Snowden o la guerra por la privacidad

“No ha habido en toda la historia de Estados Unidos una filtración más importante que la publicación del material de la NSA por parte de Snowden; y eso incluye los Papeles del Pentágono, de los que fui responsable hace 40 años“. Así describió recientemente el exfuncionario del Departamento de Defensa estadounidense Daniel Ellsberg el papel desempeñado por Edward Snowden, quién reveló que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) posee un programa llamado PRISM con el que accede a los servidores de nueve empresas de Internet, con su consentimiento, para recabar información útil para Inteligencia.

En 1971 Ellsberg justificó su acto (filtrar los llamados ‘papeles del pentágono’ a The New York Times y The Washington Post) porque “los documentos demostraban un comportamiento inconstitucional por una sucesión de presidentes, la violación de sus juramentos y la violación del juramento de sus subordinados”. Esperaba así que su país “saliera de una guerra errada”, la de Vietnam.

En 2012 Snowden envió un mail al periodista del The Guardian Glenn Greenwald porque esperaba que su país saliera de otra guerra, la de la privacidad. La filtración de la información que poseía el excontratista de la NSA fue muy lenta. Debían ser cautos y el encuentro final debería producirse en persona. Tras meses de estar en contacto, Greenwald se dirigió a Hong Kong con otros dos colegas de la profesión para poner, al fin, voz y cara a ese tal ‘Edward Snowden’ que decía tener información que seguro que les interesaba. Les costó creer que algo de eso podía ser cierto, que ese muchacho de piel blanca, delgado y apenas treintañero podría revelarles un escándalo de ese calibre.

Snowden también tenía un propósito, una justificación para su filtración, igual que Ellsberg. “No quiero vivir en un mundo en el que todo lo que digo o hago, con quién me comunico, o cualquier expresión de amor o amistad es registrada”, le dijo a Greenwald en su encuentro en el hotel Mira en Kowloon, Hong Kong, el año pasado.

Una primavera más tarde, el nombre Edward Snowden está en boca de todos y en el punto de mira de muchos, sobretodo de Estados Unidos. Tras su huida de Hong Kong por miedo a ser extraditado, el exanalista de la NSA pasó, durante el verano de 2013, varias semanas atrapado en el aeropuerto ruso de Sheremétievo al estilo ‘La Terminal’, película protagonizada por Tom Hanks. Ahí, empezó el bombardeo de peticiones de asilo a una veintena de países: Austria, Bolivia, Brasil, Venezuela, Alemania, India, Irlanda, España, Italia, China, Cuba, Holanda, Nicaragua, Noruega, Polonia, Francia, Finlandia y Suiza, entre otros, según reveló Wikileaks.

Con una excusa legal o burocrática, la mayoría de esos países rechazaron la petición del joven. Desde luego, aceptarla era meterse en un jardín y molestar a Estados Unidos. Y, seamos sinceros, ¿quién querría llevarse mal con el jefe? Pues, finalmente Rusia, que ya de por sí, nunca ha tenido una relación muy estrecha con Estados Unidos, concedió a Snowden un asilo temporal y el excontratista de la NSA sigue refugiado ahora en algún lugar de Moscú.

Nuevos personajes en una novela de misterio

Desde la filtración de los documentos, en junio de 2013, hasta fecha de hoy, la mayoría de países, especialmente los europeos, no han demostrado mucho interés en el asunto del espionaje masivo y no se han sentido nada atraídos por la acción de Snowden. Sin embargo, hay otro actor en esta novela de misterio con el que Estados Unidos no contaba: el Parlamento Europeo.

La semana después de navidad, el eurodiputado británico Claude Moraes presentó en una sala de la Eurocámara un informe de 52 páginas encargado por la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos Internos del Parlamento. Era el resultado de la investigación que la Comisión había llevado a cabo sobre el escándalo de espionaje masivo destapado por Snowden.

En este se destaca que “la privacidad no es un derecho de lujo sino la base de una sociedad libre y democrática” y se condena la “amplia y sistemática recolección de datos personales de gente inocente”. Más allá del informe, el Parlamento Europeo invitó en enero al exanalista estadounidense a explicar sus motivaciones y cualquier información relacionada con los programas de vigilancia masiva aplicados por la NSA.  Según confirmó su abogado, Wolfgang Kaleck, la semana pasada, ha aceptado la invitación y dará explicaciones mediante un vídeo grabado o por escrito –no por videoconferencia para evitar que se localice su ubicación-.  Y aunque según Kaleck, los eurodiputados no deben esperar recibir nueva información, Snowden está dispuesto a hablar “sobre la autenticidad de los documentos y sobre prácticas institucionales”.

Lo importante aquí es que la Eurocámara es la primera institución pública que muestra tal interés por el tema y que invita a Snowden a pronunciarse. Parece ser que esta vez el Parlamento Europeo ha hecho un gran trabajo, a diferencia de los gobiernos nacionales, y se preocupa por la privacidad de los ciudadanos europeos -a los que supuestamente representa- más que por la reacción que pueda tener Estados Unidos.

A finales de diciembre, un miembro de la Cámara de Representantes estadounidense de visita en Bruselas había advertido a eurodiputados europeos: “No creo que la dignidad de esta Cámara permita proteger a alguien buscado en Estados Unidos por un delito. Ha puesto en peligro la vida de soldados estadounidenses y de otros ciudadanos”. Quizás la dignidad del Parlamento existe y no se parece nada a la dignidad de la que hablaba ese congresista estadounidense, sino a la misma que hizo a Snowden hablar.

***

Todos los días, un punto de vista diferente a la información internacional en Goldman Sachs is not an aftershave y, cada lunes, también en M*.

Imagen de portada: Grabado con técnica de xilografía de Edward Snowden.  (Autor: Felipe Crespo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s