Sobre sistemas electorales: El peculiar caso de Dinamarca

La semana pasada, en esta misma sección, mi compañero Miguel escribió un interesante artículo al hilo de la petición de Celia Villalobos de que cada diputado pudiera votar libremente la polémica Ley del aborto planteada hace unas semanas. El texto, que si no lo habéis leído os recomiendo que lo hagáis, planteaba preguntas más allá de lo que nos pueda sugerir nuestra primera intuición. ¿Es realmente malo que los diputados de un grupo político voten siempre al unísono? ¿Habría que mirar a nuestro sistema electoral para solucionar este problema? ¿O se trata más bien de un problema de falta de fidelidad al programa electoral?

Todas estas preguntas que se plantearon dieron lugar a un interesante debate en los comentarios, en el que se trataron algunos de los asuntos que se han planteado, sobre todo desde abajo, en los últimos años, como las listas abiertas, los programas electorales participativos o la obligatoriedad de su cumplimiento. Uno de los temas más en el candelero, sobre todo porque muchos de los partidos minoritarios han insistido mucho en su reforma, es el sistema electoral español. Hoy, para enriquecer un poco más ese debate, hablaremos de un ejemplo peculiar en Europa como es el caso danés.

El sistema mixto danés

Dinamarca, con casi seis millones de habitantes, es un país pequeño donde parece ser que se vive muy bien. Su parlamento está formado por 179 diputados, de los cuales cuatro corresponden a Groenlandia y a las Islas Feroe, a razón de dos cada uno de los territorios. Los otros 175 se eligen en territorio continental con un método mixto un tanto complicado, pero que merece que le echemos un vistazo.

De los 175 diputados, hay 135 que se escogen con un sistema muy similar al nuestro. Hay 16 circunscripciones electorales que eligen un número determinado de diputados según su población. Sería el equivalente a las provincias en España. Esos votos, como aquí, se reparten con un método lígéramente distinto al nuestro pero en el que no vamos a detenernos porque tampoco es tan importante. La diferencia, eso sí, es que los diputados que saldrán de cada circunscripción no son los que decide el partido, sino que se escogen mediante listas abiertas. La dirección del partido puede elegir crear un orden determinado de candidatos para toda la provincia, o dejar a cada distrito electoral (no exactamente cada municipio, pero para entendernos puede valer) ordenar a los candidatos como les venga en gana. En cualquier caso, la decisión final de a qué candidatos dar el voto, corresponde al elector.

Hasta aquí, como veis, el sistema es similar al nuestro, salvo por el tema de las listas desbloqueadas. Pero lo interesante viene ahora. En Dinamarca, reconocen que al hacer circunscripciones pequeñas, un sistema como el que usan (como el que usamos) perjudica a los partidos minoritarios, que pueden recoger muchos votos aquí y allá, pero no lograr imponerse en ningún o casi ningún sitio. Esto es principalmente de lo que se quejan Izquierda Unida o UPyD, que consiguen diputados en las circunscripciones grandes donde se eligen muchos diputados, pero que en las pequeñas lo tienen casi imposible para que sus votos puedan servir de algo.

Cuarenta diputados para compensar desigualdades

¿Qué hacen ante esto los daneses? Crean un sistema de compensación, mediante el que se elige a los cuarenta diputados restantes (un nada desdeñable 23% del total). Al sistema de escaños compensatorios se puede acceder de tres maneras: consiguiendo al menos el 2% de los votos totales (frente a nuestro 5), haber conseguido al menos un diputado en la ronda anterior,  o, dividiendo al país en tres grandes regiones, haber conseguido la media de votos con las que se logra un diputado en al menos dos de ellas. Como veis, esto permite acceder al parlamento tanto a fuerzas grandes a nivel nacional, pero que no consiguen imponerse en ningún sitio como a partidos de carácter regional que podrían haber salido perjudicados. En España, con este sistema, fuerzas como Equo, PACMA (partido antitaurino) o incluso Escaños en Blanco, podrían cumplir o haber estado cerca de cumplir los requisitos y aspirar a entrar al Congreso en esta segunda vuelta.

Y ahora la segunda parte. Una vez que tenemos los partidos que aspiran a conseguir escaños en esta ronda compensatoria, tenemos que repartirlos. ¿Cómo lo hacemos? Lo primero que se hace es olvidarse de circunscripciones. Se toma toda Dinamarca como una sola circunscripción y se divide el total de votos por los conseguidos por cada partido. Vamos, lo que se suele llamar proporcionalidad directa. En España, muchos han sido los que tras las elecciones hicieron el cálculo si eligiéramos a nuestros 350 diputados con ese sistema y el resultado sería el que sigue.

Composición del Congreso de los Diputados actualmente si las elecciones se hubieran celebrado con un sistema de circunscripción única. Fuente: Diario digital La Información.

Composición del Congreso de los Diputados actualmente si las elecciones se hubieran celebrado con un sistema de circunscripción única. Fuente: Diario digital La Información.

Pero aquí no se trata de elegir con una sola circunscripción, sino de compensar. La principal razón es que se considera que con varias circunscripciones se pueden elegir diputados más cercanos a los electores (ejem) y que los resultados reflejan mejor la particularidad de las distintas regiones. Así que lo que hacen es lo siguiente: una vez que tienen el resultado de los dos sistemas (circunscripción única y varias circunscripciones) se restan entre sí y el resultado son los diputados que cada partido ha salido perdiendo con el primer sistema. Así, se van otorgando diputados a cada fuerza hasta que se llega a los cuarenta que se otorgan en esta ronda.

Con este método, como podréis deducir, se consigue un parlamento mucho más variado y compensado, y se da la oportunidad a fuerzas minoritarias de entrar en él. Además, desincentiva un poco el voto útil, porque el señor de Soria que vota a Izquierda Unida, que con el sistema actual es más que probable que viera su voto en la basura, sabe que su papeleta puede tener trascendencia en esta segunda ronda. Por cierto, haciendo un cálculo a lo bruto de cómo funcionaría este sistema en España, las cosas habrían quedado muy parecidas al gráfico que vemos más arriba.

Como veis, todo esto de los sistemas electorales tiene muchísimo recorrido, y hay numerosos ejemplos distintos para estudiar. Hay vida más allá de nuestro sistema, el americano y la circunscripción única. El sistema español, que se decide en una etapa convulsa, tiende a premiar a los partidos más grandes y así fomentar la estabilidad con gobiernos fuertes (aunque para nada es el peor en ese sentido). Sin embargo, en una etapa en la que la democracia está más consolidada y parece más difícil dividir las sensibilidades políticas de los españoles en dos grandes grupos, es posible que haya llegado la hora de avanzar hacia una reforma de nuestro sistema electoral.  Y como es algo que va a debatirse en el parlamento como muy tarde en la próxima legislatura (ya lo veréis), es mejor que cuando lo hagan sepamos de qué se está hablando y nosotros mismos conozcamos las opciones disponibles. Para que no nos vendan la moto.

***

Foto de portada: Papeleta de las elecciones generales de Dinamarca en 2011 (Foto: Jens Rost)

Anuncios

Una respuesta a “Sobre sistemas electorales: El peculiar caso de Dinamarca

  1. Si no me equivoco, este sistema de compensación, o “de restos”, ya lo planteó Gaspar Llamazares en alguna campaña electoral. Hay una cuestión que no me queda clara y es qué ocurre con la elección directa de diputados cuando se entra en el sistema de compensación. Si llegados a ese punto son los partidos quienes deciden qué candidatos ocupan esos escaños de segunda vuelta, la lista abierta acaba siendo una ficción, ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s