Canciones para (otra) Guerra Fría

Hay una interpretación común que asegura que la Historia es cíclica, o pendular, según las versiones. La idea de que el hombre no solo es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, sino que tiene cierta habilidad para toparse de bruces con grandes montañas cada par de décadas, se refuerza cada vez que comprobamos cómo aquello que creíamos imposible vuelve a aparecer ante nuestras narices con ropajes nuevos pero las mismas intenciones.

Las tiendas de segunda mano, la extrema derecha europea, los pantalones de pitillo, los casettes -antes para escuchar música, ahora como colgante aparatoso de algún moderno/a-, las gafas de pasta… Todo vuelve. Así que mejor estar preparados para lo que vaya a llegar, no nos pille desprevenidos.

El último déjà vu planetario se ha producido en una lejana región de la Europa del Este olvidada pero muy significativa históricamente: la península de Crimea. Enclavada entre el Mar de Azov y el Mar Negro, importante base naval y con unas características históricas muy particulares, esta República Independiente integrada desde 1954 en Ucrania -Sebastopol, por cierto, es otra república distinta, dirigida directamente por el gobierno ucranio, al menos hasta ahora- se ha convertido en foco principal de las tensiones internacionales al ser anexionada de facto por Rusia después de un controvertido proceso que ha tenido como desencadenante el cambio de gobierno en Ucrania. Tras una invasión de fuerzas supuestamente voluntarias -y probablemente rusas-, un referéndum exprés y una ceremonia pomposa, Crimea ya es Rusia, según Putin.

Los particulares sucesos en esta península, dominada durante siglos por tártaros musulmanes, turcos, rusos; sede de la primera guerra retratada por corresponsales de prensa internacionales –la Guerra de Crimea de 1854-56, en la que se enfrentaron a Rusia un conjunto de británicos, franceses, turcos y piamonteses- han reavivado una retórica de bloques que bien nos recuerda a lo que conocimos como Guerra Fría.

Aunque queda mucha distancia para comparar una cosa con la otra, desde la configuración de bloques -y la intriga sobre el papel de China en todo esto-, pasando por la -gracias a Dios- ausencia de amenaza nuclear, o por la falta de dos modelos económicos antagónicos; esta nueva versión de la vintage Guerra Fría tiene también sus propios elementos. La clave de las fuentes y el abastecimiento de energía, con Europa como principal víctima, es uno de ellos.

Motivos de precaución musical

Ya que la tendencia a repetir, o revisitar, la historia pasada es algo comprobado en la trayectoria del ser humano, dediquemos este Diez Temas 10 a recuperar algunas canciones de eso que se llamó la Guerra Fría. No vaya a ser que dentro de unos años tengamos que escuchar muchas otras de nuevo cuño, y tengamos que refugiarnos en las antiguas, que ya se sabe que la copia siempre tiene complicado mejorar al original.

La Guerra Fría es un periodo prolongado que tuvo muchas fases, lo cual llevó a suscitar reacciones musicales de todo tipo y pelaje. De entre las muchas que se pueden recordar, hemos traído algunas que nos parecen significativas, sorprendentes o motivadas por, como diría el Crítico Prejuicioso “la infundada opinión del crítico”, que también tiene que servir para algo.

Comenzamos con uno de los leitmotiv de la Guerra Fría, en lo musical y en lo social: el temor a a la catástrofe nuclear. En los cincuenta la bomba nuclear dejó paso a la de Hidrógeno –que no es otra cosa que un tipo de bomba nuclear, a fin de cuentas-, la llamada ‘Bomba H’. A ella queda dedicada este Rock, H-Bomb, Rock que tira de aquello para hacer un rock n’ roll  de manual. Al posible holocausto nuclear también parece que se acerca Bob Dylan con A Hard Rain´s Gonna Fall, publicada el año posterior a la Crisis de los Misiles del año 1963 entre Estados Unidos y la URSS por Cuba. Dylan describe un escenario terrorífico, pero el poeta de Minnesota no aclaró que se refiriera específicamente a una catástrofe nuclear. “It’s not atomic rain. It’s just a hard rain” (“No es una lluvia atómica. Es solo una lluvia fuerte”), dijo cuando le preguntaron por ello.

