El PSOE ha vuelto, ¿pero ha cambiado?

Supongo que os habréis enterado de que el PSOE ha vuelto. No dejaron muy claro dónde habían estado, pero tampoco vamos a preguntarles no vaya a ser que no nos guste la respuesta. Ahora entendemos que en esta sección no hayamos hablado más de ellos, que no estuvieran le da a todo mucho más sentido. Pero dejemos el pasado en su sitio y centrémonos en la supuesta resurrección.

El asunto de las dichosas primarias ha restado protagonismo al tema de su Conferencia Política, ni más ni menos que la redefinición ideológica para los años venideros. Que un partido político piense en el medio plazo ya merece nuestro aplauso, aunque reconozcamos que al PSOE le corría prisa vistos sus resultados en las encuestas.

El caso es que, entre los que dicen que nada ha cambiado y los que les reprochan un giro a la izquierda radical, aclararse es complicado. Por eso, nada mejor que el documento central de la conferencia (nada menos que casi 400 páginas que sólo un masoquista se atrevería a leer) para enterarse de si verdaderamente estamos ante una revolución en el partido de la oposición o si la cosa se queda en poco más que el logotipo (lo dejo en diez de cada para que no os aburráis demasiado).

Cinco cambios importantes

Europa federal: Este es el aspecto en el que se muestran más valientes, aunque también es cierto que es más fácil lanzar proclamas al viento cuando lo que propones no sólo depende de ti. Además de dar la vuelta al orden mundial (por lo menos) proponiendo la creación de impuestos globales o la lucha mundial contra el fraude, la apuesta más fuerte es por una mayor integración en Europa.

Aquí nadie puede llamarles populistas, porque el apoyo a las instituciones de la UE está en su peor momento en España. Se propone crear una verdadera Unión Europea federal, cediendo aún más soberanía, dando poder legislativo real al Parlamento Europeo, dejando de acudir como naciones a la ONU y demás organismos internacionales, creando unas fuerzas armadas conjuntas y, en general, dotando de un mayor presupuesto y poder de decisión a las instituciones europeas progresivamente.

Transparencia: Hay una voluntad firme por poner a disposición del ciudadano toda la información que requiera y solicite, apostando por la “máxima publicidad de la actividad pública”. Aquí entran todas las demandas que los distintos colectivos han hecho en los últimos años: todo el que recibe dinero público está sujeto a la Ley de Transparencia, registro de lobbys, publicidad de la agenda de los diputados, sueldos públicos, publicación del patrimonio de los políticos cuando entran y cuando salen de la política, gratuidad de la información solicitada, un Tribunal de Cuentas que fiscalice en tiempo real… Han hecho los deberes con este tema.

Un nuevo modelo productivo: Esta es una de las cosas que más me fastidia del gobierno de Rajoy. Se pasan el día diciendo que todo lo que hacen es para salir de la crisis, pero nunca les escucho explicar a dónde. El PSOE (en los comentarios debatimos si nos gusta o no lo que propone) al menos nos cuenta que tiene un plan. Les dejo a ellos que lo expliquen:

Este cambio de modelo productivo necesita una reorientación de nuestra especialización productiva, de forma que ganen peso aquellas actividades generadoras de mayor valor añadido. Para ello habría que completar el ajuste del sector de la construcción, potenciar las actividades con mayor valor añadido en los servicios, reforzar la productividad de los sectores manufactureros y favorecer la implantación de empresas de base biotecnológica y de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en particular de Internet, en todos los sectores de actividad por su enorme impacto en las necesarias ganancias de productividad.

-Laicidad: Este ha sido uno de los puntos más comentados durante el fin de semana. Como sabréis, proponen revisar los acuerdos con la Santa Sede, poner a la iglesia a pagar los impuestos que no paga, que la iglesia deje de recibir dinero público, sacar la religión del horario escolar (que no de la escuela) o igualar a la iglesia católica con las demás confesiones en muchos aspectos en los que tiene preferencia, como la casilla en la declaración de la renta.

Si bien todo esto es innovador, porque son cosas que no han hecho nunca cuando han gobernado, también es cierto que prácticamente todo lo reflejado en el documento ya aparecía en los programas con los que se presentó el partido con Zapatero. Se suele decir que “la carta de la iglesia” es un tesoro bien guardado por el PSOE, que sólo saca a relucir en sus momentos de mayor necesidad, olvidándolo convenientemente cada vez que llega al gobierno, así que el escepticismo ante estas propuestas es aun mayor que con cualquiera de las demás.

