Capitalismo

David L. Palomo | Falso 9

No ha tardado mucho en aparecer la mano invisible, en llegar el pez gordo para comerse al pequeño, en ejercer su dictadura el capitalismo. Semanas después de la final de la Champions League, el Atleti sigue soñando, pero tendrá que acostumbrarse a hacerlo con otros jugadores. La plantilla que jugó en Lisboa parece destinada a desvanecerse en la memoria del fútbol en poco más de un mes. En los últimos siete días han llegado ofertas por casi todos los que disputaron el derbi de todos los tiempos: Diego Costa, Filipe Luis, Courtois, Miranda, Juanfran, Koke… Tan solo Gabi y Raúl García parecen estar a salvo de los gigantes de la Premier o del Barcelona.

Es difícil, sobre todo para una afición como la del Calderón, asumir que el Atlético ha mutado en un club vendedor. La mala gestión de la entidad durante los últimos 20 años ha convertido al Atlético en la sombra de lo que le correspondería por historia.

Lo de esta temporada es una excepción. El fútbol hace tiempo que empezó a ser secundario en un mercado en el que todo se organiza en función del dinero: desde las votaciones para elegir la sede del Mundial hasta el inexistente Fair Play financiero. Pero, como decimos, en el Manzanares entraron en la dinámica que hoy los mata desde hace más de una década. Desde hace años, la directiva ha acumulado deuda sin que nadie la parara, ni siquiera Hacienda, que desde hace tiempo se come todos los ingresos que llegan al club. Y ahora le toca vender, no le queda otra.

Lo hecho por el Atlético es, a todas luces, una proeza en un mercado dominado por un par de equipos en cada país, a excepción de Inglaterra. La historia se repite en Alemania, donde el Bayern Múnich se come todo lo bueno que llega a Dortmund; en Italia, donde la crisis sólo permite sobrevivir a la Juve y ha alejado de la cabeza a Inter y Milan; y, por supuesto, en España, donde Barcelona y Madrid juegan en otra Liga diferente a la del resto.

El destino ha querido que los colchoneros cambiaran la aburrida rutina que asolaba la piel de toro. ¿Lo ha agradecido el fútbol? La sensación es que sí. La alternativa a los grandes gusta, hace participes a diferentes aficiones y democratiza de un deporte cada vez más capitalista y dictatorial. De uno u otro modo, el Atleti se ha convertido este año en el Podemos del viejo continente.

Lo peor del fenómeno es que no tiene futuro. Este verano la directiva colchonera no podrá decir que no a las ofertas, se tendrá que conformar con vender a buen precio, como ha hecho en los últimos años. Cualquier seguidor rojiblanco de menos de 20 años ha visto como se iban Torres, Agüero, Falcao, Forlán y verán marchar a Diego Costa. A esta lista se añadirá Filipe Luis, que parece tenerlo hecho con el Chelsea; Koke, al que es difícil que no lo convenzan para que llegue al Barça; Miranda, que tiene ofertas de medio planeta, aunque se haya quedado fuera del Mundial; Villa, que ha decidido comenzar su retirada en la MLS con un paso anterior por Australia; Tiago, que también tiene billete comprado para Londres…

¿Cambiará algo en los próximos años? No tiene pinta. Eso sí, al menos siempre nos quedará el Mundial, la competición única competición realmente democrática, donde no se puede fichar. En Brasil no importa que España tenga la mejor selección, cualquiera puede disputarle el trofeo. Queda poco para entonces: a disfrutar. Y el año que viene… Bueno, ya hablamos el año que viene.

***

Foto de portada: Galletas del Atlético de Madrid (Foto: KittysCuquis)

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s