Joven y bonita: El misterio de Isabelle

A Isabelle, protagonista de Joven y bonita, el mundo le ha vendido el sexo como algo místico, y la pérdida de la virginidad (ahí mismo están las implicaciones religiosas que desprende la palabra) como un momento en el que se pasa a un nuevo estadio de madurez, con el que aparecerán las respuestas a una sexualidad que todavía no comprende. Ella, observadora, inteligente y curiosa, cree que un rollete veraniego con un alemán es la oportunidad perfecta para descubrir cómo es eso que obsesiona tanto a los adultos. Una noche en la playa parece un lugar propicio como cualquier otro, incluso ideal, pero la magia no está por ningún sitio. Isabelle es una persona haciendo una cosa, y desde fuera se ve a ella misma como tal, desprendida de la magia y el misterio mientras consuma un acto que, para colmo, ni siquiera está disfrutando demasiado. El mundo le ha tomado el pelo y ella tendrá que buscar ambas cosas, las respuestas y su sexualidad, a su manera.

Joven y bonita es una continua búsqueda de respuestas. La protagonista, descubriendo el tremendo poder de su sexualidad y explorando sus límites, y el espectador, nosotros, intentando descifrar las intenciones de un personaje de mirada misteriosa y poco dado a expresar sus pensamientos en voz alta. Y lo hacemos siendo plenamente conscientes de nuestra condición de mirones (o de voyeurs, que queda más chic), porque el director se encarga de recordárnoslo cada cierto tiempo a través de las furtivas miradas del resto de personajes. Tú, nosotros, estamos haciendo lo mismo que hace su hermano con los prismáticos en la playa o sus clientes cuando recorren con los ojos cada centímetro de su cuerpo. La vemos frágil y poderosa a la vez, desafiante e insegura, pero la vemos desde la distancia, con la seguridad de no quemarnos.

jeune-et-jolie-binoculars-jumelles

Por si no lo sabíais antes de llegar aquí, tras ese verano Isabelle se hace prostituta. No porque lo necesite o porque tenga vicios caros, sino porque le da la gana. Es un desafío a la moral de la sociedad por el que en ningún momento recibirá un severo castigo ni se arrepentirá de verdad, porque Ozon no quiere jugar a eso. El director no quiere hacernos el trabajo sucio y decirnos lo que está bien y lo que está mal, y por eso no hay rastro de las escenas sórdidas y oscuras a las que la historia podría recurrir sin problema. Somos nosotros los que tenemos que marcar la línea y descubrir cuando decimos basta y censuramos el comportamiento de Isabelle, si es que lo hacemos. Y el descubrimiento más interesante es que el reproche casi nunca llega cuando cabría esperar, sino en momentos mucho más cotidianos en los que la prostitución no juega ningún papel.

Para que una obra tan centrada en su protagonista -a la que apenas perdemos de vista durante un par de escenas en todo el metraje- funcione como es debido, la interpretación de Marine Vacth tenía que ser brillante, y no defrauda. Pero el mérito se divide a medias entre la actriz, de una enigmática mirada que tardaremos mucho en olvidar, y en la cámara, que consigue plasmar a la perfección su magnetismo y el irresistible atractivo que desprende, y no hablo solo de lo físico. Como los programas basura como Gran Hermano y esas cosas, hay algo que nos impide retirar la mirada, que nos mantiene atrapados aun contra nuestra voluntad para tratar de comprender, de descifrar lo que pasa en la cabeza de esta chica de diecisiete años a la que no logramos comprender. Pero a diferencia de los discípulos de Mercedes Milá, con los que la ecuación se resuelve rápido y nos libera para cambiar de canal, con Isabelle la pantalla funde a negro antes de que hayamos sido capaces de resolver su misterio.

Lo que dije de Joven y bonita

Por mi parte, después del empacho americano que me he pegado en las últimas semanas, me voy con mi amigo François Ozon a ver cine francés raruno y guarrete de ese que hace cincuenta años habría hecho a más de uno cruzar la frontera. La historia del despertar sexual de una chica de diecisiete años y el descubrimiento del poder que le da su atractivo tiene todas las papeletas para ser buena, aunque solo sea porque su director es un fenómeno y rara vez hace una película mala o aburrida.

A muchos les parecerá sosa, sin drama, pero mi recomendación es que no les escuchéis. La película tiene mucho más de lo que puede parecer a simple vista, o si no prueba a verla con unos amigos y a discutir a la salida lo que creen que ha pasado. Seguro que la conversación no se acaba en cinco minutos.

Una de las cosas buenas es seguro que no se juzgará a la protagonista por empezar a prostituirse, no va a tratar de eso. Sí que consistirá el viaje en tratar de comprender sus motivos y el porqué de sus acciones.

Aquí me pongo una medalla, aunque tenga poco mérito porque no había que ser un genio para saber que esto iba a ser así. Ozon no escoge nunca el camino más fácil, y tampoco se lo da mascado a su espectador. Y que nos hagan trabajar un poco en el cine está bien para variar.

Con sus dosis de drama, que la historia lo merece, pero sin pasarse, y con un envoltorio elegante desde la música hasta la fotografía. Una película de la que espero salir tan contento como incómodo.

El nivel de drama cambiará dependiendo del espectador, porque Joven y Bonita no te va a pedir lagrimones como si fuera un melodrama a la americana. Por su parte, la música es estupenda, especialmente las canciones que aparecen al final de cada uno de los cuatro actos, que están escogidas con muchísimo sentido, y diría que hasta con mala leche.

¿Qué gafas me llevo?

joven-y-bonita-gráfico-prejuicioso 

Entonces: ¿voy a verla?

Si te gusta el cine diferente pero sin volverse loco, las historias arriesgadas y valoras una puesta en escena de calidad, Joven y bonita no te va a defraudar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s