-Ecologismo: El cambio climático y la defensa del medio ambiente toman un papel protagonista en esta nueva etapa del partido. Se plantea penalizar duramente la contaminación mediante altos impuestos, fomentar el “empleo verde”, un sector primario mucho más sostenible, la reducción de la dependencia energética mediante la potenciación de las energías renovables e incluso (¡oh, cielos!) fomentar el uso de otros medios de transporte por encima de los coches.

Pero la verdadera locura llega cuando proponen lo siguiente:  “Trascender la definición obsoleta de la riqueza en base únicamente del Producto Interior Bruto del País (PIB) incorporando las llamadas cuentas económicas medioambientales a nuestro Sistema de Contabilidad Nacional. Con ello incorporamos la dimensión medioambiental y social como indicadores de medición del grado de desarrollo del país”. Yo esto hasta que no lo vea no me lo creo.

Cinco ausencias destacadas

 –República: Isaac Rosa explicó esto con mucha gracia el otro día, y como no le voy a mejorar os remito a su texto. Añado, porque su artículo es anterior al fin de semana de la conferencia, que cuando se aprobó esta parte, los silbidos y abucheos de multitud de militantes se hicieron sentir con fuerza. En un texto en el que estás proponiendo muchas, muchísimas reformas constitucionales, que no se hable de un referéndum sobre la jefatura del estado en la que supuestamente cree el partido es casi absurdo.

 –Economía: Todos estaremos de acuerdo en que la crisis, además de política y social, es fundamentalmente económica. Que el partido socialista no haga una crítica más profunda del sistema que nos ha llevado hasta esta situación es por lo menos sorprendente. Pero la cosa no queda ahí, porque aunque se critica la voracidad de los mercados y añaden pequeñas dosis de intervención en su funcionamiento, las palabras “competitividad” o “crecimiento” aparecen nada menos que 94 y 130 veces respectivamente. Es decir, los dogmas no se tocan.

 Pero más grave aún es leer cómo hablan sin ningún tipo de propósito de enmienda de la última etapa del gobierno de Zapatero, su época de recortes:

 El PSOE debe dar y debe darse una explicación racional de la desavenencia surgida con gran parte de nuestro electorado entre los años 2010 y 2011, de la que no nos hemos recuperado todavía. Es la gestión de la crisis, lo que pesa sobre nuestra imagen política. Debimos prever la crisis, prepararnos para combatirla, explicarla en su profundidad, en su enorme gravedad y poner al país en la vigilia de un largo y costoso esfuerzo colectivo. Es fácil decirlo ahora, pero así debió ser. Las medidas del 10 de mayo de 2010 fueron necesarias pero resultó imposible hacerlas entender bruscamente

 Cultura libre: Es muy lícito que el PSOE defienda el sistema de derechos de autor como siempre ha hecho. Incluso hay una actitud hacia la cultura muy positiva, pues pretenden “facilitar su acceso a todos los ciudadanos”. Pero que no haya ni una sola mención a los nuevos modelos de propiedad intelectual como la licencia Creative Commons que esta misma web utiliza y que cada vez más gente escoge como forma de proteger su propiedad intelectual es una ausencia imperdonable. Ellos mismos reconocen varias veces en el texto lo que está cambiando el mundo por las TIC en los últimos años, pero no han sido capaces de incorporar a su discurso una de las causas principales de ese avance, que es la posibilidad de compartir, utilizar y mejorar el trabajo de los demás.

 –Deuda, cambios constitucionales: Esto, no por esperado resulta menos triste. El cambio constitucional de 2011 que puso el pago de la deuda y sus intereses por encima de cualquier otro tipo de gasto público es uno de esos episodios clave en el enfado de la población con los dos grandes partidos. No se propone volver a cambiarlo, ni se admite que no se tendría que haber hecho como se hizo (de forma rápida, en pleno verano de acuerdo con el PP). De manera implícita, eso sí, reconocen su error cuando proponen añadir el derecho a la sanidad y a la educación públicas en la Constitución, lo que las priorizaría frente al pago de la deuda.

 Tampoco se hace mención alguna a aplazamientos, refinanciaciones o incluso impagos de parte de la deuda pública en un momento en el que está a punto de alcanzar el 100% del PIB y no para de subir.

 –Democracia directa: El PSOE es consciente de que necesita proponer reformas en ese sentido si quieren que alguien menor de cuarenta años les vote, y le dedica un capítulo completo al tema. Propone ampliar la posibilidad del referéndum, reducir el número de firmas necesarias para presentar una ILP, varias reformas en el Congreso de los Diputados, nuevas fórmulas de diálogo con el ciudadano… Sin embargo la impresión que da es que no es suficiente.

