¿Qué hacemos con la economía sumergida?

Esta semana, el Sindicato de técnicos de Hacienda (GESTHA), en colaboración con la Universitat Rovira i Virgili, ha presentado un informe en el que estudian la situación de la economía sumergida en España. La noticia del espectacular aumento de la economía en b en fue ampliamente recogida por los medios, pero leyendo el informe he podido comprobar que, en las últimas páginas de su presentación, el estudio propone algunas actuaciones para luchar contra este problema. Algunas de las claves ya fueron desarrolladas por Carlos Cruzado, presidente de Gestha, en la charla que tuvo con mi compañero Miguel hace unas semanas, pero considero que aquí hay otras en las que merece la pena profundizar.

Conocer la dimensión del fraude

El informe reprocha repetidamente la falta de interés de los distintos gobiernos por abordar el tema, llegando a sugerir que las propias administraciones toleran estas prácticas como medida para mantener la paz social. Es una acusación grave, pero que viene acompañada de uno de los puntos más sorprendentes del informe: ningún gobierno ha encargado jamás un informe sobre economía sumergida en nuestro país. Sólo algunos Consejos Económicos y Sociales, en Andalucía y Murcia concretamente, han solicitado estudios de este tipo.

Parece de cajón que si se quiere acabar con la economía sumergida, lo primero que hay que hacer es conocer lo mejor posible las dimensiones del problema con el que nos enfrentamos. Si, como dicen desde Gestha, no se ha estudiado en profundidad, la obligación de hacerlo lo antes posible es indudable.

Campañas de concienciación ciudadana

Es casi un lugar común eso de que los españoles toleramos el fraude, incluso que no lo vemos con malos ojos. El estudio lo subraya con el dato del Instituto de Estudios Fiscales (IEF) que dice que casi la mitad de los españoles no ven como un problema no pagar el IVA. Añadimos a esta situación desfavorable que las decenas de casos de corrupción que tienen lugar en España no representan el mejor ejemplo para tener una actuación intachable (“si lo hacen hasta ellos, no voy a ser yo el tonto que sostenga el país”). El resultado de todo esto es que la concienciación de la gente ante el problema no es todo lo buena que debería, a diferencia de los países de nuestro entorno.

Por eso, el Sindicato propone que se lleven a cabo campañas del mismo tipo que las que se han realizado durante décadas desde la DGT, que han probado ser eficaces. Que, a través de campañas de publicidad institucional, se intente explicar a la gente la relación tan estrecha que existe entre la recaudación del Estado y, por ejemplo, la prestación de los servicios públicos tan recortados en los últimos años como la sanidad, la educación o la justicia. No tengo muy claro lo útil o lo conveniente que podría resultar esto, pero desde luego es una opción diferente que merece la pena estudiar.

Fomentar el pago de impuestos con una tributación más equitativa

“Siempre pagamos los mismos” es una de las protestas más escuchadas en España en los últimos tiempos. En lo que a impuestos se refiere, las subidas de IVA o el reciente palo a los autónomos no parecen ser las mejores formas de cambiar esta idea tan extendida. Los impuestos, además, tienen que ser proporcionales porque así lo dice nuestra constitución (Art. 31). Y el Sindicato de Técnicos de Hacienda no cree que esto sea así, como explicó Carlos Cruzado en nuestra entrevista.

Además de reformar el IRPF, el IVA o el Impuesto de Sociedades, proponen reformar profundamente el enorme desaguisado en el que se han convertido los impuestos en España. Simplificándolo todo, se dejan menos puertas abiertas para que los particulares y las empresas puedan encontrar laberintos con los que engañar a Hacienda, sobre todo en el caso de la multitud de deducciones a las que se pueden acoger las empresas en el pago del Impuesto de Sociedades.

Más inspectores

Las conclusiones del informe recogen la gran diferencia que hay entre España y el resto de Europa en la proporción inspectores de Hacienda/trabajadores. En España hay un inspector de Hacienda por cada 1.928 contribuyentes, cuando en Francia o Alemania la cifra se sitúa en 860 y 769 respectivamente. Que la mejor manera de lucha contra el fraude es poniendo recursos para ello es algo que cae por su propio peso, y datos como este último dan qué pensar sobre si se está haciendo lo suficiente por combatir el problema.  El Sindicato de Técnicos, que lleva bastante tiempo siendo muy guerrero, ha propuesto aquí medidas concretas y, en algunos casos, de muy fácil ejecución. La pelota ahora está en el tejado del gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s