Alicia Borrachero: “Es muy fácil juzgar”

Actriz especializada en papeles vocacionales, tan resuelta y directa en sus respuestas como muchos de sus personajes, Alicia Borrachero (Madrid, 1968) se encuentra en las últimas funciones de la obra ‘Desclasificados’ en el Teatro Bellas Artes de Madrid, en el que comparte tablas con Jordi Rebellón y Joaquín Climent. Nos citamos en la cafetería Diurno del barrio madrileño de Chueca, para compartir una larga charla en la que no faltan referencias a un texto que apela a muchas de las debilidades de nuestra sociedad, como la corrupción o ese “pecado nacional” que la actriz identifica en nuestra tendencia general de juzgar de antemano a las personas.

Juzgamos muy fácilmente al otro. Todos, yo creo que es una especie de pecado nacional: ‘¡Ah! El político, el periodista, el de la calle, el vecino…’ Tenemos una facilidad para juzgar sin saber, la presunción de inocencia, no solamente en los juzgados sino también en la calle, yo creo que nos la saltamos a la torera, nos gusta mucho sacar el dedo. Y hay una frase, que se dice en la obra, que dice que juzgarse a uno mismo siempre implica la menor de las condenas”, enfatiza la actriz.

‘Desclasificados’: teatro sin cortapisas

Alicia Borrachero encarna en ‘Desclasificados’ A la periodista Silvia Galván, una mujer de éxito en la profesión que tiene que entrevistar al presidente del Gobierno en un momento de credibilidad delicada con un posible escándalo político. Un tema, la corrupción que “no es un tema de hoy, sino un tema eterno” para la intérprete, pero que en el libreto escrito por Pere Riera –en 2006, aunque hoy suena totalmente actual- se nota que está hecho “sin cortapisas ni censura”.

“Esta no es una obra de buenos y malos. No es una obra de perpetradores y de víctimas. Es una función que simplemente presenta una foto con tres personajes que tienen tres cargos de muchísima responsabilidad y, por lo tanto, tres personas muy inteligentes y que han peleado mucho para llegar adonde están. Empiezan muy peinados y acaban muy despeinados, porque se vive el desmoronamiento de todo lo que supuestamente representan y lo que supuestamente son”, explica.

La actriz, que reconoce que es un texto “desconcertante” en el que se siente como si se hubiera subido “en una montaña rusa”, asegura que la obra “atrapa al público”, algo que también se nota sobre el escenario. “Cuando tú estás en un escenario, es evidente cuando hay una frialdad o una falta de comunicación. Cuando el espectador está retirado, se nota. Y aquí, la verdad, está siguiéndolo. Unos se ríen, otros no, a otros les da por toser, a otros les da por moverse, otros se parten de la risa… Hay gente que se pone muy nerviosa también”, describe.

Unas gafas más limpias

No se trata solo de tensión, expresada en las situaciones y los diálogos de los personajes, sino en una reflexión sobre la política, la ética profesional y la función de los medios de comunicación, muy centrados en “juzgar” para la actriz, un defecto que ve en toda la sociedad, a la que le falta un poco de compasión.

Alicia Borrachero en un instante de la entrevista con M* (Foto: Jorge Moreno)

Alicia Borrachero en un instante de la entrevista con M* (Foto: Jorge Moreno)

“Es muy fácil juzgar. Y se ve todo el tiempo. No hay compasión. Y no estoy hablando de ningún asunto religioso, ni cristiano, ni católico, ni budista, ni nada. Hablo de compasión, de saber mirar al otro con unas gafas un poco más limpias”, agrega Alicia, que reconoce desde su punto de vista una ciudadanía “decepcionada” con los políticos, aunque no quiere generalizar en un contexto de “cambio muy complejo”.

“No hay cine”

Momento de cambio que también está sufriendo en sus carnes la cultura en España, asediada por una crisis que se agrava con un IVA cultural del 21 por ciento. Cuando le preguntamos por un cine que igual no está reflejando este tipo de temas actualmente como sí se da en el teatro, la actriz se apresura a reconocer, con pesar que “ahora mismo no hay cine”.

 “Se está haciendo muy poco cine y en los contenidos de las películas, igual que en televisión, no se está pudiendo hablar de muchas cosas porque todo está tan crítico que hay que tener mucho cuidado sobre todo con que funcione; si vamos a invertir que sea así o asá, no nos metamos en mucho”, asegura.

Bajo su punto de vista, el IVA cultural en el teatro no está revirtiendo tanto en el público, afectado ya de forma suficiente por la crisis, sino en las empresas, que están absorbiendo estos impuestos, lo que deja “menos dinero para invertir” en nuevos montajes. “La cultura, como se ha dicho en tantas ocasiones, no puede ser un lujo”, defiende Alicia Borrachero, que espera que la situación dé “marcha atrás en algún momento”.

