‘True detective’ y la fragancia de Jennifer Lawrence

La semana pasada se estrenó en España La gran estafa americana, película llena de pelucones, escotazos y música estupenda que queda en muy poquita cosa por la poca gracia de la historia y la sensación eterna de que la película nunca termina de arrancar. Sin embargo, hay que ir a ver La gran estafa americana por sus dos maravillosas actrices, Amy Adams y Jennifer Lawrence, que son la salvación de la película y que justifican pagar una entrada de cine (en realidad, el mero hecho de estar sentado en una sala oscura bajo la luz de un proyector ya justifica su entrada). El personaje de Jennifer Lawrence, histérico e histriónico, es adicto a la fragancia de una laca de uñas rusa que, según ella misma dice, es tan adictivo porque huele genial y al mismo tiempo tiene algo podrido dentro, algo que te repugna y que es lo que mantiene el deseo de olerlo. Algo así me ocurre con ‘True Detective’. Lo siento por el paralelismo loco.

‘True Detective’, serie que ha nacido en HBO con deseo de ser una serie de culto (mal) y que sin embargo es lo mejor que le ha pasado a la TV desde ‘Gravity Falls, es el experimento HBO a lo ‘American Horror Story’, es decir, una serie en la que en cada temporada la trama y los personajes cambian por completo. Al parecer, aquí, a diferencia de ‘American Horror Story’, también cambiarán los actores. No es para menos, ya que en esta primera temporada los dos detectives protagonistas son los cinematográficos Woody Harrelson y Matthew McGonaughey, dos actores con carreras bastante similares, siempre a caballo entre el cine de autor y prestigio y el de mierda absoluta. Increíble el giro del último, que pasó de hacer comedias románticas con Kate Hudson a desaparecer un tiempo para volver con dos papelones inconmesurables: El inocente y, sobre todo, Killer Joe, película (ahora sí) de súper culto. A partir de ahí, ya lo sabéis todos. Cosas de Hollywood.

La serie es una obra maestra, sí, pero hay unas cuantas cosas que reprocharle (esas gotas de hedor del perfume). En primer lugar, ‘True Detective’, como decía más arriba, ha nacido para ser una obra maestra, para que sea una de esas series que te cambian la vida. Desde que vimos el primer tráiler y su promoción sabíamos que la serie quería ser maravillosa y que no estábamos ante un thriller normal, sino ante algo muy profundo y muy serio y muy oscuro. Ningún reproche, en realidad, ya que ha prometido lo que cumplía. Pero, aunque sea un lujo poder ver a dos actores tan molones juntos, ¿no hay en sus interpretaciones, especialmente en la de McGonaghey, una exceso de autoconsciencia? Su pequeño papel en ‘El lobo de Wall Street’ es de lo mejor de la película, pero, ¿hay un patrón en las últimas interpretaciones de McGonaughey? ¿ Está interpretando siempre el lado oscuro del triunfo americano? ¿Nos importa mucho o podemos dejarlo pasar y disfrutar de su presencia? Yo que sé. Tampoco puedo quitarme de la cabeza cuando la estoy viendo que hay un interés como de que el espectador crea que está viendo algo que está por encima de su capacidad comprensiva. Como si estuviéramos leyendo gran literatura en vez de estar viendo una serie de televisión. Es algo que, al parecer, dicen, pasa en HBO, pero yo hasta ahora no lo había tenido presente.

También hay que decir en voz alta, aunque se haya dicho ya, que la serie no es muy original. Una trama, siempre agradecida, de asesino perverso sexual perseguido por policías polis con mucha oscuridad en su interior y en el que los personajes femeninos tienen poca presencia en escena, más allá de enseñar sus preciosísimos pechos (esto es HBO). Esto es lo que menos me importa, ya que, personalmente, me encanta que me cuenten la misma historia una y otra vez.

Lo fantástico de ‘True Detective’ es que a pesar de que tiene todas estas cosas que repelen bastante, está todo tan bien hecho, tan bien hilado, tan perfectamente confeccionado, que la serie es una maravilla. Hay un efecto hipnótico muy poderoso en todas las imágenes con las que, con maestría, Cary Fukunaga ha dirigido estos primeros episodios y en los crípticos diálogos con los que la trama va avanzando hacia terrenos cada vez más atractivos( requetefan del subgénero sectas de rednecks con películas referentes tan fantásticas como Kill List, The Sacrament y Red State). Y a pesar de la reticencia inicial ante los comportamientos de estos personajes arquetípicos, movidos por los instintos más básicos del macho egoísta y egocéntrico, el espectador, o sea, yo, termino aceptando a estos fracasados gracias a la estructura narrativa en flashback y elipsis, que hace su presencia mucho más atractiva. Aunque no puedo evitar sentir cierta pereza cuando la serie pone la mirada, con poco atino, en los personajes femeninos. Nos ha quedado claro que importan muy poco en todo esto, así que, para tratarlos así, mejor ni sacarlos. Una pena porque Michelle Monaghan es una actriz estupenda.

Lo mejor de ‘True Detective’ hasta ahora es que quedan todavía muchos capítulos para que la serie vaya creciendo. Es la serie en emisión que más me apetece ver, por su olor a caso sucio y a descenso a los infiernos y porque nunca sabes por dónde va a salir. Lástima, la verdad, que la serie haya sido ideada y ejecutada para satisfacer al cliente medio de HBO: hombre culto heterosexual de mediana edad. No pasa nada, lo entiendo y aceptando así la serie la disfruto como el que más. Al final, como Jennifer Lawrence, me dejo embriagar por el delicioso olor del perfume, aunque lo que hace que vuelva una y otra vez a él sea lo desagradable, lo podrido.

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s