La política vieja

Ayer habló Rajoy. Por fin dijo Bárcenas. También pidió perdón por ser bueno e inocente, o algo así. Yo, mientras veía un debate en el que casi nada sorprendió, empecé a mirarlo como si acabara de aterrizar en la tierra. Vi a dos hombres discutiendo entre ellos, como si el rumbo de un país se resumiera en lo que dicen dos señores. Vi a otros que hablaban porque les tocaba, pero que se veía que no tenían muchas ganas de hacerlo. Unos cuantos estaban muy enfadados y decían cosas muy fuertes, pero ni el presidente les prestaba atención. Y sobre todo escuché aplausos, muchos aplausos. Más que en plató de Sálvame y que en la gala de los Goya. Más que en la presentación de Neymar. El presidente no tuvo problemas para tomar aliento entre frase y frase, porque los vítores que coronaban cada punto y aparte de su discurso duraban más que lo que había dicho. Menos mal que lo llevaba todo escrito, porque el contexto era para perder el hilo.

¿Esto es todo? ¿Con esto se va uno contento y espera a septiembre? ¿Y después qué, con suerte otro desfile como el de ayer? Y del desencanto pasé a la rebelión.

Aplausos al unísono

Recuerdo al rey en el último mensaje de navidad reivindicando la “política grande”. Creo que se refería a algo parecido a lo que pasó ayer, pero con esos dos señores con barba dándose la mano en lugar de discutiendo sobre reclusos de Soto del Real y con aplausos al unísono en lugar de salteados. El rey se refería a eso porque es lo que conoce, pero yo me resisto a pensar que no hay nada más allá de unos cuantos señores decidiendo nuestro destino mientras cobran sobresueldos, los declaren o no. Eso es la política vieja.

En la política vieja se vota cada cuatro años y luego se disfruta el show. A partir de ahí, se gobierna más de mil días con el aval que los ciudadanos dieron una lejana noche de domingo. Dan lo mismo los programas, porque en realidad se da la confianza a los diputados, y da igual que los diputados cambien porque lo que se vota es un programa.

En la política vieja se decreta más que se debate, se debate sobre personas más que sobre ideas y los sobres son un argumento más potente que la calle. La prensa es para contar más que para contestar, se contesta tarde, sin responder a la pregunta y nunca se pregunta a la gente lo que opina al respecto.

Cuando te sacas el carnet de un partido, pierdes tu capacidad de razonar. Porque razonar puede significar disentir y en la política vieja un partido piensa y vota como un solo hombre. Y así se da la paradoja de que cuanto menos pienses más alto puedes llegar. Para pensar distinto ya está la oposición, sólo una a ser posible, que ya es pluralidad suficiente. Dos posturas enfrentadas polarizan, posicionan y reducen el abanico de opciones a un partido de tenis en el que tienes que acabar decidiendo con quien vas para no quedarte fuera.

Conflicto calculado

Porque hasta el conflicto está calculado. Cada cambio de gobierno significa una nueva ley de educación con la que todos aprendemos, pero nadie habla del rey, de aforados ni del modelo de estado. Se conoce que unas cosas son pilares de un país y lo otro no, cuestión de prioridades. Y si esto se discute, sacamos la Constitución, libro sagrado donde los haya, cuyo votante más joven supera hoy los cincuenta y cinco años.

Seguro que me equivoco, pero yo hablo con la gente y cada vez les gusta menos la política vieja, porque no se parece a nosotros ni en el reloj que llevamos, porque nosotros no decidimos en torno a lo cerca o lo lejos que se encuentre una fecha subrayada en amarillo, las próximas elecciones. No se confundan, esto no es un alegato antipolítico, como dirían ellos si tuvieran que contestar a estas líneas. No voy a ponerme a dar discursos sobre cómo tendría que ser esa “política joven”, pero definitivamente no puede ser así, tiene que ser otra cosa. Tiene que ser política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s