Capitán Phillips: Tensión sin profundidad

Podríamos decir que Capitán Phillips es una buena película. Tiene todo lo necesario para intrigar al espectador y mantenerlo atornillado al asiento durante más de dos horas de largometraje. La acción es suministrada en pequeñas dosis y la tensión que exudan los personajes es continua durante toda la película. Tom Hanks, en concreto, mantiene con suficiencia un papel que le permite alcanzar sus mejores registros dramáticos al final de la película, cuando se desencadena la trama.

Y hasta ahí todo estupendo. Si veníamos al cine con la intención de disfrutar de una película de acción con un rescate de por medio, sin duda que saldremos con la sensación de haber elegido una buena cinta. Pese a los diálogos insustanciales del inicio entre Phillips y su señora esposa, o el arranque en un poblado somalí en el que un grupo de mafiosos salen a presionar a los lugareños para que vayan a “capturar barcos” y “traer mucho dinero”. ¿Ah, que la película va sobre la piratería en Somalia? No volveremos a saber nada de ello en todo el filme. Ya nos han dado esa información, y con eso nos basta.

¿Nos basta, de verdad? Sí, tienen que ser somalíes por su inglés –no sé cómo lo habrán hecho en la versión doblada, me figuro que unas voces en castellano con tono africano y lenguaje macarrónico-, por su nerviosismo creciente, por la bisoñez de uno de los secuestradores, por la locura de otro y por el uso de una especie de droga silvestre que consumen todos durante la película. Pero nada más nos importa, a juicio del director, sobre las vidas de estos tipos. Son el mismo ‘malo-de-una-sola-cara’ que eran en otro tiempo los terribles espías soviéticos o los maléficos oficiales nazis. Nada más volvemos a saber sobre sus cabecillas, nada más sobre su extracción social, sobre los motivos que les arrastran a lanzarse sobre enormes barcos mercantes con lanchas de cáscara de nuez –por cierto, nunca hubiera imaginado que era tan sencillo asaltar un transatlántico de mercancías-, o sobre las mafias que les esperan a su regreso.

Piratas en Capitán Phillips. El segundo por la izquierda, Barkhad Abdi, que no es actor profesional, está nominado como mejor actor de reparto.

Piratas en Capitán Phillips. El segundo por la izquierda, el somalí Barkhad Abdi, que no es actor profesional, está nominado como mejor actor de reparto.

Tan solo algunas frases sueltas en las que el cabecilla insinúa el problema que la pesca internacional ha provocado en las aguas del Índico para los habitantes de la costa somalí, seguidas de una línea de diálogo de locura en la que éste mismo afirma que la semana pasada había capturado un barco mercante griego, de cuyo rescate se había llevado varios millones. Pura rutina. Redondeado todo con una constante repetición por parte de Tom Hanks de un “¿de verdad sois pescadores?” que refuerza esa búsqueda de la villanización de los somalíes sin apenas una mínima gota de contexto.

Convengamos, entonces, que al ver Capitán Phillips se pueden tomar dos posturas: la de disfrutar un thriller de secuestro con trama física, tensa e intervención de la Armada de Estados Unidos –de la Operación Atalanta ni hablamos, para esto los estadounidenses se valen solos— o preocuparnos sobre los basamentos en los que descansa. Si te quedas con la primera opción, hasta aquí la crítica. Si te interesa conocer algo sobre la segunda, apúntate a los cuatro párrafos que quedan.

Lo que falta por contar de Richard Phillips

Tom Hanks encarna un capitán con carácter reservado y profesional que, curiosamente, sabe mucho de secuestros cuando se desencadena el del barco que dirige. Resulta muy interesante ir viendo las estratagemas que elabora sobre la marcha para tratar de retrasar el avance de los secuestradores, obstaculizar la búsqueda del resto de la tripulación o desestabilizarles emocionalmente. Al final de la película, en los típicos rótulos hollywoodienses a modo de epílogo nos revelan que la historia está basada en un secuestro real, sucedido a un capitán llamado Richard Phillips a bordo del Maersk Alabama, el mismo nombre que se utiliza en la película que, por cierto, tiene una de sus nominaciones al Óscar en la categoría de Mejor Guión Adaptado, lo puedes ver en nuestro especial.

Este Phillips, cuyo barco fue secuestrado en marzo de 2009, que contó su historia en un libro titulado “El deber de un capitán” (“A Captain’s Duty”) y fue hasta recibido por Obama, tiene sobre sí, sin embargo, algunas dudas sobre el supuesto heroísmo que desplegó durante el secuestro. Planteadas, no por terroríficos piratas somalíes, sino por su propia tripulación. Entre estas dudas se trata la ruta del barco, que debía ser más alejada de la costa somalí de lo finalmente recorrido por el Alabama, o la inacción ante las advertencias recibidas.

Según explica de forma bastante pormenorizada este reportaje de la CNN, nuestro Capitán Phillips no quiso escuchar las advertencias acerca del rumbo ni las llamadas de atención de su propia tripulación sobre el asunto. Como es lógico, nada de esto aparece en la película. Poco nos gustaría ver a Tom Hanks cachondeándose del sobrecargo que viene a decirle que hay piratas en la cubierta.

Si podemos detenernos durante tanto espacio a explicar lo que no se nos cuenta de la personalidad real del propio Phillips, ni cabe imaginarse lo que este relato obedece a la realidad de la piratería somalí. Puede que sí en su realización, en la tensión del secuestro, en la percepción de que estos tipos, por mucho que lo niegue Tom Hanks, son unos pescadores con mafiosos detrás que tienen la valentía que les da empuñar un arma. Pero poco respecto a sus orígenes, sobre lo que pasa en el Cuerno de África. Una tensión vivida a nivel de superficie. La profundidad la dejamos para otro momento.

¿Qué gafas me llevo?

capitan-phillips-grafico-prejuicioso

Entonces: ¿voy a verla?

Si tu intención es ponerte al día de todas las nominadas en los Óscar, probablemente no debería ser la primera en tu lista. Ahora, si buscas un viaje de tensión sin muchas pretensiones discursivas, la disfrutarás, y mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s