El gran misterio de ‘Sherlock’

Más de dos años hemos tenido que esperar para saber qué había pasado con Sherlock tras el dramático final de la segunda temporada, en la que el detective se despedía por teléfono de su compañero, Watson, antes de saltar desde una azotea y morir estampado contra la carretera. Un final polémico que ya en 1893 causó muchísimo revuelo cuando Sir Arthur Conan Doyle en El problema final mataba al héroe, que saltaba junto a su némesis Moriarty desde un catarata y cientos de lectores londinenses enviaron cartas amenazando de muerte el escritor que, presionado por estos fans y por sus editores, tuvo que revivir a Sherlock de manera abrupta, tal y como ha sido mostrado al principio de esta temporada. Y como ocurrió con aquellos fans decepcionados, nos ha importado bastante poco si tuvo algún sentido o no aquella farsa de tragedia griega que no fue más que otro excéntrico método de Sherlock por solucionar los conflictos de la manera más espectacular posible. Nos da igual lo que ha pasado, porque creemos en Sherlock y porque queremos que siga vivo. Eso es amor incondicional.

Esta tercera temporada, compuesta, como siempre, de tres episodios de casi una hora y media de duración, es decir, de tres películas casi independientes, ha sido, sin duda, la mejor temporada hasta la fecha. Decir esto de una de las series más brillantes de los últimos años es muy significativo, pues demuestra que, a pesar de que todos sus involucrados están ya un paso por delante de la televisión, con los dos actores protagonistas y el creador trabajando en los proyectos más interesantes de Hollywood, hay mucho amor y mucha ilusión en que la serie siga sorprendiendo por su impoluta calidad en todos y cada uno de los elementos que la componen.

Ha sido la temporada de Sherlock y John. En el segundo episodio, quizá el más redondo de los tres, porque combina a la perfección el bromance que ha protagonizado esta temporada con los teatrales misterios clásicos de Sherlock, llegamos a pensar que el capítulo iba a estar exento de misterio y que simplemente íbamos a ser testigos de una hora y media de amistad insana. Aunque desde el comienzo de la serie  la relación entre Holmes y su compañero Watson ha sido intensificada hasta hacernos pensar que realmente eran pareja, en esta temporada, en primer lugar, se ha insistido en el tema de que ni Sherlock ni Watson son gays pero, al mismo tiempo y en segundo lugar, nos han mostrado su relación como si realmente fueran una pareja. Una relación de amor sin sexo, pero con tantos celos y ternura que, si no fuera porque Judd Apatow nos ha hecho creer que realmente existen estas relaciones de amistad masculina heterosexual más grandes que la vida, pensaríamos que, efectivamente, Sherlock y Watson son novios.

También ha sido la temporada de la comedia. Bueno, más bien de la gran comedia. Ver a este Sherlock frío y mecánico inspeccionar una escena del crimen completamente borracho ha sido un auténtico festín. Al igual que ver la inteligencia y el buen gusto con el que está hecho la serie. No es sorpresa, ya que fue lo primero que nos atrajo desde la primera temporada, pero en el tercer capítulo de esta temporada ( sin duda el más espectacular en cuanto a la trama, con giros locos de guión cada 10 minutos y la incursión de un malvado brillantemente maleducado, que da sensación de peligro máximo cada vez que aparece) hay un momento brutal, de esos que sólo podemos ver en esta serie, en el que Sherlock recurre a su “palacio mental” para intentar salvar su propia vida. Un recital de ingenio, tanto de guión como de realización, que son la prueba de que ‘Sherlock’ sigue estando a la vanguardia en televisión.

Lo que me lleva a plantearme el gran misterio de ‘Sherlock’, ese que todos nos preguntamos cuando termina una temporada brillante (y ya van 3): ¿Hasta cuándo serán capaces de mantener este nivel de exquisitez? Ahora que los grandes misterios de la obra original han sido adaptados, ¿serán capaces de seguir regalándonos momentos de estos maravillosos personajes sin caer en lo rutinario? El listón ha quedado alto.

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s