Aunque no paran de repetir en el texto las bondades de la red, cuando llega la participación política se esfuma como si nunca hubiera estado ahí. Hablan de “estudiar ampliar los referéndums” pero podrían haber hablado directamente de aprobación de leyes mediante esta fórmula. Al hablar de la reforma de la Ley electoral, su “podríamos considerar que se eligieran algunos diputados sin circunscripción” suena a incluido a regañadientes. En resumen: parecen propuestas descafeinadas para ofrecer una reforma democrática baja en calorías.

 Sólo hay que ver el cariño que muestran a la ciudadanía cuando hablan sobre el desprestigio de los políticos:

 No son frecuentes las reflexiones sobre una sociedad que se atribuye todas las virtudes y reprocha a la política todos los vicios

 No está mal para empezar a ganarse a esa sociedad que quieres que te vote.

***

Foto de portada: Nuevo logotipo del PSOE

Si te ha gustado esta entrada, Mayhem Revista se presenta a los Premios Bitácoras en la sección de Periodismo y Política, puedes votarnos aquí o utilizando el botón de abajo. Solo necesitas una cuenta de Facebook o Twitter. Tienes hasta el 14 de noviembre. ¡Gracias!

Votar a Mayhem Revista en los Premios Bitacoras.com

Anuncios

2 Respuestas a “El PSOE ha vuelto, ¿pero ha cambiado?

  1. Queria comentar una cosa, Álvaro, a propósito de la transparencia. Como se está viendo durante estos últimos meses, las medidas que propone el PSOE no le inquietan a nadie. Son, a mi parecer, un ardid bastante torticero. Sabemos ya que la pasta, la verdadera pasta, viene por la concesión de contratos a las empresas de turno, así como por el dinero con que se financian los partidos. Y el dinero con el cual unten los empresarios al político de turno ni se declara, ni aumenta patrimonio, ni lo va a oler el Tribunal de Cuentas (que no sé yo si podría trabajar “en tiempo real”, dado que su lentitud es inherente a su propia organización). Es como cuando el PP en pleno se apresuró a mostrar su declaración de la renta. La transparencia para el dinero blanco será absoluta; para el negro… yo no veo en sus propuestas verdaderas restricciones.

    Pero aún así, también hemos visto durante estos días cómo vuela incluso el dinero legal: cenas semi-particulares pagadas con dinero del partido, proliferación de “asesores” a mansalva, subida legal de sueldos (basta con que se pongan de acuerdo en el Congreso, cosa no muy difícil), etc. Y más argucias que ahora se me pasan, pero que ahí están en los periódicos.

    Por eso ninguna se las medidas que proponen -y qué fácil es proponer, por otra parte- me resulta en absoluto útil. Hay que recordar que el término “transparencia” lo han inventado ellos, los políticos, y es muy feo, y es eufemístico. Suena tan a “políticamente correcto” que da náuseas, porque es muy impreciso. En lenguaje popular, el equivalente a pedir “más transparencia” sería algo así como “queremos saber los chanchullos que tenéis”. O sea: “Queremos ver vuestras finanzas privadas, porque algo huele aquí a chamusquina”. Y ellos, que para algo están arriba, y para algo hacen la ley y la trampa, disimulan con el trampantojo de enseñar las nóminas, y el patrimonio, y todo muy bonito. Porque las tajadas buenas están a salvo en otro lado. ¿O también pedirá Rubalcaba que Suiza revele por ley el nombre de los españoles que tienen cuentas secretas en ella?

    De hecho, la apuesta “por la máxima publicidad de la actividad pública” me parece que se refiere a la tercera definición de la RAE del vocablo ‘publicidad’:

    3. f. Divulgación de noticias o anuncios de carácter comercial para atraer a posibles compradores, espectadores, usuarios, etc.

    En fin, nada nuevo bajo el sol.

    El día en que un partido político predique la falta de dinero y la austeridad personal como requisito para ejercer la política, rechace los relojes caros y los cuadros en el Congreso, elimine los asesores o los haga llegar de entre señeros opositores, y entregue los contratos a las empresas por sorteo aleatorio… ese día pensaré que pueden hasta hablar en serio.

  2. Pueden parecer “propuestas descafeinadas”, no lo niego, pero desde luego es muchísimo más de lo que al menos yo esperaba de esa Conferencia Política. El problema, una vez más, lo veo en la capacidad de las caras visibles mal llamadas “líderes” para llevar a la práctica (a esos programas electorales que, como recuerda el autor, no han sido vehículo de nada de esto en años anteriores) los ‘ambiciosos’ principios que recoge ese documento redactado por vete tú a saber quién. Estupendo análisis, en cualquier caso. Felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s