La Europa hipócrita

«Inspirándose en la herencia cultural, religiosa y humanista de Europa, a partir de la cual se han desarrollado los valores universales de los derechos inviolables e inalienables de la persona, así como la libertad, la democracia, la igualdad y el Estado de Derecho».

Así empieza el Tratado de Lisboa. Ésta, teóricamente, es la ley que impera en Unión Europea, pero del dicho al hecho hay un trecho y cuando se trata de los derechos de los inmigrantes, Bruselas mira hacia otro lado.

Si a principios de octubre las costas italianas se tiñeron de rojo, cuando una patera naufragó y murieron más de 133 subsaharianos ante la pasividad de Europa; ahora las imágenes que nos llegan de Melilla son escalofriantes: centenares de inmigrantes tienen heridas profundas en sus cuerpos por intentar saltar la verja que separa África de Europa, la línea ilusoria hacia una vida mejor.

El gobierno español no ha tenido otra idea más macabra que colocar alambres con cuchillas en la valla. Y mientras argumenta que es una medida disuasoria para evitar que los africanos lleguen a suelo español, la realidad es que se trata de una herramienta que corta, mutila y hasta puede provocar la muerte. Este fin de semana, sin ir más lejos, un inmigrante denunció que tardaron más de doce horas en coserle las heridas que le provocaron estos elementos cortantes.

De hecho, esta no es la primera vez que España opta por esta medida. En 2005, con el gobierno socialista, se instauraron las cuchillas, pero al cabo de dos años decidieron retirarlas por el daño que causaban a las personas que intentaban saltar. Sin embargo, el actual ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, del Partido Popular, asegura que estas cuchillas “no son agresivas”, sino que producen “heridas superficiales”.

Y mientras todo esto sucede, la Unión Europea calla y, ya se sabe, quien calla otorga. Esa Unión Europea que en 2012 ganó un Premio Nobel de la Paz porque, desde la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad, supuestamente, ha construido un continente de paz donde se respetan los Derechos Humanos, ahora calla.

Silencio en Italia, Malta y Grecia

Pero esta no es la primera vez que la bella UE enmudece frente a los inmigrantes. Tras las revoluciones árabes, la llegada de barcas repletas de no documentados a las costas italianas y maltesas se ha multiplicado exponencialmente. Tanto el gobierno de Roma como el de La Valeta han pedido ayuda a Bruselas para vigilar sus fronteras y evitar más naufragios y, por ende, más muertes. La respuesta: que cada país se las apañe con sus problemas y sus fronteras, es decir, ni una gota de ayuda. Algunos inmigrantes llegan vivos, de otros su rastro se pierde en el mar.

En Grecia, la UE también se lavó las manos. Con el inicio de la crisis y el incremento de las tensiones sociales, escuadrones del partido neonazi Amanecer Dorado emprendieron una cacería en las calles (que aún dura) para detectar, intimidar, pegar e incluso en algún caso hasta matar a inmigrantes. Este grupo neonazi, al más puro estilo hitleriano, propone deportar a todos los inmigrantes que viven en Grecia y, luego, hermetizar la frontera con vallas electrificadas y minas antipersonas. Para este grupo, los griegos verdaderos son los de tercera generación y cree que los extranjeros han conllevado el aumento de la criminalidad, así como de la pérdida de identidad griega.

Tras el asesinato en septiembre de 2013 de un músico antifascista griego en manos de miembros de Amanecer Dorado, Atenas decidió actuar y dictó una orden de detención a 38 miembros del partido, entre ellos su líder, Nikolaos Michaloliakos, y quince diputados, que fueron acusados de pertenecer a una organización criminal.

La Unión Europa actúa con su hipocresía de siempre, defiende los derechos de los individuos y lo demuestra rescatando bancos e implementado recortes, defiende los Derechos Humanos y lo hace permitiendo que mueran inmigrantes en sus territorio, ya sea porque naufragan en sus costas, porque intentan saltar una valla con cuchillas o porque son víctimas de ataques nazis.

***

Foto de portada: Alambre de concertina en Tucson, Arizona (Foto:  Cobalt123)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s