Los Chikos del Maíz: Cautivadora contradicción

La generación que hizo la Transición era la de la pureza de las etiquetas. Maoístas, trotskistas, anarquistas y hasta algún católico de base se aferraban con vehemencia a la pulcritud de sus ideologías –aunque fuera para olvidarse de ellas unos años después-. La actual, llamada a, cuanto menos, cuestionar todo lo que hizo la anterior, reniega incluso de las banderas más translúcidas. El individualismo radical en los que nos crió la postmodernidad basada en la cultura de la competencia se vuelve casi siempre incompatible con cualquier pertenencia identitaria o política que vaya más allá del yo.

Una cultura artística como el hip hop, en la que la arrogancia y el narcisismo forman parte de la personalidad del intérprete, parece una muestra evidente de esa deriva. Sin embargo, en estas aparecen dos raperos que se suben a los escenarios reconociéndose como marxistas-leninistas y, lejos de convertirse en una anécdota del siglo en el que “todo está inventado”, colocan a La Estanquera de Saigón, su segundo trabajo con Boa Música, decimocuarto en las listas de ventas en la semana de su lanzamiento.

Nega (Valencia, 1978) y Toni Mejías, El Sucio, (Valencia, 1984) las dos mitades de Los Chikos del Maíz, reconocen en cierta medida ese punto de contradicción que supone mezclar el egotrip o el rap de competi, expresiones más claras de esa cultura del yo propia del hip hop, con la defensa de las ideas socialistas, pero lo explican:

Es algo que viene de la gente de abajo, de cómo en los barrios norteamericanos surge un orgullo, si no de clase, al menos de barrio. Pasaba igual con la ropa. Antes de que las multinacionales lo inundaran todo, la gente se hacía grafitis por detrás de las chupas vaqueras, o se hacían peinados haciéndose dibujos con la maquinilla. Era una forma del ‘háztelo tú mismo’, de diferenciarte en el barrio: ‘Mira la chupa que me he hecho’ o ‘Me pongo la ropa de revés, porque es mi estilo’. Viene un poco de ahí y, en sus orígenes, sí que era algo chulo, porque era una forma de salirse de los circuitos comerciales”, asegura Nega.

entrevista-chikos-maiz-mayhem

Jorge Moreno, Toni Mejías y Nega, durante la entrevista en Boa Música, Madrid. (Foto: Miguel Ángel Moreno)

La vanidad, en cualquier caso, desaparece cuando Los Chikos del Maíz se bajan del escenario, convirtiéndose en conversadores profundos, accesibles y directos, sin esconderse ante ninguna pregunta y mostrándose aún más interesantes en el plano corto. “Cualquier persona que se sube a un escenario, sea un actor, un músico, un instrumentista, un cantante o un rapero siempre se pone una máscara, siempre se pone un disfraz. El que diga que es el mismo cuando sube al escenario, miente. Eso no se lo cree nadie. Ya lo decía Bergman. Detrás de la máscara del artista está la angustia y la nada”, reconoce Nega mientras Mejías, que se define como “bastante tímido” fuera del escenario, se ríe de su propia pose a la hora de enfrentarse a su entrevista con M* “con gafas de sol metidos en un cuarto”.

“Está bien tener una personalidad en el escenario, pero otra cosa es contar unas películas que ni tú te las crees”, explica Toni El Sucio, en referencia a las críticas que en sus propios trabajos abundan hacia las actitudes “un poco exageradas” de otros raperos. “No puedes contarme que en tu barrio pegan tiros”, sentencia.

La apariencia de infalibilidad que transmiten sus letras tampoco se confirma en nuestra charla. “Cuando dices algo de forma explícita, ahí no hay vuelta de hoja, no puedes reinterpretar y, por supuesto, no tengo problema en reconocer que hay cosas de las que no estoy especialmente orgulloso, sea algo político o alguna frase machista o sexista fuera de tono”, afirma Nega, para quien en “Pasión de Talibanes [su primer disco] hay muchos temas que, vistos ahora con perspectiva, hubiera eliminado”. Una humildad que Toni confirma: “Muchas veces, cuando sacas una canción, luego puede venir alguien a comentártela y de esa discusión acabas aprendiendo una cosa y rectificándola para el próximo disco. Creo que es positivo que evoluciones y que cosas en las que te has equivocado en el pasado las rectifiques en futuros discos”.

