorales. Marbelys y Rafa en una competición de elektro latino en una piscina. Un campamento de verano con una ex concejal socialista y un Premio Planeta, o pasar 21 días de fiesta en la costa de Gandía. ‘Fort Boyard’ con Paula Vázquez y Oscar Ladoire, grabado en una prisión francesa construida por Napoleón. Había hasta un videojuego de la Game Boy. O algunos más familiarmente casposos, como el Grand Prix del verano‘, que venían a anunciar la llegada del verano de la mano de Ramón García y sus vaquillas. Fuera de España la gente alucinaba.

Y los únicos e inigualables David Hasselhoff y Pamela Anderson saliendo a cámara lenta del agua, con el bañador rojo y con cara de esfuerzo sexy.

El verano y la televisión. Para que luego digan que se llevan mal.

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s