Elecciones europeas: el partido no solo se juega en casa

Amigas y amigos, ya casi estamos. Está siendo duro, pero en muy pocos días ya habremos votado y pasaremos a otra cosa. Y menos mal, porque la campaña está siendo soporífera. Lo más “interesante” que ha pasado entre los dos grandes ha sido primero la lucha del PSOE por demostrar que no es lo mismo que el PP (que tengan que andar diciéndolo y demostrándolo ya es sintomático) y la gañanada de Cañete tras el debate del otro día. Vaya plan amigos. Menos mal que existen Twitter y los partidos pequeños para darle algo de vidilla al tema, porque si solo tuviéramos la tele y los periódicos la mitad estaríamos autolesionándonos con el mando a distancia.

Pero bueno, hagamos un penúltimo esfuerzo. Ya hemos hablado esta semana sobre ¿de qué va esto de Europa?” y hemos conocido a “los verdaderos candidatos”, pero lo que realmente votamos es la composición de un pedazo de parlamento con representantes de 28 estados distintos. Los 54 diputados que España elegirá nos convierte en el quinto país con más representantes, pero en términos absolutos solo se trata de un 7% del total de señoras y señores que se sentarán en el Parlamento Europeo. Así las cosas, aunque nosotros pongamos nuestro granito de arena, estamos en manos de otros muchos países para ver cómo será el nuevo parlamento y, por extensión, como será la Unión Europea (al menos la única parte que nos dejan votar) durante los próximos cinco años. Con este panorama, quizá deberíamos enterarnos un poco de cómo lo llevan nuestros vecinos.

seats_parliament_01

Eso que veis es la composición del Parlamento Europeo hasta ahora, con clara mayoría del Partido Popular Europeo. A continuación podéis ver lo que Poll Watch 2014 predice para estas elecciones haciendo una media de las encuestas que se han publicado en los diferentes países. Veréis que el panorama cambia bastante.

porraTomad estos datos con precaución. Tened en cuenta que son muchos países y que con unos pocos fallos en las predicciones podríamos tener un mapa bastante diferente (por ejemplo yo creo que en España ninguna encuesta va a acertar). Lo que sí podemos adelantar es que  la victoria va a estar mucho más reñida que la última vez y que en Europa el bipartidismo también vive un momento de retroceso. Es más, si nuestras encuestas no patinan estrepitosamente, podemos “presumir” de ser uno de los países con resultados más tradicionales. Hay un terremoto en Europa y son precisamente los países más grandes donde se localiza el epicentro.

Farage al ataque

Resulta que en la campaña europea sí se está hablando de Europa, por lo menos un poco más que en España. Unos de los que más lo están haciendo son los menos sospechosos de europeístas, los británicos. La trampa es que ahí no se está hablando de las reformas que necesitamos como unión ni nada por el estilo, sino de si a los británicos les merece la pena seguir en este engendro continental que parece tener tan poco que ver con ellos.

Seguro que conocéis al rey de la campaña británica. Sus vídeos en Youtube diciendo cosas feas a la cara de los diputados europeos han estado por todas partes y hay que reconocer que el hombre tiene gracia. El problema es que él no nos quiere a nosotros. El UKIP, que así se llama su partido, defiende un referéndum en Reino Unido para votar la permanencia en la Unión Europea cuanto antes. Los conservadores británicos, que tampoco son lo más europeísta del mundo, ya anunciaron uno para 2016, pero en el UKIP no quieren esperar. Y ojo, es muy probable que ganen las elecciones europeas en su país.

Dejar la Unión europea, cerrar las fronteras a los inmigrantes, dejar de apostar por esa mierda de las energías renovables o dar prioridad en las viviendas sociales a los hijos y nietos de ingleses (sí, hijos y nietos) son algunas de las lindezas de su manifiesto para las europeas. En su campaña han dicho cosas como que les daría un poquito de miedo vivir al lado de un rumano, pero podéis tranquilizar a vuestros amigos que viven en Londres porque cuando lanzaron en Twitter el hastag #whyImVotingUKIP el resultado fue uno de los hilos más cómicos que puedes leer ahora mismo si sabes inglés.

Francia mete miedo

Sabemos que los ingleses son un poco pasotas con esto de Europa, y por eso no nos debería extrañar tanto que pueda salir cualquier cosa, pero lo de Francia da un poco más de miedo. Según las encuestas el Frente Nacional, el partido de extrema derecha de Marine Le Pen, parte con ventaja para hacerse con la victoria este domingo. Su padre, líder histórico del partido, dijo ayer en un mitin que eso de la inmigración lo arreglaba él en tres meses con una plaga de Ébola. Es cierto que el discurso del partido no suele llegar a esos niveles de diarrea cerebral, pero imaginaos el panorama.

