Amor macabro (espoilers a saco de Pretty Little Liars)

Nunca me cansaré de recomendar ‘Pretty Little Liars‘, la serie más absurdamente gratificante de cuantas hay ahora mismo en emisión. La semana pasada terminó la cuarta temporada y lo hizo por todo lo alto, cerrando un arco de episodios final que han sido, probablemente, los mejores de toda la serie.

Hay dos cosas muy importantes que hay que comentar sobre ‘Pretty Little Liars’. En primer lugar, tengo que defender siempre los arriesgados experimentos formales con los que se atreven. Sí, las tramas románticas y los personajes no pueden ser más básicos, pero en un género de serie (el teen) que suele tirar más hacia lo conservador y a la repetición sistemática de fórmulas de éxito, en ‘Pretty Little Liars’ siempre da la sensación de que hay detrás gente con mucha imaginación y ganas de pasárselo bien. Y tras el, como siempre, fantástico capítulo de Halloween, en esta tanda de episodios hemos tenido el regalo de un capítulo especial hecho sólo para agradar a aquellos espectadores que buscamos un poco más en ‘Pretty Little Liars’, además de las aventuras románticas de las cuatro protagonistas.

tumblr_n0c2nok1wf1qmntzbo1_500

Uno de esos capítulos especiales maravillosos (como el musical de ‘Buffy Cazavampiros’, el stop-motion sobre el misterio de la Navidad de ‘Community’ o el de animación de Fringe) en los que las series que cuentan con un gran número de seguidores ( y un gran número de capítulos) se permiten el lujo de darse un festín prácticamente ajeno al resto de la serie. En este caso, ‘Pretty Little Liars’ ha hecho un homenaje espectacular a uno de los dos géneros de los que más y mejor bebe: el género negro. A pesar de las idas y venidas adolescentes y de los líos amorosos de manual de serie teenager, ‘Pretty Little Liars’ comenzó con un misterio muy macabro y jamás se le podrá reprochar que no sólo se ha mantenido fiel a continuar esa trama, sino que ha ido ampliando el registro y elevando la cuota de lo macabro hasta alcanzar momentos realmente espeluznantes (lo digo en serio). En este capítulo 19, titulado ‘Shadow Play’, Spencer (sin duda el mejor personaje de las cuatro y también la mejor actriz), adicta a unas pastillas para mantenerse despierta, sufre una larga alucinación en la que el universo de la serie se convierte en una película de cine negro americano clásico.

Cada vez que Spencer se vuelve loca, la serie sube un escalón de nivel. En la anterior temporada, llega a obsesionarse tanto con la desaparición de su novio que, en un giro salvaje de guión, acaba ingresada en un psiquiátrico y, atención, ¡convirtiéndose en ‘A’! Y ojocuidao con este episodio especial que, además de ser un auténtico disfrute para los fans de la serie -pues todos los personajes, al igual que los parias del cine negro, juegan al despiste y y la seducción-, también está repleto de referentes. De muy buenos referentes. Desde Laura de Otto Preminger hasta Vértigo de Alfred Hitchcock. Aunque en realidad, ¿no es la serie ya de por sí todo un homenaje al cine de misterio americano? ¿Se me vuelve a ir la pinza?

 7d08e680-9339-0131-583a-7e42846694f7

Y lo segundo de lo que hay que hablar es, por supuesto, del final de esta cuarta temporada, en la que los fans de la serie por fin pudimos ver qué ocurrió en las horas inmediatamente anteriores a la desaparición de Alison. Una especie de Fuego camina conmigo de David Lynch, pero sin enanos. Para ser honestos, en ‘Pretty Little Liars’ nunca podemos fiarnos de los finales. Ni de los finales de los capítulos ni, mucho menos, de los finales de las temporadas. La temporada anterior terminó con un cliffhanger fantástico en el que las cuatro chicas abrían un maletero y gritaban de horror. Corte a negro. Cuatro meses después. Dentro del maletero había un cerdo muerto. Y ya está. Con un par.

Sin embargo, sí es cierto que, en esta temporada y especialmente en este último tramo de episodios, se ha desvelado algo bastante importante (después de marear la perdiz, se confirma que Alison está viva) y el juego de la serie cambia de manera muy interesante con la incorporación de la abeja reina al grupo. Ahora se abren nuevas líneas de misterio: ¿Por qué sigue huyendo Alison? ¿Por qué su madre da tanto miedo cada vez que se asoma por la ventana? ¿Habrá algún capítulo en el que no gritemos de emoción al ver los outfits extremos de Aria? Lo bueno de ‘Pretty Little Liars’ es que nunca se hace esperar, que es como si siempre estuviera con nosotros. Acaba de terminar la cuarta temporada y ya están anunciando que la quinta comienza ya, en junio, a punto para verla con un polo y un ventilador.

pll_4b_best_of_tooth_note

 

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s