El quinto poder: Quien mucho abarca, poco aprieta

Wikileaks, duelos de actores, historias de hackers, moralina periodística y montajes de videojuego con recuerdos lejanos a Matrix no son una mala conjugación si uno tiene claro a qué carta está jugando. El problema es cuando uno no está verdaderamente seguro de cuál es su carta ganadora y decide mezclarlas todas en el mazo y que salga el sol por Antequera. Al final, ni una cosa, ni la otra, pese a que cuentes con un factor de atracción tan poderoso como es contar por primera vez con el arsenal narrativo de Hollywood la historia de una de las organizaciones más célebres y misteriosas de la última década.

El espectador que vaya a ver El Quinto Poder se encontrará con un director que de una sentada quiso hacer tres películas: una de hackers luchadores por la transparencia internacional con acción trepidante, otra de la relación disfuncional entre dos socios con venganza postrera, y una tercera sobre una reflexión respecto al papel de los medios de comunicación y la responsabilidad de la difusión de la información. Tres intenciones distintas para contar una historia atropellada, que deja al final un tanto indiferente al espectador, que ve cómo se han sobrevolado tres grandes temas sin contar realmente ninguno.

Sin embargo, no todo es desechable en la película de Bill Condon, que ofrece algunos nexos interesantes en el montaje y los efectos con Matrix -a destacar la analogía de la oficina imaginada de Wikileaks y su parecido con las escenas iniciales de la primera película de la saga, en la que Morfeo enseña a un recién llegado Neo la realidad de Matrix-, junto a dos actores que dan la talla en los dos personajes principales: Assange, interpretado por el inglés Benedict Cumberbatch y su socio Daniel Domscheit-Berg, al que da vida el alemán de origen español Daniel Brühl.

Pese a que no creo que ninguno de los lectores, y por supuesto el autor, haya tenido cerca demasiado a Julian Assange, hay que reconocer que la interpretación de Cumberbatch convence. Y no se trata solo del tinte blanco en el pelo y la tez blanquecina. Son los gestos, el toqueteo nervioso del pelo, los andares desgarbados y la obsesión por retener el portátil hasta en el cuarto de baño. Si Julian Assange en persona no es así, que nos perdone, pero a su alter ego cinematográfico nos lo creemos. Al menos cuadra estupendamente con lo que cabía esperar de él.

Le da la réplica un Daniel Brühl que se defiende pese a tener un personaje tan imbuido de buenismo que canta demasiado que la película está hecha a partir de su libro. Lástima por Bruhl, de quien tan buen recuerdo tenía el que suscribe tras peliculones como Goodbye, Lenin! pero a su buena actuación le resta tener el dudoso honor de representar a la parte interesada detrás del filme. Y ahí es donde comenzamos a contar la intrahistoria de El quinto poder.

La peli que irrita al inquilino de la Embajada Ecuatoriana en Londres

La gran película sobre Julian Assange y su organización -que no la primera, ya que la australiana Underground ya se acercó a los primeros años como pirata informático del misterioso creador de la organización de filtraciones- se basa en en dos libros. El primero es el del ex socio de Assange, el alemán Daniel Domscheit-Berg, que fuera portavoz más conocido de Wikileaks después del australiano y terminara rompiendo con la organización y con su líder debido, según él, al personalismo de Assange y a discrepancias de criterio en la gestión de la organización de filtraciones, según dijo en su momento al semanario alemán Spiegel.

El libro, titulado Inside WikiLeaks: My Time with Julian Assange at the World’s Most Dangerous Website (Dentro de Wikileaks: mi tiempo con Julian Assange en la web más peligrosa del mundo), es una revisión de su paso por la organización de este activista informático alemán que llegó a calificar a Assange como una “estrella del pop”. A éste, se suma el libro que los periodistas de The Guardian David Leigh y Luke Harding escribieron sobre la organización para reconstruir todo el relato.

El equipo de Wikileaks en la película viendo el vídeo "Asesinato colateral"

El equipo de Wikileaks en la película viendo el vídeo “Asesinato colateral”

Esta visión de los hechos, como no podía ser de otra manera, no satisface a Julian Assange, que contraatacó con la propuesta de un documental titulado Mediastan, que se puede ver en Vimeo bajo demanda y en el que se trata de explicar la otra cara del ‘Cablegate’ o lo que es lo mismo, la gestión que los medios hicieron del cuarto de millón de mensajes de la inteligencia americana proveídos por Wikileaks, en la que, según el comunicado de Wikileaks, se ocultaron datos relativos a grandes fortunas o compañías petroleras, según la nota de prensa ofrecida por la organización.

Hasta tal punto habrá llegado el cabreo de Assange con la película, que relaciona el conflicto final con el momento de la publicación de los cables norteamericanos, que incluso Wikileaks ha elaborado una guía muy específica sobre El quinto poder, en la que se ofrecen amplias explicaciones sobre todo en lo que no están de acuerdo de la película, que es mucho. Además de un guión de la película, que mejor no hojear si queréis aprovechar la Fiesta del Cine para verla.

Todas estas cosas, tan polémicas y divertidas de contar en este artículo que conforme pasan las líneas tiene menos de crítica, se sugieren de forma cuanto menos curiosa en el epílogo de la película, en una forma digna de Modern Family, incluida por el director como para quedarse tranquilo y decir: “uff, ya he sugerido que esto es tan solo una parte interesada del relato de Wikileaks. Qué gustito”. Y hasta ahí da el filme.

¿Qué gafas me llevo?

el-quinto-poder

Entonces, ¿voy a verla?

Si eres un apasionado del tema, al menos ten claro que la contrapropuesta de Assange, Mediastan, no va a estar disponible en cines y probablemente sea bastante aburrida. Por lo cual igual te merece la pena. Además, hablar de conspiraciones informáticas es una excelente conversación de bar. ¿O no? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s