Logout

La facturación en el sector de los videojuegos alcanzó el pasado año la cifra de 762 millones de euros, convirtiéndose de largo en la primera industria de ocio audiovisual tanto por facturación como por volumen de consumo. Todo ello a pesar de que son muchos los que todavía se resisten a incluirlos en la categoría de industrias Culturales, porque entienden que el concepto de entretenimiento es diferente del de un libro o una película. Evidentemente.

Desde sus orígenes, la  concepción de los videojuegos ha estado delimitada por la premisa de ofrecer al jugador capacidad de interacción. Los desarrolladores de juegos – sobre todo en el género de la aventura gráfica- se encuentran actualmente inmersos en la búsqueda de nuevas experiencias para el ser humano.  Sobre todo en los procesos que tienen que ver con la toma de decisiones, con la capacidad del jugador para incidir en el desarrollo de la historia. Para ello, las compañías invierten cada año más recursos en estudiar las respuestas habituales del jugador, con el objetivo de desarrollar argumentos que puedan incluir múltiples resoluciones de la trama.

En este sentido, todo parece indicar que el futuro inmediato viene marcado por el deseo de construir entornos virtuales cada vez más complejos, que sirvan únicamente como escenario y donde el único argumento preestablecido sea el del punto de partida del juego. De esta forma, el desarrollo del guión –entendido como un proceso creativo heredado del cine- pierde protagonismo frente a la creación de patrones que, reproduciendo los esquemas conceptuales de la mente humana, confieran total libertad al jugador.

Precisamente Logout, el cómic de Sergi Puertas (historia) y Pier Brito (dibujo) parte de esta premisa para llevar el concepto de realidad virtual a un territorio bastante más inquietante. A través de los ojos de Ronan, un trabajador de una compañía de videojuegos, contemplamos un futuro donde los ciudadanos pueden conectarse físicamente a dispositivos electrónicos para vivir durante horas, días o semanas vidas totalmente diferentes a las suyas. Así, al estilo de Matrix o Total Recall (amemos todos a Paul Verhoeven), la historia de Logout también se desarrolla a caballo entre un plano real y uno virtual.

No obstante, en el caso del cómic de Puertas y Brito, los personajes protagonistas no disfrutarán de paz en ninguno de los dos planos, condenados a vagar entre dos mundos sin saber con exactitud cuál de los dos es el real.

logout_inmersion

Logout: tres dimensiones y ninguna certeza

Ronan trabaja desarrollando videojuegos para la compañía Virto, la más grande y poderosa del sector. Pero, a diferencia de lo que podría pensarse en un principio, no lo hace programando delante de un ordenador, sino desde el mismísimo corazón de los videojuegos. Más allá del diseño de los escenarios o de la historia, el protagonista de Logout se dedica a adaptar los entornos virtuales a la experiencia humana, con el objetivo de hacerlos cada vez más interactivos y, sobre todo, más reales.

Cada semana, Ronan se introduce en una beta virtual llamada ‘deep jungle’ donde interactúa siempre con los mismos personajes y trata de llegar al final de la aventura resolviendo puzles. ‘Deep jungle’ es la evolución del género de aventura gráfica. Ya no somos Lara Croft. Ahora somos nosotros quienes, desde  dentro del propio entorno virtual, nos relacionamos  con otros seres de la interfaz del videojuego. Unas veces buscando soluciones para los problemas que se nos presentan; otras, follando o matando.

Para entrar en este entorno virtual, Ronan debe someterse a un proceso conocido como ‘inmersión’, que requiere su sedación durante varios días y que tiene un fuerte impacto sobre su actividad cognitiva. Para contrarrestar estos efectos secundarios tras las inmersiones, le son administradas drogas psicotrópicas, aunque la dependencia que generan en su organismo va sumiéndole en un vacío existencial que se hace más profundo cada día que pasa. Además, en cada nueva interacción, los personajes de ‘deep jungle’ van volviéndose más impredecibles, con lo que a Ronan le resulta más complicado hacer logout y retornar al mundo real.

A pesar de que su empresa trata de convencerle de que estos problemas únicamente se deben a desajustes en la interfaz virtual, Ronan continua sintiéndose abrumado con cada nueva inmersión. No comprende cuál es la finalidad de buscar la felicidad en una dimensión al margen de la realidad, cuando los verdaderos esfuerzos deberían centrarse en mejorar ésta última.

