La música irlandesa lo cura todo

Dublín huele a comida, a tierra mojada, a cerveza. Dublín suena a viento pero, sobre todo, suena a música. Pasear por Grafton Street o Temple Bar es transportarse a festivales de todo tipo. En cada pub, en cada esquina, grupos tocan en directo para públicos siempre entregados. Porque, eso sí, no hay público como el dublinés. Por esta pequeña capital hacen escala todas las bandas que quieren probar su aceptación.

Irlanda es la cuna de innumerables músicos. Los irlandeses integran la música en sus vidas de forma natural. De gran tradición celta, hacen de ella el alma de las reuniones sociales. No es infrecuente que aparezca alguien de la nada con una guitarra y, sin previo aviso, involucre a todos los asistentes.

En Irlanda cantan todos

Aunque el orden de intervención no es estricto, se respeta. Porque en Irlanda cantan todos; incluso los tímidos. Uno detrás de otro, cada cual va proponiendo canciones al músico que les acompaña. Según el tipo de tema y el ambiente creado, los demás se unen en el estribillo o hacen los coros al solista de turno. Son canciones largas, muchas de ellas de tipo “Caoineadh” o lamentos, cantadas con sentimiento y dolor. Incluso los temas divertidos tienen un verso trágico, que siempre se resuelve de forma positiva.

Resulta llamativo que tanto jóvenes como ancianos se sepan las canciones tradicionales y las canten sin vergüenza porque éstas forman parte del imaginario colectivo desde que nacen hasta que fallecen.

Vuelta a las raíces

Portada del disco Home, de The Corrs.

Cantan a su familia, a las miles de batallas que han tenido que lidiar, a la vida humilde, a los sentimientos sinceros. CarrickfergusIrish Heartbeat o Raglan Road. Son canciones que hablan de las raíces, de la tierra o del color del pelo del ser amado. Algo muy coherente con la sociedad que las entona: son auténticas comunidades que, aunque viajeras, tienen mucho arraigo. Esto lo demuestran muy bien los propios cantantes irlandeses que, en algún momento de sus carreras, han vuelto a lo tradicional. Bono de U2 a veces arranca con un Molly Malone en sus directos cuando vuelve a casa, Van Morrison ha colaborado con The ChieftainsThe Corrs homenajearon a sus padres con Home.

Vivo en Irlanda desde hace algo más de nueve meses y he tenido la fortuna de encontrarme varias veces, de golpe, en reuniones de este tipo. Siempre son noches mágicas en las que la música crea una complicidad entre los asistentes que traspasa miradas. En una de estas ocasiones, me dedicaron Spanish Lady, sobre un hombre que espía a una doncella española mientras se asea (allá por el siglo XVII ya había españoles en Irlanda).

Precisamente por esta cultura celta están los irlandeses conectados con los españoles del Norte. Aunque de diferente sonido y forma, también tocan una gaita que no requiere de viento. Suena mucho también el acordeón, un tipo de viola llamada fiddle y una flauta muy aguda, generalmente de metal, que llaman tin whistle.

Tal vez sea por su sinceridad, su simplicidad o por su sentimentalismo. Lo cierto es que la música irlandesa te penetra hasta las entrañas, te enfrenta a realidad. Y lo cura todo.

Anuncios

Una respuesta a “La música irlandesa lo cura todo

  1. Pero qué endiabladamente buena eres, sobri. ¿Recuerdas aquella canción de “Every little thing she does is magic”, aunque no fuera de irlandeses? Pues eso, querida mía.

    Se me caen los palos del sombraje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s