Ser pobre trabajando y otros disparates de nuestro mercado laboral

Llevamos unas semanas divertidas entre Podemos, PSOE y reyes muy preparados y modernos. Todas estas noticias han hecho que Twitter sea una delicia y un entretenimiento excelente, pero también ha hecho que nos olvidemos un poco de lo jodida que está nuestra economía. Menos mal que siempre aparece algún estudio o encuesta que nos recuerda la realidad para que no perdamos el foco, y en las últimas fechas hemos tenido unas cuantos, principalmente la encuesta de estructura salarial que anualmente publica el INE y que nos deja unos cuantos datos bastante alarmantes.

BrCVkT7CcAAJjXt

Tomo prestado este gráfico que ha elaborado El País porque es muy clarito. Se divide a los asalariados en tramos con la referencia del salario mínimo (645€ al mes en catorce pagas) y lo primero que llama la atención es el aumento de la gente que cobra como mucho el SMI, que como se ve en el detalle de la derecha no ha parado de crecer mientras que el resto de tramos se han mantenido más o menos estables durante los años de la crisis. Eso, y el aumento de la brecha salarial entre hombres y mujeres, en la que no me voy a meter porque da para otro artículo, son los dos datos más sangrantes de la encuesta.

Si nos creemos la retórica del gobierno ya estamos en plena recuperación, y si no nos la creemos al menos tendremos que estar de acuerdo en que la destrucción de empleo ya ha dejado de ser el problema que ha supuesto durante los últimos años. Las reformas laborales y de otro tipo que nos deberían convertir en un país competitivo se supone que ya están hechas y lo que toca es encarar la salida del túnel. Pero a la vista de datos como este, mirar a la luz en el horizonte acojona.

Si atendemos al gráfico anterior tenemos a un 12,25% de asalariados cobrando por debajo de lo considerado decente, y si añadimos la siguiente categoría (dos salarios mínimos) nos vamos nada menos que al 45% de trabajadores. Es decir, que casi la mitad de los españoles que viven de una nómina lo hacen por menos de  1300 euros. Sumemos a eso que gracias a la rebaja del gobierno hemos podido saber que la mitad de los autónomos (un millón y medio) tienen una renta inferior a los 12.000 euros y rápidamente entendemos las perspectivas que ofrece nuestro mercado laboral a corto y medio plazo.

Pero si este fuera el problema podríamos estar aplaudiendo con las orejas. Ya todos tenemos tatuados en el brazo lemas como esloquehay, trabajar más ganando menos y otros preciosos eslóganes que nos han hecho aprendernos los que ya se han recuperado estupendamente. El problema es que con este panorama de temporalidad y cuatrodurismo seguimos teniendo a un cuarto de la población activa buscando trabajo sin conseguirlo. Y eso que la población activa ha caído en los últimos tiempos.

20140522menores64

¿Qué se saca de todo esto? Que ya no es una cuestión de competitividad, de salarios altos, ni de rigidez de nuestro mercado laboral. Todo eso se supone que ya está “arreglado” y aun así no hay manera ni perspectivas de poner a trabajar a toda la gente que no está trabajando. Esa es la triste y dura verdad. A no ser que llegue una nueva burbuja, muchos señores extranjeros empiecen a crear empresas en España como si no hubiera mañana o Europa suelte un montón de dinero para dar un chute a la economía productiva, esto no se va a arreglar. ¿Por qué creéis que se insiste tanto en que seamos emprendedores? Para que nos inventemos una forma de ganarnos la vida, porque ellos no tienen ni puñetera idea de qué hacer con nosotros.

Lo peor de todo es que nadie parece querer afrontar el problema en serio. El gobierno sigue manteniendo la postura de que una vez que se arregle el problema del paro (que no se va a arreglar) todo irá estupendamente y comeremos perdices, algo que el gráfico que abría este artículo desmiente tajantemente, porque queda bastante claro que han aumentado con mucho nuestras opciones de ser pobres incluso teniendo trabajo. Nuestro problema es estructural y como tal no se soluciona sin cambiar las cosas radicalmente. La única apuesta fuerte de un sector con poder para cambiar las cosas ha sido la de la patronal por instaurar el régimen de semiesclavitud, pero los antisistema son los que proponen una jornada de 35 horas. El próximo día hablamos de esta y otras propuestas parecidas.

***

Foto de portada: Esperando al trabajo (Flikr)

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Una respuesta a “Ser pobre trabajando y otros disparates de nuestro mercado laboral

  1. “siempre aparece algún estudio o encuesta que nos recuerda la realidad”

    ¿La realidad o la verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s