Epi y Blas vs Moscú

Con todo lo que está pasando en las últimas semanas en Rusia, en donde la homofobia extrema de un país anclado en una arcaica tradición es apoyada (e incendiada) por un gobierno rancio, intolerante y corto de miras, no podía evitar dedicar cuatro palabras a algunos personajes de la ficción televisiva que han intentado dar un paso al frente por la normalización de la homosexualidad. Algunos lo han hecho con mayor atino que otros, pero todos estos personajes han conseguido que la tendencia en televisión sea la de presentar personajes que vayan más allá de los estereotipos homosexuales reinantes en el imaginario colectivo. Un imaginario muy nutrido por la televisión.

Poniendo las cartas sobre la mesa

Un buen ejemplo es David Fisher de ‘A dos metros bajo tierra’, sin duda uno de los mejores personajes de la Historia de la televisión, así en mayúsculas, y uno de los más importantes en el asunto que nos concierne. Con David se pusieron cartas sobre la mesa muy heavies para según que ojos, como la idea de un homosexual de derechas, una relación homosexual interracial y la adopción de hijos varones por parte de dos hombres homosexuales. Estos tres conceptos juntos, y repitiendo tres veces la palabra homosexual, podrían tambalear los cimientos de la calle Génova.

Después de David Fisher, y también en HBO, conocimos a Omar Little, el más carismático de todos los delincuentes de ‘The Wire‘, quien demostró que se puede ser maricón y a la vez el más temido del barrio más chungo de Baltimore. Cuando nos enteramos de que Omar era homosexual,varios capítulos después de conocerlo, todos nos quedamos flipando. Era la primera vez que un personaje de estas características (tanto socioculturales como de psicología del personaje) se presentaba abiertamente como homosexual. También fue ‘The Wire’ la primera serie en mostrar, con Kima Greggs, detective protagonista de la serie, a una mujer negra, lesbiana y que, además, ¡no quiere tener hijos! Cierto es que al final su personaje fue casi derivando en la representación, directamente, del rol masculino dentro de una relación tradicionalmente heterosexual, pero al menos el primer acercamiento es digno de aplauso.

Para mí la representación estrella de una mujer, en este caso, bisexual, está en en Kalinda de ‘The Good Wife’, un personaje que disfruta de su sexualidad, y que por ello no pierde el respeto del resto de personajes, ni es tachada de “puta” o discriminada por su condición sexual. Aunque ella, que es un personaje muy misterioso (ahí radica la magia de su personaje y gran parte de la magia de la serie), nunca llega a etiquetarse como bisexual, homosexual o heterosexual. Ella simplemente es. Otros personajes abiertamente bisexuales son el Captain Jack de ‘Doctor Who’ y ‘Torchwood’ o el mismísimo Doctor, personaje de sexualidad ambigua que baila entre la asexualidad del ‘Sherlock’ de Benedict Cumberbatch, y las pinceladas de bisexualidad que se vislumbran tras las ocho mil temporadas que lleva la serie, aproximadamente.

Tolerancia en el instituto

En las últimas hornadas de series para adolescentes se están introduciendo, en algunas con más tacto que otras, personajes homosexuales con el objetivo de asentar entre su joven audiencia la necesidad de tolerancia, respeto y aceptación de los homosexuales en colegios e institutos de EE.UU. En un país en el que el bullying es un problema de Estado, personajes como Emily, en ‘Pretty Little Liars‘ o Kurt, en la histriónica y gayfriendlyGlee‘, hacen que las tramas, a veces, sean un auténtico rastreo de todas las situaciones por las que un adolescente ha de sobrevivir para declararse abiertamente homosexual (que si tus amigos, que si tus padres, que si tus compañeros de clase). Mis personajes adolescentes favoritos, en todo caso, son Liam de ‘Shameless’ y Marshall de ‘United States of Tara’. Son dos personajes muy bien construidos, que viven su sexualidad con toda normalidad, pero en un mundo muy anormal (familias desestructuradas es poco).

En España, la cosa está un poco más seca, pero en los últimos años ( y si obviamos a los mariquitas de ‘Aquí no hay quien viva‘ que, como Cameron y Mitchell de ‘Modern Family’ pretenden ser muy lo más pero, al parecer, mientras todos sus compañeros de serie tienen escenas de cama, ellos hablan de Meryl Streep) han aparecido personajes interesantes como Fer de ‘Física o Química’ o esa locura de final de temporada de ‘Amar en tiempos revueltos’ en el que Ana y Teresa se liaban y huían a Santander. Jaaarl.

He pasado un poco bastante por alto series como ‘The L Word‘ o ‘Queer as folk‘ porque, aunque considero que ambas son estupendas, la temática de las dos gira en torno a las vidas de personajes homosexuales. Que existan series de temática homosexual es un hito por sí mismo, pero la etiqueta cierra las puertas de una normalización real.

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s