La incomprensión entre bloques también es un aspecto bastante reflejado en las canciones, como este Russians compuesto por Sting en los últimos coletazos de la Guerra Fría (1985). La primera estrofa, y sobre todo el verso final, es una prueba de cómo el músico británico trata de estrechar distancias entre bloques. El mismo Sting dijo que compuso la canción tras haber pirateado la televisión rusa y haber encontrado los programas infantiles soviéticos, en los que descubrió “el cuidado y la atención con la que cuidaban a los niños”.

In Europe and America, there’s a growing feeling of hysteria
Conditioned to respond to all the threatsIn the rhetorical speeches of the Soviets
Mr. Krushchev said we will bury you
I don’t subscribe to this point of view
It would be such an ignorant thing to do
If the Russians love their children too

El enfrentamiento militar retratado por The Clash en Ivan Meets G.I. Joe con una confrontación entre el típico soldado soviético y el norteamericano está incluido en un disco que no deja lugar a dudas en su título Sandinista!, en referencia a la revolución socialista nicaragüense que derrotó al dictador pro estadounidense Anastasio Somoza en 1979. Al mismo conflicto se refiere Bullet the Blue Sky de U2, una crítica de la política de EEUU en su “patio trasero” latinoamericano.

Tensión militar a base de riffs

La tensión militar desde un punto de vista más heavy la tenemos en estas dos muestras de Def Leppard y Iron Maiden. Gods of War llegó a interpretarse con fragmentos de voces del expresidente norteamericano Ronald Reagan y de la británica Margaret Thatcher. 2 Minutes for Midnight es una alegoría al riesgo de catástrofe nuclear, tomando como referencia el “Reloj del Apocalipsis”, que mide el riesgo de catástrofe nuclear en los minutos faltantes para la medianoche. En 1953, con las pruebas de la Bomba H se quedó en las 23.58 horas, a dos minutos de la medianoche. En 1962, con la crisis de los misiles, marcaría las 23.59 horas. En 2012, seguíamos en las 23.55. Si queréis comprobarlo, entrad en la web del Bulletin of Atomic Scientist, y podréis ver la evolución del reloj hasta hoy. Tan inquietante como interesante.

Terminamos la lista con un must y dos excentricidades. La canción que no puede faltar nunca en este tipo de recopilaciones es el Another Brick in The Wall de Pink Floyd. Sus resonancias con la caída del muro de Berlín son incuestionables, y sería una tontería no incluirla.

Dejamos para el final una contribución hispánica a la tensión de la Guerra Fría, que en nuestro país tuvo su repercusión nacional en el referéndum de consulta sobre la entrada en la OTAN. En una canción de La Mandrágora, en esta versión interpretada por el genial Javier Krahe, el cantautor madrileño retrata la insostenible postura de un PSOE que recién gobernaba y enfrentaba un referéndum para mantener una vinculación que antes siempre había rechazado.

Como colofón, una sospecha dudosa, que es algo muy de la Guerra Fría. Se ha escrito muchísimo sobre Every Breath You Take de The Police. Que si canción de amor o canción de rechazo, que si se trata de un acosador. Pero es mucho más divertida la versión que atribuye ese “I’ll be watching you” al movimiento de espías entre soviéticos y norteamericanos. También hay quien encuentra referencias a la industria armamentística, y quien dice que Sting confirmó esto en una entrevista, aunque no hay ningún texto que lo confirme.

Faltarían otras muchas canciones –por ejemplo, We didn´t start the fire, de Billy Joel– que siempre podremos retomar a la luz de los acontecimientos que vengan. Si viene otra Guerra Fría, al menos estaremos bien pertrechados de canciones. 

***

Foto de portada: Resto del muro de Berlín (Foto: Tinou Bao)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s