Ensalada de siglas (Primera parte)

Queda apenas un mes para las elecciones al Parlamento Europeo y ya se nota en el ambiente. Los proyectos más polémicos del gobierno desaparecen de la agenda por arte de magia y los diputados se tomarán unas merecidas semivacaciones. Los grandes partidos ya están engrasando la maquinaria para bombardearnos durante un mes, pero lo más interesante sin duda está pasando al margen. Debido al cabreo general, son muchos los movimientos y partidos que han decidido pasar a la acción y probarse en estas Elecciones Europeas. Vamos a intentar saber un poco más de ellos, ponerlos en el mapa para quien no los conozca y con un poco de suerte estar un poco más informados de cara a la campaña y, sobre todo, para depositar el voto el día 25.

Una pequeña aclaración

Las elecciones europeas son de circunscripción única y sin umbral mínimo, así que la malvada Ley electoral de la que se quejan amargamente los partidos minoritarios no entra en juego aquí. La parte buena es que da lo mismo si votas algo que no es muy popular en tu provincia porque todo va al total nacional, pero tiene el inconveniente de que solo elegimos 54 europarlamentarios, con lo que conseguir un escaño será bastante más caro que en unas elecciones generales. Para hacernos una idea, en las últimas elecciones europeas (2009) la participación fue del 44.9% y para conseguir un escaño fueron necesarios cerca de 300.000 votos. Ahora elegimos cuatro diputados más que entonces y no podemos predecir la participación, pero esos 300.000 votos pueden servirnos como aproximación del mínimo al que tendrán que llegar para hacerse un hueco en el Parlamento Europeo.

El contexto general

Antes de hablar de los nuevos y pequeños, vamos a hacer un pequeño recorrido por los que son más mayorcitos, ya que no nos vamos a detener con ellos. En las europeas de 2009, un total de seis partidos consiguió representación en el Parlamento Europeo. El PP (23), el PSOE (21), Izquierda Unida (2), UPYD (1) y las coaliciones nacionalistas de centroderecha (2) y centroizquierda (1) fueron los afortunados. En estas elecciones, lo más probable es que todos ellos repitan, aunque con resultados muy distintos. La gran diferencia respecto a 2009 es que ERC ha decidido desligarse de la coalición de 2009 y presentarse por separado, y que Los Pueblos deciden (nuevo nombre de la marca) han incorporado a Bildu a sus listas.  Así, de estas seis listas con representación pasaremos a un mínimo de siete, porque no dudo que ambas fuerzas conseguirán representación por separado. La gran duda, y a lo que en parte nos dedicaremos, es saber cuántos más conseguirán entrar, y si igualaremos o superaremos el récord de 11 partidos distintos de las elecciones de 1989. Conozcamos a los candidatos a conseguirlo.

Amenazando los dominios del PP

Es casi un lugar común de nuestra política, más aun en las conversaciones de izquierdas aquello de que el PP tiene un espectro de votantes enorme para el solo. Desde el centro a la extrema derecha no ha aparecido nadie con fuerza para toserles y hacerles perder escaños, pero esta historia puede haber acabado.

Vox

Una escisión dentro del PP es la candidata a hacer más daño a los populares. Alejo Vidal-Quadras (cabeza de lista), José Abascal y José Antonio Ortega Lara son las caras más conocidas de este proyecto que dice representar la ideología perdida del PP. Lo que más llamó la atención en su momento fue la diferencia de criterio con la gestión del gobierno sobre el fin de ETA, pero también son muy críticos con la escasa democracia interna del PP (han celebrado primarias) y con la política económica. Aquí podéis ver un apasionante vídeo en el que Alejo Vidal-Quadras nos explica todos nuestros problemas con la ayuda de un elefante.

Programa

Si lo tienen, no he sido capaz de encontrarlo. De momento nos tenemos que conformar con el manifiesto fundacional.

¿Qué posibilidades tienen?

El diario La Razón les ha dado un escaño en sus dos últimas encuestas y el resto de medios que les han tenido en cuenta en sus predicciones no les han dejado muy lejos de conseguirlo. Dependerá mucho del caso que les hagan los medios de derechas, sobre todo los más críticos con el gobierno como Libertad Digital o La Gaceta (de momento bastante).  Mi apuesta es que llegarán al escaño.

Impulso social y algunas candidaturas lunáticas

En realidad Vox parece el único desafío serio en el ala derecha del PP. El resto de candidatos que aparecen en esto espectro son demasiado pequeños o pirados como para tomarlos muy en serio. Al calor de las manifestaciones por la familia (esto es, contra el aborto) aparece Impulso Social con un ideario que recuerda al ala más siniestra del Partido Republicano en Estados Unidos. Por otro lado, nuestros clásicos nostálgicos de tiempos caudillescos hacen acto de presencia con Falange Española de las Jons, Democracia Nacional y la agrupación La España en marcha. Como digo, ninguna de estas formaciones tiene posibilidades reales, pero sí será interesante comparar su resultado con el de comicios anteriores para comprobar si hay algo moviéndose en la extrema derecha de nuestro país.

A la caza de los moderados

El bipartidismo es un coladero de votos que se pierden sobre todo por la parte central. UPyD no iba a ser la única aspirante a quedarse con ellos.

