Gareth ‘Baile’

Mario Becedas | Falso9

Tocomocho de tragaperras, copas de Soberano a media luna y dónde está el ketchup de las patatas para los niños. La densidad del humo queda constituida por la fritanga en el común bar de casticismo valleinclanesco donde el redoble de organillo mana del comentarista del Plus. El Clásico apuesta tímidamente por el local como ganador y un veterano aficionado se destapa la gorra y las ideas:

—Si es que no tenían que haber fichao al Garel Baile este.

El revoltijo de edades, filias y fobias se calla por un momento ante la sentencia del chulapo de puro apagado y gorra ladeada. Los parroquianos se quedan a la sombra de la duda sin saber si hacerle tragar la solapa o volver a sumergirse en el verde plasma. Sobrevuela el plato de aceitunas [con hueso] un halo de desconfianza que no sabemos si surge de la demagógica sentencia o de la pronunciación del apellido del supuesto culpable de la derrota de la misma manera que denominamos al magistral arte de la danza. Un servidor, alejado del pendón morado de Concha Espina, contemporiza y tiene que tranquilizar a la juventud pichi para hacerles conocer que el exabrupto del colindante aficionado no es tal y que su pronunciación del inglés habría traicionado a su pin del Real Madrid.

Gana el Barça 2-1 y antes del dorado consuelo cervecero que se cierne sobre el asfixiante bar, el cronista que aquí suscribe decide abandonar al recinto en su dolor. Al salir a la calle, al igual que le pasaba a Francisco Umbral cuando bajaba a comprar el pan, me topo con el Real Madrid. Así, de golpe, la gran masa social.

—Si es que mira cómo nos ha ganado el Barça otra vez. Jugando fatal. Pa’qué pone ahí a Ramos. ¿Y Bale? Que si lesiones que si protusiones. Nos han tangao, nos han tangao.

Aperece en escena el sector más crítico, más ultra y más al sur; ese que cuentan los periódicos que está prácticamente extinguido del graderío, y se ponen en medio:

—Los piperos ni idea macho. Con Mou esto se gana y encima van a por Florentino. Con Bale hay que esperar que ya verás que bueno es. La mejor contra de Europa vamos a tener.

Surgió de entre las sombras el paniaguado pisaverde de la solapa:

—¿Pero con Ancelotti no ibamos a jugar al toque? Tanto árbol de Navidad y tanta hostia y al final va a dejar fuera a los chavalines. Mira con lo del escocés como se ha quedado fuera Isco. Lo bueno que es, madre…

Uno se echa al cuello la bufanda y se va al hogar reflexionando sobre las vicisitudes del rival. Si algún día falta Cristiano Ronaldo es cuando se verá el tope de Bale. Tiempo al tiempo y qué poca paciencia tiene el pueblo. Claro que por otra parte es difícil que Cristiano falte. Pero es mejor no entrar a la agria disputa del callejón de gatos que suele ser la merengue circunstancia.

Y en éstas el tiempo se pasó hasta llegar al democrático diciembre de los cenáculos.

Anca de potro galés sobre la lona chamartinesca y trote de hat-trick en ausencia del proceloso portugués, el trienio de Bale ante un diminuto Valladolid certificó el globo sonda que instaló en la bóveda del Bernabéu frente un Galatasaray que se hace joven según ficha a otoñales descartes.

El galope goleador del fichaje de la centena encuentra puerta y más puerta para el pasmo de sus convecinos que quieren bajarla al piso y de los desconfiados ocupantes del Farias y la azulona grada. Un instinto asesino que parece no dejar que el árbol de Navidad se apague y que ha dejado a alguno compuesto y sin ‘baile’.

***

Foto de portada: Bale en su presentación con el Real Madrid (Foto: Wikimedia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s