“Juego de tronos” frustrado en Navarra

Se mascaba la tragedia desde que Idoia Nieves Nuin, exdirectora de Hacienda en Navarra,  soltara la bomba el pasado 11 de febrero. Según dijo en el parlamento navarro, la vicepresidenta del gobierno foral y consejera de economía y hacienda, Lourdes Goicoechea, había interferido repetidamente en su trabajo de maneras no precisamente éticas. Goicoechea, que antes de llegar al cargo tenía una asesoría fiscal, habría pedido información sobre si había inspecciones previstas para sus antiguos clientes o incluso habría llegado a sugerir parar algunas de ellas con el argumento de que el afectado se trataba de “un contribuyente muy importante para la comunidad”.

Las declaraciones de Nieves Nuin, que había dimitido de su cargo en enero, parecían la puntilla para el debilitado gobierno de UPN en Navarra. Yolanda Barcina preside desde el pasado junio un gobierno con minoría parlamentaria, después de que el Partido Socialista de Navarra (PSN) rompiera el acuerdo que tenía con UPN. Entre la dificultad para gobernar y los múltiples escándalos que han salpicado a UPN, como el cobro de dietas dobles y triples por asistir a reuniones de Caja Navarra y sus fundaciones, la oposición lo tenía en bandeja para reclamar un adelanto electoral, petición que no tardó en llegar.

La cara visible de todo lo que llegó después fue la del líder del PSN, Roberto Jiménez, que pidió una comisión de investigación inmediatamente después de que Nieves Nuin compareciese en el parlamento. También pedía a Yolanda Barcina que dimitiera y convocara elecciones en ese plazo, para hacerlas coincidir con las elecciones europeas del próximo 25 de mayo.

La dimisión y la convocatoria de elecciones no llegaron, con lo que el PSN decidió apostar más fuerte y anunciar que presentaría una moción de censura contra la presidenta. Como hemos dicho antes, el gobierno de navarra no tiene el apoyo mayoritario del parlamento, con lo que la iniciativa contaba con todas las opciones de prosperar. El único problema, que ha resultado ser más grande de lo que se pensaba, es la composición de ese parlamento.

Composición actual del parlamento navarro.

Composición actual del parlamento navarro.

Como podéis comprobar, el parlamento navarro no tiene mucho que ver con esas mayorías escandalosas a las que estamos acostumbrados en el nacional. Los 23 escaños que suma UPN con sus “amigosperoyanotanto” del PP no son suficientes para parar una votación del resto de la oposición. Pero esta oposición es tan variada y variopinta que cualquiera la pone de acuerdo, y sobre todo, en ella están los siete escaños de Bildu, que ha resultado ser algo así como Voldemort.

Desde que Roberto Jiménez lanzara su propuesta de hacer una moción de censura, que parecía que iba a tener lugar sí o sí, ha sido cuando el tema de Navarra realmente ha empezado a interesar de verdad a nivel nacional. Una iniciativa de este tipo pasa por los votos de Bildu, y en el PSOE nacional han saltado las alarmas por lo que eso podría significar.

Bildu, pese a ser un partido perfectamente legal, que ha rechazado y condenado siempre la violencia, sigue siendo para un importante sector de la población el brazo político de ETA. Y aunque ni siquiera es necesario un acuerdo con la formación para sacar adelante la moción de censura, sino simplemente sus votos a favor, que el PSN votara junto a Bildu iba a ser un arma demasiado apetecible como para que el PP no la utilizara contra el PSOE a nivel nacional, y queda muy poco para las elecciones europeas. Que UPN haya votado con Bildu tanto en  ayuntamientos navarros como en el parlamento regional en varias ocasiones, muchas de ellas este mismo 2014, no parece ser un inconveniente para seguir alimentando las críticas.

Y Ferraz dijo no

Y así, en medio del temor por las consecuencias que podría acarrear una moción de censura como esta, el PSOE nacional ha tirado de estatutos para frenar todo el proceso. Las normas del partido dan al partido nacional la potestad para decidir las alianzas de las diferentes marcas regionales, y en eso se escudaron para anunciar ayer que vetaban al PSN en una demostración de que la nueva era federalista que anunciaron en sus últimos consejos tiene sus límites bien definidos.

El PSN, pese a que hace poco su líder Roberto Jiménez manifestara que “en Navarra el PSOE soy yo”, ha anunciado hace poco que acataba la decisión de Madrid, aunque dejando claro que no están de acuerdo con ella. De momento la decisión se ha recibido con una protesta espontánea en la sede del PSN, y aun no sabremos si los próximos días traerán rebeliones, deserciones y otros “juegos de tronos” a esta historia, pero lo que ha quedado claro es que, una vez más, aquello de los tiempos de cambio queda para los logotipos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s