Como el perro y el gato

Hace algún tiempo, hablamos en esta sección del reinado indiscutible de los gatos en internet, de su capacidad para aumentar el espíritu procrastinador de los mortales. Pero tras unas elecciones europeas en las que las minorías han subido como la espuma para premiar otras formas de ver el mundo, es el momento de acercarse a los perros.

Pese a los intentos del lobby felino por copar todas las páginas de entretenimiento de la red, hay otros animales que tienen su hueco. Lo reconocen también en el Guardian, aunque den la corona de manera indiscutible a los gatetes.

Los canes tienen en internet hasta su propia televisión porque el derroche también es importante y porque no todos pueden arrogarse el título de mejor amigo del ser humano.

Los hay de todas las razas y pelajes, pero hay un perro que sobresale: Doge. Es producto de la carrera interminable por encontrar nuevos “memes”. En este caso, al perro, con pose de persona expectante y fascinada, le rodean numerosas expresiones mal construidas que describen un monólogo interior con su interés por lo que alguien le está mostrando.

El origen de Doge fue de lo más fortuito, ya que la imagen de este simpático perro fue tomada sin ninguna intención maliciosa. A la foto se le añadieron los comentarios varios años más tarde, según el portal Know Your Meme. Pero como sucede con algunas obras, la “intentio auctoris” se ha visto superada por el uso que se le ha dado a la imagen. Ahora, su raza tiene algunos egregios miembros de la aristocracia de las redes sociales, como Maru Taro, que cuenta sus seguidores por centenares de miles.

Del mismo modo, tenemos perros famosos por hacen cosas de humanos. Todos adoramos al “keyboard cat”, pero también está el perro que come como un humano.

Otra categoría aparte es la de perros que se enfrentan a los droides de limpieza del hogar. Y también la de los perros que cantan; estos recuerdan mucho al perro que tenían los Pink Floyd, al que le gustaba el blues -qué tendrán los perros en contra de las armónicas-.

Los gatos encajan bien en internet porque son ariscos y parecen detestar relacionarse con humanos, tal y como sucede con los peores trols de internet. Los perros, sin embargo, parecen unas criaturas más bien dóciles y amaestradas, unos cándidos animales que son mansos porque les interesa sentarse a nuestra mesa.

Sea como fuere, siempre habrá perros buenos y malos, al igual que gatos de todos los colores. Incluso puede suceder que se intercambien los papeles de quién quiere más a quién. Pero siempre sabremos que los gatos están en internet para perder el tiempo, lo mismo que los perros.

***

Foto de portada: Dont know whats coming (Foto: Wikipedia)

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s