Elecciones en Portugal, ¿a quién le importan?

El domingo pasado se celebraron elecciones municipales en Portugal. Si lo sabíais es porque sois gente informada – me alegro de tener lectores aplicados- o porque tuvisteis suerte. Si no teníais ni idea es algo totalmente normal, porque la cobertura de los medios españoles ha sido muy escasa. No me deja de sorprender la poca atención que prestamos desde España a nuestro país vecino, sobre todo en estos últimos años en los que hemos seguido trayectorias parecidas. Además, en un momento tan crítico como el que vivimos ahora mismo en la Unión Europea, cualquier jornada electoral en un país miembro es relevante porque nos da pistas de por dónde late la sociedad.

El caso de Portugal, como decía, nos toca más de cerca por razones evidentes. Recordemos que Portugal no es un país descentralizado, salvo en el caso de las islas que sí funcionan autónomamente. Así pues, no existe una figura como el presidente autonómico, sino que lo que tocaba elegir era el equivalente a nuestros alcaldes y concejales. La cosa es un poco más complicada que todo eso, pero nos llevaría demasiado tiempo entretenernos en ello y no resulta imprescindible para seguir adelante. Vamos a destacar algunos aspectos clave.

El partido del gobierno se estrella

Siempre hay que tener en cuenta que en unas elecciones locales influyen con más fuerza algunos factores que se esfuman en unos comicios nacionales. Hablo sobre todo de la proximidad entre electores y elegidos. El alcalde de tu pueblo es más Justino Rodríguez que el alcalde del PP. Las siglas, por lo tanto, suelen tener una menor influencia cuanto menor sea el tamaño de la localidad. Aun así, el partido al que se sigue a nivel nacional sigue teniendo una importancia innegable. Los partidos pequeños, independientes o de carácter local también suelen ser más relevantes, porque a nivel local no se crean unas barreras de entrada tan grandes en forma de campañas electorales, que requieren una estructura de partido y un poderío económico muy difícil de conseguir.

El partido socialdemócrata, que aunque suene a otra cosa es el partido hegemónico de centro- derecha en el país, es el que ocupa el gobierno actualmente en coalición con los centristas de la CDS. Llegaron al gobierno a mediados de 2011, con una mayoría aplastante (sobre todo en las presidenciales), con el firme propósito de sacar al país de la crisis y desde entonces ejerciendo un mandato dominado por los recortes y la austeridad. ¿Os suena?

Este domingo los portugueses acudían a votar por primera vez desde entonces, y el varapalo ha sido mayúsculo. Como he dejado claro antes,  no son para nada equivalentes, pero como anécdota, de un 33,3% de los votos en las legislativas de 2011 han pasado a un 16,69 % (47,6 y 24,3% si contamos con el CDS, que forma la coalición de gobierno actual). Una auténtica burrada. Pero si comparamos con las anteriores elecciones municipales (2009), cuando los socialdemócratas tampoco estaban en un buen momento (acababan de perder las generales) la caída sigue siendo brutal, de un 22,95% al 16,69%. Son más de cinco puntos menos respecto a un momento en el que el partido también pasaba por una situación difícil.

Pero hay que detenerse en el dato del domingo. Que el partido del gobierno tenga alrededor del 17% es muy grave. Uno se podría plantear si, aunque se trate de otro tipo de elección, el gobierno sigue manteniendo la legitimidad para ejercer. Lo que está claro es que el castigo es total, y si consideramos que  se trata del primer examen de los ciudadanos a las políticas de recortes, la respuesta ha sido transparente como el agua.

El auge de los independientes

A diferencia de lo que indican los sondeos en España, el bipartidismo en Portugal no ha caído de manera tan acusada, y si se nota es sobre todo mérito de los socialdemócratas. El Partido Socialista ha ganado las elecciones con un holgado 36,25%, eso sí, 1,5 puntos menos que en los anteriores comicios municipales. Pero juntando a los tres partidos que han gobernado (contando con los centristas), el porcentaje de votos perdidos por el statu quo está alrededor de un nada desdeñable 10%.

Todos esos votos han tenido que ir a algún lado, y efectivamente las fuerzas políticas se han multiplicado como panes y peces. Además de una subida de poco más de un 1% por parte de la coalición de verdes y comunistas (PCP-PEV), son muchas las fuerzas nuevas que han conseguido representación, aunque casi todas a escala local y sin conexión entre ellas. El descontento con la política tradicional no es exclusivo de nuestra parte de la península.

Nuevos aires en Oporto

Al hilo del deterioro de los partidos tradicionales, el caso más destacado ha sido sin duda el de Oporto.  Rui Moreira, que se presentaba como independiente, consiguió la victoria en la “capital del norte” con casi el 40% de los votos, dejando a los candidatos socialistas y socialdemócratas en el 22,68 y el 21,6% respectivamente. Moreira, un conocido empresario que jamás se había presentado para un cargo público, lograba la victoria de un independiente más importante del país.

La victoria fue toda una sorpresa, y más aún por cómo se produjo. Los sondeos no predecían para su candidatura más de un 27%, y siempre se le situaba por detrás de los dos grandes partidos. Esto es una muestra de cómo los sondeos no son capaces de interpretar correctamente las nuevas tendencias de un electorado muy cansado con los políticos. Una nota muy a tener en cuenta para nuestro país.

La victoria de Rui Moreira supone un nuevo capítulo del carrusel de movimientos ciudadanos que, con más o menos éxito, están proliferando en el sur de Europa. Pero el portugués ha abierto una nueva vía muy interesante que veremos si tiene recorrido. Desde el principio, se ha mostrado enemigo del populismo y no se ha declarado enemigo de los partidos tradicionales. Para él, simplemente, los otros lo han hecho mal, y es el momento de devolver el gobierno de Oporto a los ciudadanos. Mucha sobriedad y defensa del proyecto propio frente al tsunami destructor de otros movimientos. Con un programa basado en economía, solución de las desigualdades y cultura, ha sabido ilusionar a los ciudadanos sin tener que recurrir al destrozo de lo establecido. A continuación os dejo el vídeo con el que anunciaba su candidatura. Son tres partes y está en portugués, pero habla despacio y se puede entender sin problema.

La alargada sombra de la abstención

He dejado para el final el que considero el dato más grave de las elecciones. Un 47,4% de los portugueses no fue a votar el pasado domingo. Si hay un dato que resume el desencanto con la política es esa mitad de ciudadanos que simplemente no fue a votar. A este porcentaje se unen el 3,87% de votos en blanco y el 2,95 % de votos nulos, que fueron la sexta y séptima fuerzas más votadas. Si sumamos estos datos a la abstención, llegamos a la conclusión de que la mayoría de los portugueses prefirió no votar a nadie antes que dar su voto a cualquiera de los partidos que se supone que están ahí para representarles.

Este fracaso en toda regla del sistema democrático actual debería invitar a la reflexión. Como en aquel Ensayo sobre la lucidez de Saramago en el que los lisboetas votaban masivamente en blanco para desconcierto de los mandatarios, los ciudadanos mandaron un mensaje a voces el pasado domingo. Pero ellos estaban demasiado ocupados contando votos para escucharlo.

Todos los datos sobre el resultado de las elecciones pueden consultarse aquí

***

Mayhem Revista se presenta a los Premios Bitácoras en la sección de Periodismo y Política, puedes votarnos aquí o utilizando el botón de abajo. Solo necesitas una cuenta de Facebook o Twitter. Tienes hasta el 14 de noviembre. ¡Gracias!

Votar a Mayhem Revista en los Premios Bitacoras.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s