Personajes vocacionales

Actriz experimentada en papeles vocacionales, Alicia vuelve a encarnar en esta obra el papel de periodista, que ya interpretara entre 1998 y 2002 como Ana Ruiz en Periodistas. Es un mundo que le fascina -“particularmente la radio”, asegura- y en el que el aspecto vocacional pesa mucho, hasta el punto de tener constancia de la influencia que la serie tuvo en las facultades de Periodismo.

“La semana pasada mismo, a la salida de la función me dijo una chica: ‘Yo estudié Periodismo por la serie’. Yo ni lo pienso, bastante tengo con pensar en lo que me toca hacer, luego las consecuencias de lo que cada uno siente con el personaje, lo que cada uno vea… Yo espero que la serie alimentara vocaciones que ya estaban allí”, confía.

Sus interpretaciones también se han caracterizado por encarnar mujeres fuertes, “mujeres de hoy” como ella las describe, algo que no le supone sentirse encasillada. “Yo creo que te encasillen es bueno, en un sentido, porque tienes un sitio, tienes una casilla (risas). No es bueno en el sentido de la rigidez, si solo te ven así. Pero yo he hecho mujeres fuertes, pero diferentes”, agrega, mujeres que, acordamos, no son “elementos pasivos” en las historias. Y Alicia confiesa: tiene ganas de hacer comedia.

“Yo estuve en Crematorio

Alicia Borrachero también cuenta en su excelso currículo con un papel en una producción con la que los miembros de Mayhem Revista tenemos una especial fijación: la serie Crematorio, dirigida por Jorge Sánchez-Cabezudo, quien ya pasó por estos retratos. No podemos resistirnos a preguntarle por esta intensa serie de ficción sobre la corrupción en la costa levantina, emitida por Canal+ en 2011.

“Me faltan las palabras, no me vienen. Para mí, la experiencia que tuve allí es inolvidable. Tener la sensación de estar en una historia que merece ser contada, con un personaje, por un lado tan misterioso y tan en la sombra, y con esa sobriedad que caracterizó al estilo de la serie… Para mí fue un viaje hermoso, y sobre todo tengo la humildad y el orgullo de decir –yo lo siento así—: ‘Estuve en Crematorio y pude vivir eso”.

Encarnando a Silvia Bertomeu, la hija del constructor Rubén Bertomeu –interpretado por el actor fallecido el pasado mes de marzo José Sancho —Alicia Borrachero participó en los ocho capítulos de la primera  y, de momento, única temporada de esta serie que sentó “un precedente” en la televisión en España: la posibilidad de hacer una serie con calidad, grabada en formato cinematográfico, tratando un tema como la corrupción urbanística en España y aproximándose a los estándares de calidad de la televisión norteamericana.

Alicia Borrachero (Foto: Jorge Moreno)

Alicia Borrachero (Foto: Jorge Moreno)

Una de las cosas buenas de Crematorio es que sentó un precedente, que dice tanta gente de la profesión: ‘Si es que se puede hacer’. Que luego se haya podido continuar o no… Pero eso es muy de agradecer. Canal+ realmente ahí se arriesgó, se metió, no solo con Crematorio, también la serie de Jorge Sanz (¿Qué fue de Jorge Sanz?). Se ha demostrado que se puede”, afirma Alicia Borrachero.

De Crematorio guarda especialmente el trabajo con José Sancho, al que conoció personalmente en el rodaje de la serie: “Me da casi pudor hablar de lo que pasa con Pepe, porque yo lo conocí solo personalmente durante ‘Crematorio’. Y teníamos un gran respeto mutuo y admiración mutua. Yo estaba un poco asustada cuando me enteré que iba a ser él. Fue tan grande estar a su lado, conocerlo personalmente, por supuesto también profesionalmente me enseñó mucho, sin pretender enseñarme nada. Y bueno, puedo decir que estuve al lado de un grande y que me tocó el brazo”.

Le proponemos una continuación de Crematorio con Silvia Bertomeu al frente del imperio familiar –“¿Por qué no? Sería una de las posibilidades. Yo me imagino que Silvia era en el fondo igual que su padre. O peor”, confiesa—y Alicia Borrachero nos explica que en su futuro hay una intensa gira con ‘Desclasificados’ y  también algunos proyectos en la ficción televisiva, todavía “muy en el aire”.

Nos despedimos, imbuidos en el espacio del café Diurno de Madrid y rodeados de DVD de El ala oeste de la Casa Blanca o House of Cards, sin perder la fe en hasta dónde pueden llegar las series españolas. “Se puede hablar de muchas cosas. No tiene por qué ser todo, político, grave, grandes dramas. También hay comedias estupendas con gran calidad. Mira lo que hace HBO, puedes ver de todo. Ya lo haremos, ya llegará el día”, finaliza Alicia Borrachero.

***

Lee la entrevista completa con Alicia Borrachero

Foto de portada: Alicia Borrachero (Foto: Jorge Moreno)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s