Cuando el espía espera dentro

Las medidas que se ponen en marcha cada vez que los líderes de los Veintiocho se reúnen en Bruselas están perfectamente medidas. Dada la experiencia. Los periodistas se inscriben vía web, y el mismo día de la cumbre, se recoge la acreditación en una de las instalaciones de la UE. Mientras los jefes de Estado y de Gobierno están dentro del edificio del Consejo, se cortan las calles que rodean al Justus Lipsius y sólo se puede acceder con la identificación de prensa. Hay que fichar al entrar a la sala de prensa y al comedor y pasar el típico control de aeropuerto, menos pesado incluso. Y ya estás ahí.

Lo curioso, que a pesar de toda la seguridad para digamos, el pueblo llano, el control no llega a las altas esferas, a los servicios secretos. Estar dentro del edificio donde los líderes europeos debaten el futuro de la UE exige un proceso de transparencia para los periodistas -por ser suaves, saben dónde trabajas, cuándo entras y sales, qué llevas en el bolso-, al que escapan todos los que están por encima. Tanta seguridad para nada, hablando en plata. Estados Unidos burla todas las barreras y llega hasta el móvil de Merkel, el de Hollande y presumiblemente, el de Rajoy. 35 líderes mundiales fueron espiados. Aquí se juntan 28, más de uno y más de dos están en la lista, aunque Cameron diga que se salva.

{7d36ed21-4964-4268-a9cc-ba2c26898dc3}

La zona de prensa del Edificio Justus Lipsius, sede del Consejo. (Foto: El Consejo de la Unión Europea)

Para rizar el rizo, el propio edificio donde se desarrollan las cumbres estuvo fiscalizado al milímetro. Así se descubrió en 2003, pero la fiscalía belga archivó el caso en 2011. Plagado de micrófonos, los servicios de inteligencia, supuestamente israelíes, sabían todo lo que se discutía en los Consejos Europeos, en las salas donde se reunían desde Aznar hasta Chirac. Mientras los soldados rasos desfilan en los controles perfectamente identificados, los espías pasan por encima y la UE sonríe en la foto.

Pasó entonces y vuelve a pasar. Merkel estaba muy cabreada el jueves. En cuanto bajó del coche oficial se dirigió a los periodistas que la esperaban y contestó a las preguntas tachando de intolerable el espionaje. También se mostraron así Hollande o Letta. Una cumbre que iba a ser aburrida para quienes informan, cobró relevancia en menos de un día. A las 5 empezó el Consejo y hasta la una de la mañana no terminó, dando paso a las ruedas de prensa. Con el discurso que habían emitido los líderes a la entrada, cabía esperar una declaración conjunta de los Veintiocho con las tintas bien cargadas contra la administración Obama. Hasta Schultz se lanzó con el Parlamento Europeo a pedir la ruptura de los contactos para el acuerdo bilateral de comercio con la potencia norteamericana. Pero esta generación de líderes tiene un perfil tan bajo que nadie va a levantarse contra un gigante que a pesar de su tamaño, cada vez es más débil.

Todo queda en las formas. Todos se enfadan pero no van a hacer nada. La inactividad y la falta de iniciativa de esta UE juegan con los nervios de los representados. Hollande quiso priorizar la relación con EEUU, con la excusa de que las relaciones bilaterales para el acuerdo de libre comercio eran anteriores a las revelaciones del exanalista de la NSA. Después de esto, sin inmutarse, añadió que tal vez había que agradecerle a Snowden su trabajo porque así aprenderíamos a protegernos mejor. Pero en realidad, nada cambiará. No está bien que los amigos se espíen entre sí, pero bueno, si el amigo es muy rico, nadie corta relaciones por un poco de fisgoneo. Merkel estuvo más solemne con el recurso a la sangre derramada por los soldados de dos pueblos hermanos en Afganistán.

{b74d6569-e7f5-4dcf-90c1-54909122bd7e}

François Hollande y David Cameron conversan durante la cumbre del Consejo de la pasada semana, con Merkel en segundo término. (Foto: El Consejo de la Unión Europea)

Conclusión: iniciativa francoalemana. Intento de regular qué pueden y qué no pueden hacer los servicios secretos tanto en Europa, como en Estados Unidos. Declaración conjunta hubo, de perfil bajo como sus protagonistas. Cameron fue el único en darle la vuelta a la tortilla, con un toque amarillista con el que se le movieron aún menos pelos que a Hollande. Snowden y los medios que publican sus filtraciones ayudan al enemigo. Y no sólo eso, el enemigo quiere hacer volar a nuestras familias y mutilar a personas en nuestros países. Literalmente.

Pero no es ese espionaje el que preocupa, porque al y al cabo, EEUU no espera ningún ataque europeo -por Dios-. Pero como decimos, hay en marcha una negociación comercial. Cada actor tiene su estrategia y si uno conoce lo que el otro va a pedir, hasta dónde está dispuesto a ceder o cuáles son sus límites, la partida está ganada antes de empezar. No estamos en la Guerra Fría, la seguridad ya no es el arma con la que convertirse en la potencia más fuerte. Hoy más que nunca es la economía, estúpido.

En diciembre habrá otra cumbre, en la que además de hablar de esta iniciativa de establecer un marco legal más claro para los servicios secretos, deberán tratar los temas que sólo se han hablado de refilón en esta ocasión. Los periodistas volverán a rellenar sus fichas, a contar dónde trabajan, qué llevan en el bolso y cuándo entran o salen. Pero lo que de verdad pasa en el Justus Lipsius lo sabrán desde antes de que ocurra, en el otro lado del Atlántico. O del Mediterráneo. Porque les esperan dentro.

***

Esperanza Escribano estuvo presente en la cumbre del Consejo y realizó este artículo desde Bruselas.

Foto de portada: Angela Merkel atiende a la prensa en su llegada a la cumbre (Foto: El Consejo de la Unión Europea)

Si te ha gustado esta entrada, Mayhem Revista se presenta a los Premios Bitácoras en la sección de Periodismo y Política, puedes votarnos aquí o utilizando el botón de abajo. Solo necesitas una cuenta de Facebook o Twitter. Tienes hasta el 14 de noviembre. ¡Gracias!

Votar a Mayhem Revista en los Premios Bitacoras.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s