Pero la cosa no acaba aquí. El partido del presidente Hollande, el (ejem) Partido Socialista, aparece tercero en las encuestas y ve como le adelanta la UMP (lo que equivaldría a nuestro PP), que es el único que puede disputarle la victoria a Le Pen. Su antiguo líder y expresidente Sarkozy ha escrito un artículo recientemente en el que apuesta por un nuevo acuerdo Schengen, porque eso de que los ciudadanos de la UE nos movamos de un país a otro libremente es un cachondeo. Traducción: están disputando el voto a la extrema derecha con la versión más moderada de sus ideas, lo que significa que aunque el FN no gane el domingo ya ha ganado a la hora de imponer la agenda y el discurso.

De momento tenemos al segundo y al tercer país con más escaños con una previsible victoria de fuerzas con un discurso que huele a Barón Dandy, pero su mensaje rancio también ha calado en otros países. Los partidos euroescépticos de extrema derecha también aspiran a un gran resultado en Austria (Partido de la libertad), Holanda (también Partido por la libertad), Dinamarca (Partido Popular danés), Hungría (Movimiento por una Hungría mejor) o Finlandia (Partido de los verdaderos finlandeses). En algunos casos hablamos de posibilidades de ganar y en otros de ser la segunda o tercera fuerza, pero importantes en cualquier caso para formar un poderoso lobby antieuropeo y nacionalista en el Parlamento.

Italia: Grillo sigue dando guerra

Nuestros vecinos mediterráneos no experimentan un auge de la derecha euroescéptica (al contrario, la Liga Norte se ha desinflado bastante), pero su sistema de partidos ha sufrido un importante cataclismo desde las anteriores elecciones europeas. Hablamos de Beppe Grillo y su Movimiento Cinco Estrellas, que lejos de desinflarse se ha consolidado y seguramente sea la segunda fuerza en las elecciones del domingo.  El Partido Democrático (socialdemócratas) vive un momento de regeneración,  pero lo tiene que compatibilizar con gobernar un país bastante ingobernable. Aquí sí se está llevando la campaña en clave nacional, pues Grillo trata de vender las elecciones como un referéndum para el primer ministro Renzi, y presionará para que se convoquen elecciones si pierde. Eso sí, el Movimiento Cinco Estrellas tampoco ha olvidado Europa como se puede ver en este vídeo, en el que entre otras cosas llama a un frente común de los países del sur del continente.

Como hemos estado viendo, de los cuatro países con más escaños que el nuestro solo Alemania vive la campaña con una cierta tranquilidad por la proximidad de sus elecciones generales y la gran coalición de gobierno, con lo que tendrán resultados parecidos a los de entonces. Pero esa no es la norma. Los países más importantes de Europa están experimentando un profundo cambio de paradigma en su forma de ver Europa, y otros pequeños como Grecia pueden vivir la victoria de un partido anticapitalista (Syriza), algo impensable hace apenas una década. Hay muchas cosas moviéndose en Europa y tendremos que estar atentos a ellas más allá de lo que pase en España. Uno de los procesos electorales más grandes del mundo también se presenta como uno de los más interesantes. Ya sabes lo que tienes que hacer si no quieres que aparezca el danés “Voteman

***

Foto de portada: Nigel Farage, líder del UKIP.

Anuncios

2 Respuestas a “Elecciones europeas: el partido no solo se juega en casa

  1. Perdona lo puntilloso que soy. El artículo es cojonudo, pero yo voy a centrarme en una expresión:

    “El bipartidismo también vive un momento de retroceso”

    ¿No te parece que la noción de “retroceso”, empleada en política, conlleva a su vez la de “avance”, como sucede con las olas de la mar, que avanzan y retroceden una y otra vez?

    Porque no se dice nunca “el bipartidismo declina”, “se acaba de momento el bipartidismo”, “Tras estas elecciones flaquea el bipartidismo”. La expresión favorita es la de “estar en retroceso”. Además “vive un momento”, lo que presupone más momentos en los que vivirá otra cosa (no su fin, desde luego).

    En fin, sólo por esto te acompañaré a votar. xD

  2. Pues buen apunte, supongo que me creerás si te digo que no me había percatado de esa preferencia semántica. Tomo nota para próximos análisis de este tipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s