La teta proverbial del cine de mierda

Entiendo que si usted es lector habitual de esta sección de Mayhem es porque le gusta el cine. Puede que sea acérrimo de las sesudas cintas de los [introduzca nombre de director de culto]. Quizás sea más del combinado TTE (tiros, explosiones, tetas) que tan atractivo debe de parecer en época estival a juzgar por la cartelera. Le guste el cine que le guste puede que, además, forme parte de un selecto grupo de personas que un día sufrieron una revelación cuasi divina que cambió sus vidas y su modo de ver el séptimo arte, esas personas que descubrieron que ver cine de mierda es francamente divertido.

Todos los “mierdivers” (denominación de nuevo cuño. Novísimo. De hace 7 palabras) recordamos a la perfección la película que nos descubrió el cine de mierda. Muchos serán mierdivers de nueva generación a raíz de la última oleada de cutres películas de monstruos insólitos culminada por Sharknado, una de las pelis mierder más flojitas y menos divertidas que he visto nunca, aunque esa es otra historia.

Mi primer contacto con el cine de mierda se produce en un punto indeterminado de finales de los 90-principios de los 2000, época en la que vivía(mos) sin Internet y en la que mi mayor ventana al mundo exterior era Canal Satélite Digital (CSD), lo que hoy se denomina Canal +, para los más jóvenes. Puede que me invada la nostalgia o que mi recuerdo esté ya muy diluido por el tiempo pero la televisión de pago en los años previos al boom de Internet era una auténtica gozada. Lo que hoy es una amalgama de canales pegándose por ver quién saca antes el producto de moda made in Hollywood, ya sea la última de HBO o el taquillazo de turno, antes eran horas y horas de programación sin filtro donde cabía absolutamente de todo (servidor recuerda en este momento La noche más corta, los maratones de animación adulta o los especiales anime que daba por entonces Canal + y suelta una lagrimita por un tiempo mejor que difícilmente volverá).

Uno de esos “absolutamente de todo” que cabían en CSD en aquella época fue un maratón de películas de la Troma en el que por entonces era mi canal predilecto, Calle 13 (canal delante del cual me costaría sentarme a día de hoy y no porque mis gustos hayan virado). No sé si es que estaba muy aburrido o es que lo que vi me clavó en el sofá pero recuerdo devorar de manera consecutiva cinco, sí cinco, peliculas de la Troma. Sin levantarme ni a mear (aquí ya me estoy viniendo arriba, lo reconozco).

Para aquellos a los que la palabra Troma les suene a chino, momento Wikipedia: Troma Entertaiment es una productora de cine especializada en peliculas de serie Z, género que ellos mismos crearon y que es una especie de serie B muy salida de madre. Ya no es solo el cutrerío típico de las películas de ínfimo presupuesto, son sus absolutamente descacharrantes argumentos. Para muestra, un botón, o cinco, las cinco películas que vi seguidas aquel día indeterminado de finales de los 90–principios de los 2000:

El Vengador Tóxico (1985) y El Vengador Tóxico 2 (1989)

La Troma tiene su propio superhombre y no es otro que Toxie, un conserje papanatas llamado Melvin que cae en una pila de desechos radioactivos cuando intentaba huir de unos cabrones que le hacían bullying. El contacto con los residuos le convierte en un ser amorfo de increíble fuerza que, armado con su fregona, se convertirá en el vengador de Tromaville.

Dentro de los desparrames de la Troma, El Vengador Tóxico se puede considerar casi normal. Sin ir más lejos su argumento es similar a cualquier cómic salido de la casa de las ideas, pero el carisma de Toxie y el hecho de que sea la mascota oficial de la Troma, que tenga 4 películas e incluso una serie de dibujos animados convierten a la Saga El Vengador Tóxico en un must-mierder.

Sargento Kabukiman (1991)

En la línea del Vengador Tóxico, el Sargento Kabukiman nos cuenta la historia de un policía patético y fracasado que será el último bastión de las fuerzas del bien en la ciudad de Nueva York cuando herede los milenarios poderes del Kabuki.

They call me Macho Woman! (1989)

Susan es una atractiva mujer harta de la caótica vida urbana que decide mudarse al campo. Desafortunadamente allí se verá presa de los abusos de Mongo y su banda de narcotraficantes. Para vengar tales afrentas, en el interior de Susan despertarán los milenarios poderes de Macho Woman con los que se dedicará a vengarse de todo hombre viviente. Como decía su nada machista eslogan “Nacida para comprar…aprendió a matar”.

El condón asesino (1996)

El detective Luigi Macarroni es asignado al caso de las extrañas amputaciones de penes que se están produciendo en un prostibulo neoyorkino. El caso se volverá personal cuando, a punto de acostarse con un chapero, un condón viviente ataque a Luigi y le arranque un testículo de un bocado. Evidentemente, una obra cumbre del cine homosexual.

Esta es tan solo una pequeña muestra del enorme catálogo de la Troma, que desde su fundación de la mano de Lloyd Kauffman y Michael Hertz en 1974 ha producido más de 1000 películas de cine de serie Z (Tromeo y Julieta, Los surfistas nazis deben morir y un larguísimo etcétera), 150 de las cuales podéis encontrar para vuestro disfrute en Youtube, colgadas por la propia compañía.

Años después de mi encontronazo con la Troma, Internet y el P2P convirtieron la caza del cine mierder en algo muy sencillo. Así fui descubriendo los Jesucristo Cazavampiros, Batman sesentero, Braindead y demás mierda que disfruté mucho en diferentes compañías (en realidad, casi siempre con los mismos gilipollas). Sin embargo, cuando está a punto de cumplir 40 años, era menester hacer un homenaje a la pequeña y desquiciada casa que tiene en un horrible mutante a su Mickey Mouse particular y, por qué no, a un tiempo en el que el mundo exterior estaba mucho más lejos de a un click de distancia. Un tiempo en el que un preadolescente se emocionó brutalmente al ver por primera vez a Toxie repartiendo estopa y comprender que eso que estaba viendo, era algo especial (aunque fuera especialmente malo). Long live the Troma!

***

Foto de portada: El vengador tóxico

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s