A pesar de vivir bajo un manto de aparente bienestar generalizado, el entorno contemplado por Puertas y Brito está lleno de desigualdades, por lo que Ronan comienza poco a poco plantearse cuál es su papel como individuo dentro de este engranaje de contradicciones. Pero esto ya os resulta familiar, ¿verdad?  Desde luego que sí, porque este ha sido el argumento de numerosas novelas distópicas, desde Huxley hasta Orwell, pasando por Zamiatin o Pohl.

Pero más allá de que el personaje de Ronan pueda reflejar sentimientos como la alienación o el hastío frente a una sociedad anestesiada por el consumismo, creedme cuando os digo que Logout no se parece en nada a ninguna otra obra distópica que hayáis visto antes. Además de la dicotomía espacial mundo real / mundo virtual, también se establece una relación temporal presente-futuro que termina por derribar cualquier expectativa preconcebida que podáis albergar sobre el desarrollo de la obra.

De esta forma, el lector se contagia de la sensación de desasosiego del protagonista y ya duda también de si lo que está leyendo forma parte de la realidad de Ronan o de la suya propia. Al igual que el protagonista del cómic, llega un momento en que sientes la necesidad de hacer logout y cerrar el cómic, pues la sociedad del presente que reflejan las viñetas del cómic se parece demasiado a la que se supone que será la nuestra en el futuro.  Y de verdad que eso da mucho miedo.

Viñetas en 3D

Antes de que empecéis a hacer conjeturas, os adelanto que Logout no es comic desplegable ni las viñetas cambian sus imágenes si las inclinas 45 grados. ¿Entonces por qué hablo de 3d? Como comentaba un poco más arriba, este cómic pone en juego una serie de acontecimientos que se relacionan entre sí a caballo entre el plano real y el virtual, y entre la sociedad del presente y la del futuro. Y aunque todos estos acontecimientos son vividos por Ronan en primera persona, en cada uno de los planos es una persona distinta: un Ronan joven, un Ronan decrépito e incluso un Ronan dinosaurio rosa.

logout_usb

Como podéis imaginar, reflejar todo este guirigay sin que el lector se pierda requiere de una labor de guión y de dibujo prácticamente perfecta. Y en el caso del trabajo de Puertas y Brito se puede decir que así ha sido. Una de las principales preocupaciones de Brito cuando recibió el guión de Logout era plasmar adecuadamente el argumento. “Recuerdo haberme sentido asaltado por miles de dudas sobre cómo debía dibujar todo lo que requería la historia”, confiesa el dibujante uruguayo en el material extra que incluye el cómic.

En este sentido, para Puertas resultaba fundamental que el dibujo de Brito prestara la máxima atención a la iluminación de cada escena, a determinar de dónde provenía la luz y cómo usarla para acentuar el clima onírico y paranoide del texto. Esta máxima impera a lo largo de todo el cómic y, sobre todo, en su portada.  Como explica el propio Puertas sobre el dibujo de Brito, “La portada de Logout deja bien claro que se trata de un cómic futurista pero que no encaja en el género de aventuras ni en el de acción, ni en el de humor. […] Conceptualmente era perfecto. Artísticamente, deslumbrante”.

Pero, a mi juicio y más allá del dibujo, la portada es una obra de arte porque además de mostrar parte del contenido de la obra que encierra, también es capaz de establecer una relación discursiva con el lector (si bien es cierto que ésta se establece una vez que ya has leído el cómic). ¿Veis la chica que nos mira desde la pantalla? Pues resulta que esta chica está relacionada con un personaje de la obra un papel trascendental en la trama. Pero ¿por qué nos mira?  ¿Quiere alertarnos sobre lo que nos espera después de la portada? ¿O quiere invitarnos a que lo leamos? La respuesta, queridos y queridas, está en Logout.

logout_virto

“En el futuro hay un artilugio capaz de capturar escenas de tu vida que te permiten revivirlas parcialmente. En el futuro tienes que ir a terapia todos los días. En el futuro los precipicios ejercen una atracción que es difícil de combatir. En el futuro eres todavía más pequeño. Mucho más pequeño de que creías ser. El futuro está lleno de cosas que no querrías saber”.

(Logout)

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

2 Respuestas a “Logout

  1. Gracias por comentarlo Martín, había algunas erratas, pero ya están corregidas. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s