Ciudadanos

Aunque a ellos no les gustan las comparaciones, es innegable que Ciudadanos juegan a lo mismo que UPYD. Tras consolidar su proyecto en Cataluña, donde ahora mismo son la opción no nacionalista más en forma, el partido de Albert Rivera se atreve con su primera aventura a nivel nacional. Más allá del rechazo al nacionalismo, que es su bandera más conocida, se mueven en una línea de pensamiento que coquetea con el centro-derecha y el centro-izquierda, sin olvidar en ningún momento intentar parecerse lo menos posible a nuestros partidos tradicionales. Su spot para las elecciones tira de mensajes de unidad y consenso.

Programa

Un programa corto (apenas 14 páginas) pero concreto y sencillo de leer, lleno de medidas concretas separadas por secciones.

¿Qué posibilidades tienen?

Sería raro que no consiguieran representación. Su posición en Cataluña es ya importante, con 275.000 votos en las últimas elecciones autonómicas. Además, todas las encuestas les auguran una importante subida, pudiendo llegar a convertirse en la tercera fuerza política en las elecciones autonómicas. Además de su fuerza electoral en Cataluña, el partido de Albert Rivera ha sido siempre visto con muy buenos ojos en muchos sectores del resto del país, donde sospecho que conseguirá unos dignos resultados. Todas las encuestas que les han tenido en cuenta les han dado algún diputado. Lo conseguirán seguro.

Otros partidos de “centro”

El centro aparece un poco despoblado en estas elecciones en comparación con la derecha y la izquierda, seguramente porque las crisis económicas e institucionales no son el momento más oportuno para proponer posiciones moderadas. Aun así, sí que encontramos un par de opciones más que se pueden enmarcar en este lugar del espectro ideológico. El primero, Ciudadanos Libres Unidos (Cilus), parte de unas premisas similares a las de Ciudadanos, pero con un programa electoral de lo más marciano entre el liberalismo, lo conservador y la defensa de los desahuciados (miradlo, es una cosa muy rara). Más claros son el Partido de la Libertad Individual, que son unos liberales de los de verdad, que defienden tanto la libertad individual (sexo, drogas, aborto, eutanasia…) como un modelo económico sin intervención del estado.

Regionalistas de todos los colores

Además de las grandes coaliciones que sí que obtuvieron representación en las pasadas elecciones europeas, son muchas las agrupaciones de carácter regional o nacionalistas que se presentan a las elecciones europeas. La circunscripción única hará difícil que consigan representación, incluso para las más grandes, ya que su fuerza electoral se concentra en una sola región.

De las ocho listas de este tipo que se presentan, las más conocidas son el Partido Andalucista y Foro de Ciudadanos (el partido de Cascos, para entendernos). Si miramos sus resultados en las últimas elecciones, tanto autonómicas como generales, en seguida nos damos cuenta de que es casi imposible que lleguen a los 300.000 votos que virtualmente hemos marcado como barrera de entrada. De todas formas, tampoco he encontrado el programa para las europeas de ninguno de los dos, así que no creo que estas elecciones les quiten el sueño.

Más desconocidos, al menos desde mi ignorancia de chico de la capital, son el resto de partidos que pertenecen a esta categoría. Extremadura se lleva la palma con dos candidaturas (Extremadura Unida y Extremeños por Europa), pero también Galicia (Partido da Terra), Canarias (Movimiento por la unidad del Pueblo Canario)o Castilla y León (PREPAL). Cierra la lista el Proyecto Europa, formado por fuerzas regionalistas de Aragón, Valencia y Andalucía.

En la segunda parte hablaremos de izquierdas tradicionales y menos tradicionales, de los partidos inspirados por el 15M y sobre otras alternativas más difíciles de clasificar. Atentos a sus pantallas.  

 

Anuncios

5 Respuestas a “Ensalada de siglas (Primera parte)

  1. ¡Qué bonito, barriendo para Vox! No somos idiotas y muchos tenemos muy claro a quien votar aunque ustedes los insulten en beneficio de Vox. IMPULSO SOCIAL es más coherente, más limpio y atractivo que Vox aunque a ustedes les pese.

  2. ¿Barriendo para Vox? Puede que Impulso Social no sea una de mis candidaturas favoritas, pero te aseguro que Vox tampoco.

  3. Nuestro programa electoral general no es el programa de las europeas, a parte de no estar terminado, ya que sólo se han publicado los temas más o menos cerrados. Que preocuparse por los desahuciados sea marciano es no querer ocuparse de este tema con seriedad. Nuestro partido no se puede clasificar según las ideologías clásicas, pues los intereses de los ciudadanos y el sentido común curiosamente hacen enfocar muchos problemas desde otra perspectiva.

  4. Obviamente no es al tema de los desahuciados al que me refiero con lo de marciano, que por cierto, si lo digo es precisamente por lo que tú dices, porque no soy capaz de meterlo en los patrones ideológicos clásicos. Me parece raro, por ejemplo, que una propuesta tan liberal como la legalización de las drogas comparta cartel con una postura tan conservadora en lo relativo al aborto.

    Creo que me he explicado. En cualquier caso, si la palabra “marciano” te molesta, puedes cambiarla mentalmente por peculiar, que seguramente te parezca más neutral. Para la idea que quiero transmitir a los lectores ambas me valen igual.

  5. No has entendido nada entonces. El aborto no es un tema de nuestro programa electoral para las europeas, tampoco el tema de la marihuana. Si la defensa de la legalización de la marihuana tiene que ir necesariamente unida al aborto libre no es muy plausible. Querer limitar el aborto a supuestos y plazos, porque en caso contrario se atenta contra la vida y los teóricos derechos de no nacido, no tiene por qué ser una idea conservadora, sino m´s bien es de sentido común. Ambos temas no son europeos. Si quieres calificar la sensatez como marciana, tu mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s