Estrenos 13 de diciembre

La película de la semana: 12 años de esclavitud

Este viernes asistimos a una batalla épica de esas que no abundan en la cartelera a lo largo del año. A un lado del cuadrilátero, 12 años de esclavitud, una de las preferidas de la crítica en este agonizante 2013 y aspirante a todo en la próxima edición de los premios Oscar. En el otro extremo, la segunda parte de El Hobbit, la excesiva adaptación con la que Peter Jackson ha decidido que acompañemos el turrón durante tres inviernos. Una aspira a conquistar nuestro corazón y un hueco en las listas de lo mejor del año; la otra, bueno, la otra se llevará nuestro dinero sin que podamos hacer nada por evitarlo. Por eso me quedo con 12 años de esclavitud, para ofrecer una resistencia al influjo del anillo que, para que nos vamos a engañar, terminará siendo inútil. Pero este fin de semana, el protagonismo es para Steve McQueen.

Predicciones infundadas

Steve McQueen ha dirigido dos largometrajes antes de este 12 años de esclavitud, Shame y Hunger, y los dos son peliculones bastante considerables. Ambas eran producciones tirando a pequeñas, con lo que el estreno de esta semana supone un salto cuantitativo tanto en la producción como en las estrellas que le rodearán. Una de las grandes incógnitas es ver cuánto sacrificará su personalidad como director en su salto al pequeño mainstream. Mi apuesta es que se notará, aunque sea por comparación (sus otras dos películas son MUY de autor), pero que va a ser capaz de mantener su sello personal en el resultado.

Todo lo demás alrededor de 12 años de esclavitud suena a típica película de premios hollywoodiense. Los actores (Brad Pitt, Michael Fassbender, Benedict Cumberbatch…) son de primerísima línea, la ambientación sin escatimar gastos, la historia real increíble y, sobre todo, la vergüenza histórica de la esclavitud que parece haber salido del armario cinematográfico americano en los últimos tiempos, son todos elementos con los que la Academia tiende a ser generosa.

Sin embargo no creo que McQueen se haya dejado llevar por esos cantos de sirena y no se cortará a la hora de mostrar momentos de extrema dureza que el espectador de cine de premios no está acostumbrado a ver plasmados con tanta crudeza. Espero pasarlo muy mal y salir con la impresión de haber visto una de las películas del año.

El momento clave

Ver a Fassbender en El Consejero y verle ahora otra vez haciendo algo completamente distinto me invita a preguntarme por qué no sale en todas las películas del mundo.

¿Por qué ir a verla?

Porque cuando la nominen a los Oscar ya no estará en las salas y te arrepentirás de no haber ido en su momento.

El Hobbit: La desolación de Smaug

La primera parte me pareció un soberano aburrimiento, excluyendo las partes que todos conocéis (Golum y la ciudad de los Trasgos). Incluso confieso que me quedé dormido, cosa que casi nunca me ha pasado en el cine, durante la interminable escena de la comida del principio en la que falto pelar cebollas a tiempo real. Esta segunda parte, por lo tanto, no está entre mis prioridades, sobre todo considerando que la parte heavy de la trama no llegará hasta la tercera. Ni siquiera la incorporación de viejos conocidos como Légolas o Arwen aumentan mi apetito. Pero dicho todo esto, no hay ni una mínima posibilidad de que no vaya a verla a la sala como empujado por un hechizo que me obliga a dar dinero a esta saga sin importarme lo que me voy a encontrar. Cosas del anillo único, supongo.

El momento clave

La explosión del 1:35 es un poco Play Station 2 ¿no?

¿Por qué ir a verla?

No hay un por qué, pero vas a ir a verla.

Diana

De la misma forma que yo voy a ir a ver El Hobbit me digan lo que me digan, es inútil tratar de convencer a los que ya habéis tomado la decisión de ver Diana de que no lo hagáis, porque las posibilidades de que sea un tostón tremendo son muy elevadas. Pero el fenómeno fan que rodea a Lady Di se me escapa, quizá era muy pequeño cuando murió para comprender el magnetismo que despierta cualquier noticia u obra relacionada con su persona. Por eso puedo mirar fríamente este tráiler y ver que va a ser un culebrón soso, rendido a la princesa desde el minuto uno y sin ninguna voluntad de contar una historia mínimamente interesante. Lo siento porque Naomi Watts está entre el top 10 de mujeres con las que quiero casarme y supongo que lo dicho resta opciones a mi candidatura.

El momento clave

 “¡Quiero ayudar a la gente!” y “eres muy buena dando amor, la parte difícil es recibirlo” aparecen seguidas en el avance. Mis venas se han abierto y empezado a sangrar de manera espontánea al oírlo.

¿Por qué ir a verla?

Porque tu libro favorito es el Diez Minutos.

Free Birds (Vaya pavos)

La verdad es que la premisa de unos pavos viajando en el tiempo para evitar el inicio de su ingesta en masa durante el día de Acción de Gracias es de lo más molona (en su contexto, entendedme). El principal problema es comprobar que en el tráiler no hay un solo chiste que funcione, lo que en un anuncio de dos minutos es preocupante, y que el mayor atractivo son unos seres humanos disfrazados de fumigadores con una influencia demasiado evidente de los mucho más salados minions de Gru. Sí que hay una cosa que me intriga y es la complicada encrucijada de su final. Si los pavos ganan, ¿acaban con la tradición censurándola implicitamente? ¿les sustituyen por otro animal “menos majo”? O peor aún ¿asumirán los pavos su destino para que los niños vuelvan a casa pensando que a los pavos les encanta que les maten y les coman? No sé, me parece que se han metido en un jardín muy simpático.

El momento clave

Amy Poehler pone voz a un personaje, con lo que Free Birds sube directamente un punto. Eso hace un total de un punto.

¿Por qué ir a verla?

Con 12 años de esclavitud, El Hobbit y Diana en la cartelera, probablemente sea la opción más hipster y antisistema de la semana.

Guadalquivir

Uno no sabe lo difícil que es llevar una sección de cine hasta que no le toca escribir acerca de un documental sobre un río. Quiero decir, ¿cómo narices lleno seis líneas sobre esta obra de Joaquín Gutiérrez Acha? Pero que nadie se lo tome a mal, no quiero decir que la película vaya a estar mal. Como se puede ver en el tráiler, las imágenes recuerdan a los enormes documentales sobre la naturaleza que la BBC ha producido en los últimos años. Y ver al buitre leonado o al lince ibérico de Félix Rodríguez de la Fuente en alta definición y con música de calidad compuesta para la ocasión puede ser una experiencia más que interesante. Mira, al final no fue tan difícil escribir sobre la peli.

El momento clave

Me encanta que lo último que te digan es que está narrado por Estrella Morente. Imagino a gente que llega indecisa a esas alturas de tráiler y este dato termina de empujarlos al cine.

¿Por qué ir a verla?

Con todos los españoles que presumen en las encuestas de ser fieles espectadores de los documentales de sobremesa de La 2, cualquier cosa que no fuera una avalancha en la puerta de la sala sería una terrible decepción.

Completa los estrenos Lore.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s