Juego de tronos en El planeta de los simios

El amanecer del planeta de los simios  es una película de pares enfrentados: simios y humanos, guerra y paz, competición y cooperación, miedo y valentía, acción y reflexión…La lógica de oposiciones que domina la película hace que un blockbuster bélico cuyo tirón descansa en la potencia de una película de hace décadas en el imaginario popular se alce como algo mucho más interesante y con una fuerza autónoma e independiente. Esta transición, pues no es más que eso lo que esta película cuenta, aprovecha la libertad de no tener que plantear ni concluir para acercarse a temas y dilemas nada habituales en el juego de las grandes producciones hollywoodienses, todo ello con un espectáculo visual de los que dejan la boca abierta. Vamos, que no estamos ante la típica tontería que se estrena en julio. Con sus fallos, esta segunda parte tiene mucho que rascar.

La discusión más evidente que planea en la trama es la que tiene que ver con el poder, con cómo se estructura, se sostiene y se desafía. Las dos comunidades enfrentadas, simios y humanos, comienzan fundamentándose en sí mismas, en el poder de la comunidad en el primer caso y en la esperanza de recuperar la autoestima del segundo. El problema surge cuando el otro aparece en escena y la definición de ambos grupos empieza a virar hacia fuera; es decir, cuando simios y humanos empiezan a encontrar su razón de ser más como oposición a la del otro que en forma de una identidad propia. Es aquí cuando aparecen las divisiones.

La comunidad de los simios se basa en unas pocas ideas-fuerza (el hogar, la familia y el no matarás) que se encarnan en la figura de César, el indiscutible líder. Su liderazgo, basado en la confianza y el respeto, tiene la debilidad de cualquier personalismo: es complicado que le sobreviva. Así, una mezcla de miedo, amenaza y la insolencia que da sentirse más fuerte son suficientes para adelgazar los cimientos de un sistema de cooperación y respeto. Los líderes de tiempos de paz no suelen ser los mismos que los de la guerra porque los valores de uno y otro tiempo rara vez coinciden. Y cuando la confianza en el otro deja de ser infalible quizá sea mejor atacar primero.

La reflexión sobre la sociedad y el poder que se hace a través de los simios es atractiva porque es cruda, transparente y compleja al mismo tiempo. Además, la expresividad y las formas de comunicarse de los simios son una gozada visual y narrativa que merece ser vista sin parpadear, incluso olvidándonos de los subtítulos que nos facilitan. El problema es que dar en el clavo al contarnos una de las partes del conflicto es una losa cuando nos acercamos a los humanos. Los personajes y los conflictos de nuestra especie son simplones, transparentes, previsibles y poco interesantes. No hay que poner mucho empeño para saber cómo reaccionará cada personaje ante las distintas situaciones que se le presentan. Los humanos actúan como caricaturas mientras que los simios rebosan vida, y por eso nuestro corazón está con los segundos casi todo el rato pese a los deseos de los realizadores de equilibrar la contienda.

Por todo esto y un devenir de los acontecimientos que sorprende poco, los planteamientos de la película van perdiendo fuerza según avanza la trama, aunque la película sobrevive gracias a las apabullantes secuencias de acción y a la relación de los protagonistas de una y otra especie que insisten en resistirse a la idea de la guerra. El espectáculo se transforma en uno de fuegos artificiales y deja todo listo para una tercera parte que promete ser épica. Un servidor irá con los simios a muerte.

Lo que dije de El amanecer del planeta de los simios

Fui a ver la primera parte porque el cine de mi pueblo solo tiene una sala y ya tenía mono (qué apropiado) de proyector y palomitas. Vamos, que esperaba muy poquito de esta nueva versión de El planeta de los simios, pero me llevé uno de esos guantazos en la boca que tanto me gusta llevarme en las salas. La película era tierna, inteligente y con las ideas muy claras. La segunda parte ya no cuenta con el factor sorpresa porque espero encontrarme con algo bueno.

Esta segunda parte está a la altura de la primera y la supera en muchos aspectos. Aunque los temas tratados sean completamente distintos, si disfrutaste con la anterior, esta no te defraudará.

Los simios ya han construido una comunidad que funciona con bastante tranquilidad y alegría hasta que, como no, aparecen los humanos para joder. Como eso de hablar no está muy bien visto por los mandatarios americanos, pues primero nos pegamos y luego preguntamos. Así que lo que en la primera parte eran las relaciones entre el hombre y este otro tan parecido, en la segunda serán fundamentalmente hostias entre ambas especies. No espero ni más ni menos que un pedazo de guerra del copón, con los mejores efectos visuales del mundo y con toneladas de dinero por todas partes. Creo que no pido tanto.

La verdad es que aunque en la base sí se pueda interpretar así, la película es mucho más sobre la gestación de una guerra que sobre la guerra en sí. Como hemos hablado antes, aquí son mucho más importantes los juegos de poder, las decisiones de los líderes o la confianza que los tortazos. Eso sí, haberlos los hay y son espectaculares.

Si les ha salido como debe, puede ser el blockbuster del verano.

De momento, es sin duda el Blockbuster del verano. Y será difícil arrebatarle el trono.

¿Qué gafas me llevo?

planeta-simios-grafico-prejuicioso

Entonces, ¿voy a verla?

Una película de acción contundente que coloca a la saga como una de las más interesantes de los últimos tiempos. Su increíble aspecto visual y sus planteamientos de altura la hacen una de las citas imprescindibles de este verano.

***

Especial Premios Óscar 2015

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s