Burgos a través de las gafas

La imagen de la jornada futbolística la dejaba este pasado fin de semana Germán Burgos, segundo entrenador del Atlético de Madrid, que observó el partido que disputó su equipo contra el Getafe a través de las gafas Google Glass. “El Mono” reconoce que el aparato es de gran utilidad, incluso pese a que sólo le ofrecía estadísticas en tiempo real.

Llega esta instantánea en el momento adecuado, ya que el invento de Google ha salido a la venta esta semana pero sólo para un reducido grupo de personas, que han tenido que pagar 1.500 dólares -más impuestos- por entrar en el programa de prueba del producto.

Llevamos varios meses viendo a periodistas, famosos y hasta a Rajoy con ellas, como si fuera un cyborg del poder Ejecutivo. Pero, ¿para qué sirven las Google Glass, además de para ser otro “glasshole” y ponerte la foto que te hagan con ellas en el perfil de Twitter?

Como sucede con casi todas las innovaciones, lo bueno está todavía por venir, aunque tener información crítica de un paciente sin apartar la mirada de la mesa de operaciones esté bastante bien. En este sentido, lo mejor que pueden aportar estas gafas es la integración de la realidad aumentada, algo a lo que todavía le falta desarrollo en el resto de dispositivos.

Hasta ahora, habíamos visto algún juego que coqueteaba con espacios reales y sus proyecciones virtuales y alguna campaña de publicidad en la que el mundo virtual se introducía verdaderamente en la realidad. Pero eso no sería nada comparado con una pequeña pantalla que proyectara en la retina del cirujano la línea que ha de seguir para cortar en el abdomen del paciente y los elementos que ha de buscar o evitar en una apendicectomía.

Desde tiempos remotos, el ser humano se ha dedicado a imaginar escenarios irreales y a representarlos para que el resto de sus congéneres pudiera acudir a los mismos lugares. Realidad y simulación han sido “trending topic” desde Platón y su mito de la caverna.

Por ello, la realidad aumentada es un paso más que intenta acercar a dos individuos que quieren compartir una idea que no existe en el mundo. Por ello, también, Facebook ha decidido pagar 2.000 millones de dólares por la empresa responsable de Oculus Rift, una especie de casco o visor capaz de proyectar imágenes en tres dimensiones.

Oculus Rift y Google Glass comparten una característica: te roban parte o toda la visión de la realidad. Pero te aportan mucho más; el mundo siempre va a estar allí, pero enriquecer tu interacción con él es una ventaja innegable.

Para completar un proyecto de realidad aumentada sólo hacen falta unos cuantos ingenieros. Algunos de ellos ya se han puesto manos a la obra en diversos proyectos, como estos de Kickstarter. Otros trabajan para grandes compañías, que de alguna manera intuyen que el futuro caminará por este sendero.

Puede que llegue un momento en el que le demos las gracias a la tienda que dispone de un probador virtual -eso sí, un poco más refinado que este-, con el que no tendremos que salir de casa para comprar si disponemos de una Xbox con Kinect. Aunque, de momento, nos tendremos que conformar con que el Atleti gane más partidos con las gafas de Germán “Mono” Burgos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s