Estrenos 8 de noviembre

La película de la semana: El juego de Ender

Lo justo es que primero os avise. Si me notáis un poco más hostil de lo habitual en el recibimiento a las películas que llegan esta semana es debido a que no dispongo de una máquina del tiempo que me permita teletransportarme a la semana que viene y ver ahora mismo lo nuevo de Woody Allen. Pero como no puede ser, a no ser que alguno tengáis un DeLorean de sobra en el garaje, me toca centrarme en este viernes de transición que viene con trece novedades, aunque si no vives en Madrid o Barcelona, te tocará conformarte con la mitad, como siempre. La Cabaña en el bosque la vi hace ya un montón de tiempo (os la recomiendo encarecidamente), la mejor opción entre las restantes era la adaptación del clásico de ciencia ficción El juego de Ender.

Predicciones infundadas

Confieso que no he leído ni una línea de la saga de Orson Scott Card. La parte mala es que no conozco nada de la historia que voy a ver, y la buena que no voy a poder enfadarme con los problemas de la adaptación, que es una de las tipologías de discusión más aburridas que se pueden dar en el mundo del cine (no tiene por qué ser así, pero suelen serlo).

Siendo sincero, no es una película que me atrajera demasiado. Pero si es capaz de generar tantas voces que defienden su protofascismo como los que dicen de ella que es profundamente pacifista, la cosa se pone mucho más interesante. Ya parece que por lo menos no vamos a ver solamente naves espaciales y trajecitos. Que oye, yo disfruto mucho con las naves espaciales y los trajecitos, pero si me lo acompañas con un entrenamiento de niños soldado te lo agradezco mucho más.

Los efectos especiales parece que van a ser espectaculares, lo que debería ser garantía de la marca Hollywood. Pero últimamente se ven unas chapuzas de CGI que da penita verlas, así que también es de agradecer. Lo que me tiene más desconcertado es que no sé si el grueso de la peli irá más hacia el lado de la acción o del conflicto entre personajes, aunque como no veo a Ben Kingsley, Harrison Ford y Viola Davis dedicándose a repartir mambo creo que tenderemos más hacia lo segundo.

Como decía al principio, para mí se trata de una película de transición en una semana de transición, así que con pasar un rato simpático tendré más que suficiente. Si al final me da para una conversación sobre ética con mis amigos en la puerta del cine, las expectativas estarán más que colmadas.

El momento clave

Harrison Ford no mueve los pies en ningún momento del tráiler. Es en serio, comprobadlo.

¿Por qué ir a verla?

A los fans de la ciencia ficción creo que no os tengo que convencer. A los demás, mejor esperad a la crítica del martes por si acaso

Séptimo

Sin lugar a dudas uno de los estrenos más esperados de los últimos tiempos. No porque me apetezca un pijo verla, sino para que Mediaset deje de dar la brasa de una vez con su promoción. Ya sólo queda que pongan Avatar en Telecinco y podremos volver a disfrutar de los anuncios que ponen entre publicidad y publicidad (programa, perdón). Además de la matraca televisiva, han apostado fuerte por la distribución, pues sale con casi tantas copias como El Juego de Ender, así que la cosa quedará o en éxito rotundo o en hostia descomunal. Si se da lo primero, no os preocupéis que veréis a Piqueras contándolo como noticia de alcance. Por lo demás, yo sólo veo a dos actores muy famosos muy famosos diciendo “¿dónde están mis hijos?”. ¿Quién será el culpable? Que la película se haya hecho mil veces no quiere decir que vaya a ser mala, pero a priori me quedo con Prisioneros, que sigue en cartelera.

El momento clave

El típico thriller conspiranoico para hundir a la industria del ascensor.

¿Por qué ir a verla?

Porque tu género favorito es la sobremesa del sábado en Antena 3 y que la hayan hecho con actores famosos es lo que llevabas años pidiendo a gritos.

Somos los Miller

¿Sabéis lo que pasa con esta película? Que ya me sé el truco porque he picado demasiadas veces: te lo venden como el colmo de lo macarra y lo irreverente y luego te encuentras con que lo más bestia era lo que te habían puesto en el tráiler y acabas teniendo que soportar a una (no) familia desestructurada que se termina apreciando y queriendo y ese tipo de mierdas Disney. Además, que uno de los principales reclamos sea ver a Jennifer Aniston menearse con poca ropa (no lo digo yo, lo dice el tráiler) me parece que hubiera funcionado muy bien hace década y media, pero hasta que Hollywood le brinde un renacer de esos que se les dan tan bien, no nos encontramos en el momento culminante de su carrera precisamente. No pienso ir a verla, así que si me equivoco estrepitosamente por favor hacédmelo saber.

El momento clave

He de reconocer que el chiste del final con el chaval cantando me ha hecho gracia.

¿Por qué ir a verla?

Para tener la oportunidad de llevarme la contraria.

La cabaña en el bosque

Ha costado que la película se estrenara en las salas españolas, pero era un crimen que no se pudiera ver en pantalla grande. Yo tuve la suerte de verla en el cine en Inglaterra hace ya mucho, porque su estreno me pilló allí, por eso os la puedo recomendar sin ningún género de duda. Vosotros, los del terror, gozaréis como cochinitos revolcándose en mierda. Pero la buena noticia es que los no iniciados vais a disfrutar como enanos, sobre todo con una última media hora en la que la palabra postmodernidad se queda corta y la reflexión sobre el lenguaje y los códigos cinematográficos te entra por los ojos mientras gozas viendo sangre y vísceras a tutiplén.

El momento clave

Un macizo, una maciza, un negro y un colgao graciosete… ¡qué topicazo! De eso se trata precisamente.

¿Por qué ir a verla?

Evidentemente no he visto el resto de estrenos, pero La cabaña en el bosque es casi seguro lo mejor que se estrena esta semana.

El último exorcismo parte 2

Si hubiera ido al cine a ver El último exorcismo ahora mismo me sentiría estafado. Entrar a una sala bajo los cantos de sirena de que vas a presenciar el exorcismo final, el definitivo, aquel tras el cual no habrá más exorcismos, y que tres años más tarde saquen una segunda parte me parece un completo engaño. Ante la improbable casualidad de que alguno de los que la visteis en su momento guardarais la entrada, os recomiendo que os acerquéis con ella a vuestra sala más cercana a exigir que os dejen entrar por la patilla a esta secuela. Vosotros pagasteis por ver nada menos que “El último exorcismo”, y teniendo en cuenta que el último exorcismo es ahora “El último exorcismo 2”, creo que tenéis todas las de ganar en vuestra lucha.

El momento clave

¿Se ha notado que la película no me interesa lo más mínimo?

¿Por qué ir a verla?

Salvo que respondáis al caso que he expuesto arriba, no hay ninguna razón en el mundo por la que ir a verla mientras La cabaña del bosque esté en la cartelera.

Completan los estrenos Alpha, Un cerdo en Gaza, Stockholm, Esto no es una cita, Del lado del veranoEfecto k. El montador de Stalin y The Berlin file.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s