El abuelo que saltó por la ventana, se largó y nos dejó una película muy tonta con un título muy largo

Solo puede suceder en julio que el estreno de la semana -no lo digo yo, lo dicen los resultados de taquilla- sea una comedia sueca, por mucho bestseller que la haya inspirado. Los veranos cinéfilos tienen estas anomalías, que son muy de agradecer porque la taquilla es asombrosamente previsible en la mayoría de los casos. Pero en esta ocasión lamentablemente no podemos celebrar nada más que la anécdota, porque El abuelo que saltó por la ventana y se largó es poco más que un chiste alargado durante casi dos horas.

Nunca escondo mi debilidad por el humor imbécil, y esta película tiene la virtud de no tomarse muy en serio, pero la reiteración y una ejecución un tanto brusca de los gags hacen que tras la primera media hora el efecto se diluya y lo demás parezca un loop con pequeñas variaciones. Recordemos la trama: un señor de cien años se escapa de la residencia en la que vive y emprende un viaje al que va sumando cómplices mientras recordamos algunos de los greatest hits de su vida, que siempre tienen que ver con acontecimientos o personajes capitales de la historia del siglo XX. La premisa daba para una buena comedia, y a veces desde luego lo consigue, pero la escasa relación entre la historia principal y los flashbacks hacen que la estructura se vuelva un poco monótona y terminemos un poco cansados de este ir y venir que podría haber servido perfectamente para filmar dos películas distintas.

Ya os digo que me reí varias veces, y lo más probable es que si vais a verla vosotros lo hagáis también. Ahora bien, la cantidad de veces que lo hagáis dependerá en buena medida de vuestra capacidad para reíros varias veces del mismo chiste, porque la frecuencia con la que los mismos patrones se repiten una y otra vez puede llegar a desesperar. Todos los personajes son un chiste, pero uno solo: los malos son gente torpe a la que le pasan calamidades al estilo de los ladrones de solo en casa, el chaval que ha estudiado mucho sabe de todo pero es muy tímido y nuestro protagonista bebe mucho y provoca el caos sin querer allá donde va. Utilizando solo estos tres contenedores podemos meter en ellos el 80% de la película, lo que para un corto funcionaría de maravilla pero en dos horas te permite pasarte la última anticipando la siguiente risa sin necesidad de ser ningún experto en construcciones cómicas.

Quizá estos problemas pasaran un poco más desapercibidos si la película contara algo, pero lamento decir que no lo hace. La road movie que transcurre en el presente no es más que el típico juego del gato y el ratón con un chusco arco de personajes, y el repaso por la historia consiste en una sucesión de anécdotas de trazo grueso y con un tono pretendidamente incorrecto que por su poca profundidad termina siendo blanco como un capítulo de dramedia telecinquera. Hay que reconocer que ver a Franco bailar en honor a un anarquista o a Stalin como una cuba pueden arrancar la sonrisa, pero las historietas no pasarían el corte de un programa de sketches decente. Hay que valorar positivamente, eso sí, algunos arranques políticamente incorrectos como la poca solemnidad con la que los personajes se toman la muerte, pero el tono general no deja de ser humor para espectadores con una enorme (por no decir infinita) predisposición para la risa fácil. Si la cartelera repleta de cine adolescente no os deja otra opción, os puedo asegurar que no saldréis con ganas de invadir Suecia, pero si prescindís de ella podréis conservar intacto vuestro cariño hacia el país nórdico y su estupendo estado del bienestar. 

Lo que dije de El abuelo que saltó por la ventana y se largó

Un señor decide escaparse de su casa nada menos que cuando le toca cumplir su primer siglo en el mundo de los vivos. A partir de aquí, veremos en paralelo su huida y los greatest hits de una vida que sin duda ha dado para mucho. Guerras, revoluciones, bombas atómicas y juergas con el mismísimo Stalin nos hacen intuir que la película será un despiporre en el que la historia y la comedia serán las protagonistas.

Ya lo hemos dicho arriba: historia de 2º de la ESO y humor de 4º de primaria. Si eres público objetivo de ese tipo de comedia, adelante y a la sala. 

Ya sabéis que las pelis con viejos rebeldes BIEN, así que un señor de cien años que se da a la fuga es BIEN al cubo. Si se atreve a ser irreverente con la historia del siglo XX, no se toma en serio y no tenemos que aguantar demasiadas sensiblerías, podemos pasarlo muy bien. Que esté basada en un bestseller y haya sido un taquillazo histórico en su país (Suecia) me hace temer que haga demasiadas concesiones al buenrollismo mierder, pero confiemos en que sea el poder de la risa el que salga vencedor.

El final amaga con el buenrollismo mierder, pero la amenaza se queda en eso y el tono moralista no acaba por contagiar la película en ningún momento. De hecho, sospecho que el libro debe de ser bastante amoral, porque hay algunos momentos en los que piensas que podrías haber visto una película realmente incorrecta y mordaz. Lástima que esa peli solo se proyecte en tu cabeza y casi nunca en la pantalla. Lo mejor, claro está, el abuelo.

¿Qué gafas me llevo?

el-abuelo-que-salto-grafico-prejuicioso

Entonces, ¿voy a verla?

Si alguien de tu entorno está muy obsesionado con que le acompañes, además de apuntarlo en tu lista de personas sospechosas, has de saber que por lo menos no tendrás ganas de arrancarte os ojos y dejarlos en la caja de las gafas 3D que habilitan a la salida de la sala. En caso de que no se cumpla esta premisa, mi consejo es que aproveches el verano para hacer algo al aire libre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s