“Ábrete, Wall Street”

La red china de comercio electrónico Alibaba ha completado la mayor salida a bolsa de la historia de Wall Street, mejor incluso que la de Facebook. Aunque la cotización de su acción ha bajado de los 93 dólares a cierre de mercado el día de su oferta pública de venta (OPV) hasta el entorno de los 85 dólares con el que coquetea ahora mismo, la compañía se ha convertido en la cuarta firma tecnológica con mayor capitalización bursátil, que es básicamente la suma del valor de todas sus acciones.

Sus 210.000 millones en la plaza neoyorquina sólo son superados por Apple, Microsoft y Google, unas compañías cuyo modelo de negocio se aleja profundamente del que tiene el gigante chino.

El funcionamiento de la sociedad es harto complicado. Alibaba es un conglomerado de empresas, dedicadas a muchas actividades. Se explica muy bien en esta pieza altamente interactiva y de una calidad impecable, producida por The Wall Street Journal.

Entre sus filiales sobresalen Alibaba.com, Ali Express y Taobao, entre otros portales. Son híbridos entre Amazon y eBay, que cuentan con el cuidado al usuario y la importancia de los anuncios que tiene el primero y la promoción de las transacciones entre particulares en la que se basa el segundo.

Al no estar apalancada en redes físicas de distribución, como Amazon, cuenta con unos márgenes de beneficios mucho más amplios. En este punto es importante recordar que a los inversores que acuden a las bolsas no les importan tanto los ingresos como los beneficios de una empresa, básicamente porque de allí salen los dividendos que reparten las compañías entre sus accionistas.

Muchos portales ya han comenzado a ver las ventajas de este modelo de negocio. Tanto Amazon como Rakuten cuentan con este tipo de sistema de intermediación entre consumidores y pequeños comercios, unos foros denominados “marketplaces”. Pero Alibaba es mucho más que un punto de encuentro. Como cuentan en el artículo del WSJ, es también un negocio construido alrededor de un buscador, como le pasa a Google. Pero en el “holding” también se pueden encontrar negocios de banca online, de cloud computing y de tecnología relacionada con la logística.

Tan ambiciosa es su política de expansión que hasta va a tener un servicio de alquiler de coches, como recientemente han anunciado. Todo esto sin dejar de lado las preocupaciones habituales de su negocio, entre las que está hacer llegar los productos a sus usuarios.

El éxito de una organización tecnológica suele yacer sobre una estructura de costes ligera y flexible, algo con lo que ya cuenta Alibaba, pero también depende de la capacidad de innovación en los productos y servicios que ofrece una compañía. He ahí donde radica el interés de los inversores, que han visto en el gigante chino un modelo de negocio que funciona y que no deja de ganar clientes. Como si se tratara de una puerta que lleva al consumidor y que se abre con unas palabras mágicas.

***

Foto de portada: Jack Ma, fundador y director ejecutivo de Alibaba Group, durante su exposición en el Foro Económico Mundial en Tianjin, China (Foto: Natalie Behring)

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s