‘Jane the Virgin’: te lo cuento todo en un piloto

El canal CW, ya sabéis, el HBO teen, ha estrenado esta semana su nueva serie ‘Jane the Virgin‘, una comedia de 40 minutos de duración en la que una chica virgen es inseminada por error y todos los líos que esto conlleva. La serie, lejos de llegar al horror que una serie con este argumento podría parecer en un canal tan básico como CW, es de lo más refrescante. Pero vaya, no tanto como andáis diciendo por ahí.

Leo por los lugares en los que Cristo perdió la sandalia de Twitter que ‘Jane the Virgin’ es una mezcla simpática entre ‘Ugly Betty‘ y ‘Criando malvas. Y estoy de acuerdo, aunque con reservas. La serie tiene más de ‘Ugly Betty’ que de ‘Criando malvas’ y sin embargo no ha sabido captar lo mejor de cada una de ellas. ‘Ugly Betty’ me encantaba porque, además de dar voz a la comunidad latina (una de las más numerosas del país en el que se emiten estas series, o sea, EEUU), era tan desprejuiciada y políticamente incorrecta que verla era un disfrute similar al de películas como ‘El diablo viste de Prada‘, ‘Chicas Malas‘ o ‘Las seductoras. Lástima que la marca Betty la fea tirara por delante de la serie y muchos no llegaran a verla por creer que la serie iba a ser un culebrón con presupuesto. Pero no, ‘Ugly Betty’ contaba más sobre la realización de su personaje protagonista (pasar de vivir en Queens a Manhattan gracias a sus aptitudes laborales y encajar en un entorno de culto a la imagen manteniendo el estilo original y propio) que por las tramas amorosas (¡sorprendentemente, en la serie americana, Betty no se quiere casar con su jefe!). La serie acudía más a lo camp que a la comedia romántica y ese fue su éxito y su maldición. Serie a reivindicar totalmente.

En cuanto a ‘Criando malvas’, serie de culto entre los fans de Tim Burton, ‘Amelie‘, los musicales y Kristen Chenoweth, el modo de narrar la historia como si se tratara de un cuento moderno, entre el humor negro y Disney (como esa maravilla llamada ‘Encantada‘) la convirtió en una serie imprescindible entre los seriéfilos 2.0 (llamemos así a los espectadores de series online nacidos bajo la sombra de ‘Lost‘ y ‘Prison Break‘). Desgraciadamente, ‘Criando malvas’ se estrenó demasiado pronto y la audiencia tradicional no supo conectar con una narración más habitual en cine pero muy peculiar en televisión. Al menos, nos quedarán las versiones de Kristen Chenoweth…

Pero lo que yo venía a decir es que ‘Jane the Virgin’, a pesar de tener un arranque prometedor, es demasiado deudora del conflicto telenovelesco del que toma el punto de partida. No me malinterpretéis, todos los giros de este primer episodio me parecen muy maravillosos y esos personajes neuróticos (fan mortal de la madre seguidora de ‘Paulina Rubio’) están perfectamente retratados en estos primeros 40 minutos, pero, ¿hay vida más allá? ¿No tenéis la sensación de que todas las tramas han sido ya presentadas y quemadas en el primer episodio? Ahora que todo el conflicto está armado, parece que lo único que le queda a ‘Jane the Virgin’ por delante serán embrollos sobre la misma madeja y que nos remiten directamente a todos los líos más básicos del culebrón latinoamericano. Tampoco ayuda que el triángulo amoroso que plantean esté tan descompensado, entre el policía tierno novio de toda la vida y el latin lover chungo (¿en serio no había un actor más atractivo?).

El tono de la serie, entre la parodia del culebrón latinoamericano (que la protagonista sea adicta a una telenovela cuyo protagonista es… ¡su padre secreto! no deja de ser de lo más cachondo), la comedia romántica y el cuento, es de lo más apetecible. También es muy divertida toda la relación de la protagonista con su abuela beata y con su propia fe, y como se aprovechan de las características de sus personajes para sortear sin hacer mucho ruido el espinoso tema del aborto (The ‘A’ word). Pero todo esto no es suficiente si no hay detrás algo más sólido, una historia con más proyección y que no se sienta exprimida por completo en lo que debería haber sido una mera carta de presentación.

En todo caso, estoy seguro de que la serie seguirá siendo divertida y encontrará su hueco entre la salvaje parrilla televisiva americana. Yo, por mi parte, veré el siguiente episodio, por no renegarla ya en el piloto, y así saldré de dudas sobre si la serie tiene algo más que ofrecernos después de sus primeros minutos o estamos ante un nuevo caso de pilotitis aguda.

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s