Jordan y la carrera espacial

Julián Carpintero | Falso 9

El 21 de julio de 1969 Estados Unidos asestaba a la URSS un golpe que la dejaría aturdida en los años más salvajes de esa amenaza latente a la que durante décadas estuvo sometida el planeta y a la que la Historia ha bautizado como Guerra Fría. Entre ‘teléfonos rojos’, ‘telones de acero’, ‘primaveras de Praga’, ‘crisis de misiles’ y demás conceptos de tramoya indispensables para entender el conflicto hay que incluir el de ‘carrera espacial’, una pomposa competición consistente en comprobar cuál de los dos bloques ondeaba antes su bandera por lo infinito del universo. 19 años después de que Neil Armstrong fuera filmado brincando por la superficie de la Luna, otro norteamericano desafiaba a la gravedad saltando más lejos de lo que nadie lo había hecho hasta entonces.

Miguel Ángel en el Chicago Stadium

No han pasado ni dos meses desde que la ciudad de Nueva Orleans acogiera el All-Star de la NBA y, sin embargo, parece que hubieran transcurrido dos décadas, ya que los ecos del mismo se apagaron apenas unas horas después de que el pabellón de los Pelicans echara el candado por fuera. Con la excepción de la irreverente actuación de Kyrie Irving –MVP incluido– en el partido de las estrellas, nadie, salvo los protagonistas, recordará que la pareja formada por Damian Lillard y Trey Burke ganó el concurso de habilidades; que el italiano Marco Belinelli transformó su brazo en una ametralladora para reinar desde la línea de 7’24; o que Chris Bosh fue capaz de anotar desde el centro del campo en esa prueba carente de ritmo a la que llaman ‘Shooting Stars’. Y, como no podía ser de otro modo, pocos serán los que se acuerden de un concurso de mates que tuvo como ganador al base de los Washington Wizards John Wall, el cual los expertos han catalogado como uno de los peores de todos los tiempos por su déficit de imaginación, originalidad y carisma. No en vano, igual que un pintor es consciente de que Miguel Ángel ya inmortalizó la Creación y nada de lo que se haga después estará a su altura, los participantes del mal llamado ‘Slam Dunk’ saben que este arte llegó a su cénit un fin de semana cualquiera del febrero de 1988.

Era ésta la V edición de una exhibición visual que se había incluido como un espectáculo añadido al tradicional partido de las estrellas y que aquel año tenía como sede el Chicago Stadium. O lo que es lo mismo, la casa un Michael Jordan que, con 25 años, se encontraba en el mejor momento físico de su carrera, por lo que no estaba dispuesto a entregar ante su público la corona que había conquistado un año antes en Seattle. No obstante, el apoyo de la grada no iba a ser suficiente para que ‘Su Aireza Real’ levantara el título prácticamente sin tener que atarse las zapatillas, pues ante él se encontraban Spud Webb, el pequeño base de los Atlanta Hawks –170 centímetros–, quien ya había ganado el concurso en 1986 gracias a su inusitada capacidad para el salto; y Dominique Wilkins, alero también de la franquicia de Georgia, una bestia de ascendencia francesa y más de dos metros de altura capaz de elevar el codo por encima del aro, rasgos que le llevaron a triunfar un año antes que el propio Webb.

Junto a esta terna de teóricos favoritos comparecieron Greg Anderson, de los Spurs de San Antonio; Jerome Kersey, representando a los Trail Brazers; Otis Smith, el ‘18’ de los Golden State Warriors; y Clyde Drexler, emblema de Portland y miembro del ‘Dream Team’ en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Para sorpresa de propios y extraños, el carismático Webb fue eliminado en la primera ronda –y con la puntuación más baja– junto a Anderson y Kersey, después de fallar sus dos intentos, mientras que los dos grandes favoritos, Jordan y Wilkins, lograron los registros más altos por parte del jurado. Ya en las semifinales ambos empezaron a mostrar retazos de lo que su inmenso arsenal de escorzos escondía para dejar en la cuneta a Smith y Drexler, que en ningún momento se vieron con opciones reales de poner en peligro la final que todo Estados Unidos ansiaba presenciar.

Wilkins y Jordan. Jordan y Wilkins. Aquellos dos resortes de carne y hueso iban a reeditar su duelo de 1985, esa en la que ‘The Human Highlight Film’ –como era apodado el baloncestista parisino– alzó el título de campeón ante la mirada condescendiente de un joven MJ. Empatados a 50 tras el primer intento de ambos, la ejecución del segundo mate de Jordan fue valorada tres puntos por debajo que el de Wilkins, que había vuelto a hacer la máxima puntuación, por lo que la balanza parecía empezar a decantarse en favor de éste último. Pese a todo, los 45 puntos que los jueces otorgaron a Wilkins en su último mate dieron alas al ‘23’ de los Bulls, que en ese momento se dispuso a cambiar la historia de la NBA. Confiado, y con su lengua más juguetona de lo habitual, Jordan comenzó a correr desde el campo contrario hasta la línea del tiro libre, desde donde saltó para acabar hundiendo, a una mano, la pelota entre la red de la canasta ante la exclamación general del público, que no sabía si lo que había presenciado era real o una alucinación creada por su cerebro. Jordan había salido vencedor de aquella lucha de egos y dejaba una instantánea que a día de hoy sigue siendo leyenda del deporte mundial.

4950349054_edd6ebe2f3_z

Sobre aquel cráter lunar en el que había clavado la bandera de Estados Unidos, Armstrong pronunció una de las frases más célebres del siglo XX: “Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la Humanidad”, una cita fácilmente extrapolable a aquel salto de Jordan en 1988, cuya grandeza reside en que para él fue un juego lo que para el resto del planeta supuso un desafío a la propia naturaleza. Wall podrá presumir de haber ganado el mismo premio que él, pero la Luna siempre será de Jordan.

***

Foto de portada: Michael Jordan “vuela” para hacer un mate (Wikipedia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s