‘Girls’ y la Generación Y

‘Girls’ es la serie que más hay que defender de todas cuantas se emiten actualmente por televisión. Hay que defenderla siempre, pero sobre todo si, como yo, perteneces a la Generación Y y te sientes, como todos, atrapado entre dos aguas, en el medio de un cambio de era del que no nos habían avisado y que nos ha empujado, a nosotros y a las generaciones venideras, a cambiar nuestro modo de pensar de manera abrupta, haciendo añicos el mundo de piruleta que entre nuestros abuelos, nuestros padres y nosotros mismos habíamos ido construyendo. Hannah, protagonista de ‘Girls’, quiere ser la voz de su generación. Un ambicioso deseo que, entiendo, han compartido a lo largo de la Historia millones de escritores en todo el mundo, pero que, evidentemente, muy pocos han conseguido. Y si en la Generación X, anterior a la Y y tan unida a la música, ‘Nirvana’ ponía voz al nihilismo con el que los jóvenes adoptaban su desencanto con el mundo en el que habían aterrizado, me parece justo defender que Lena Dunham y ‘Girls’ son la voz de una generación que acepta este mundo y que quiere cambiarlo. Puede que Hannah no sea la voz de nuestra generación en la ficción, pero Lena ya lo ha conseguido.

‘Girls’ comienza con una ya icónica escena que estoy seguro muchos espectadores jóvenes han vivido de manera más o menos parecida y con mayor o menor trauma peterpanesco. Los padres de Hannah aprovechan una visita a Nueva York para invitar a su hija a cenar a un restaurante caro, de esos que un menor de 30 años medio sólo puede visitar cuando algún miembro de la familia de más edad acude a visitarlo, y para decirle que ha llegado el momento de cortar el grifo, que se acabó la paga, que ahora está sola. Esta es la primera de una serie de escenas que se repiten episodio a episodio y que reflejan, con las dosis justas de cinismo y humor fino, las vidas de cientos de millones de jóvenes en el mundo entero. El pánico al fracaso, el desencanto (y sin embargo, la importancia) de las amistades, el sentimiento de abandono y de falta de recursos para afrontar la vida adulta… Temas, en realidad, presentes desde hace décadas en todo relato sobre la juventud, que en este caso vienen siempre acompañadas de pequeñas inyecciones de optimismo que, incluso en los momentos más oscuros de las vidas de estas chicas y chicos, nos animan a tirar para adelante y a aprender a vivir en en este nuevo mundo.

Lo curioso es que, a pesar de que, como digo, el fondo de la serie es optimista, y la idea de que toda esta nube negra que cubre el cielo de Nueva York y de todas las ciudades de occidente se tiene que marchar en un momento o en otro siempre está presente, Hannah está lejos de ser un personaje luchador y lleno de vitalidad que nos haga pensar esto. Lo que hace de ‘Girls’ una serie que nada a contracorriente en el peliagudo terreno de la comedia romántica es, precisamente, que Hannah es un personaje egoísta y dado al pasotismo exacerbado, que no es más que un reflejo muy real de la personalidad de la Generación Y. Todos creemos que somos los reyes del mambo y aunque pensamos que lo estamos dando todo por salir del escollo, lo que queremos es que alguien nos saque cuanto antes y de la manera más sencilla posible.  Sin embargo, a través, también, de los personajes secundarios, la serie muestra un mosaico de cómo estos jóvenes de la Generación Y, que abrazan la miseria y que han sido catapultados a la vida adulta sin previo aviso, aprenden a sortear la hostilidad del mundo civilizado apoyándose unos sobre otros, por lo que la desidia y el desencanto más propio de la Generación X, se transforma aquí en esperanza e ilusión ante un futuro atractivamente incierto.

Esta noche vuelve ‘Girls’ y es importante que todos estéis al tanto, porque quizá en este capítulo o en el siguiente esté la fórmula para sobrevivir a la jungla de la sociedad en 2014.

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Una respuesta a “‘Girls’ y la Generación Y

  1. En cuanto a la serie me parece que es una excelente apuesta televisiva, al inicio me pareció una serie como muchas que ha en la pantalla pero con el paso de tiempo me cambio por completo la perspectiva, la serie Girls es muy real, presenta situaciones y problemas que las chicas tenemos y con las cuales nos podemos sentir identificadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s