Buen momento para la canción protesta

Pese a estas paradojas aparentes, el grupo valenciano se ha convertido en la voz más actual de la canción protesta y de la música política a nivel estatal. Con letras explícitas y no exentas de humor, Los Chikos del Maíz han seguido el camino que comenzaron los cantautores de los setenta y que, tras la estela del Rock Radical Vasco de los ochenta, continuaron bandas como Boikot, Reincidentes o Ska-P en los años más duros del ladrillo y el pelotazo. Lo hacen en un momento de máxima temperatura política en el que, como dice Nega, la situación es propicia para transmitir su mensaje: “lo que contábamos antes en las letras quizá estaba vinculado a movimientos más minoritarios. Era como: ‘Buah, los locos estos…’ Ahora, toda esa evolución que ha habido, todo ese sentir social y político en la calle, además de todos los escándalos que están saliendo, hacen que tengas más material para centrarte un poco más y apuntar un poco mejor”.

Nega, durante un momento de la entrevista. (Foto: Miguel Ángel Moreno)

Nega, durante un momento de la entrevista. (Foto: Miguel Ángel Moreno)

En un momento como este, grupos hasta ahora poco comprometidos en sus trabajos, se han sumado a diversas denuncias sociales y políticas. Preguntados por ello, Los Chikos del Maíz optan por una actitud aperturista que no siempre ha sido habitual entre los círculos más politizados de nuestra sociedad a la hora de aceptar nuevas voces. “Si los grupos mayoritarios ayudan a que la gente se conciencie en determinados temas, bienvenidos sean”, asegura Toni, y profundiza: “La música refleja la realidad social y esta es la que es. No creo que estos grupos vivan en Miami, ni en chalets alejados de la realidad. Tendrán más seguidores que nosotros, pero tampoco hasta ese punto. Negarse a que otros grupos hagan letras comprometidas, sería absurdo. Aparte, ayudan mucho a que a la gente le puedan llegar temas como los desahucios, con los que nosotros no podemos llegar porque somos más minoritarios”.

Una idea en la que Nega coincide: “La actitud de ‘mira estos, se suben al carro’ es supersectaria, de los cuatro de siempre que quieren seguir en su gueto pequeñito. Está genial que gente que tiene tirón se moje, aunque sea a niveles más modestos. Vale más que un grupo como Estopa diga delante de veinticinco mil quinceañeros cualquier cosa sobre los desahucios o que salgan con una camiseta del Che, que cien discos comprometidos o combativos o cañeros. Se trata de sumar a gente, porque si somos los cuatro de siempre, será la mierda de siempre”.

El vaciamiento político de la cultura hípster

Esta benevolencia no se traslada a la visión que la banda tiene de la cultura hípster, uno de los blancos más repetidos en los versos de La Estanquera de Saigón. “Ya nos habíamos metido con todos los raperos, teníamos que cambiar un poco”, explica Toni entre risas, antes de que Nega denuncie “el monopolio, sobre todo en los medios alternativos, por vaciar la cultura o la música de contenido y de compromiso. Parece que si tienes letras comprometidas eres poco menos que un paleto. Es algo vulgar. Y ya ni te cuento cantando en castellano, ¡qué ordinariez! […] En Radio 3, parece que hay que cubrir una cuota de mierda alternativa. Y hay dos tipos de mierda alternativa: la comprometida, desde Soziedad Alkoholika, Boikot o grupos como nosotros, y luego tienes un rollo alternativo que es inofensivo para el statu quo existente. ¿Por cuál se van a volcar?”

Una situación que recuerda a la que se produjo en los años ochenta, tan reivindicados por el movimiento gafapasta, con la pugna entre la Movida Madrileña y el Rock Radical Vasco, que ellos mismos denuncian en el tema oculto que esconde La Estanquera de Saigón: “La analogía es clavada. En los años ochenta, la tendencia oficial era la Movida, con Alaska, Radio Futura… Mientras, a su vez, se estaba produciendo un movimiento contracultural superimportante como era el Rock Radical Vasco y todo ese tipo de grupos estuvieron completamente silenciados”, cuenta Nega, mientras Toni lo relaciona con el paralelismo entre la Transición y la situación política actual: “esto puede servir para frenar los grupos que están saliendo que son un poco más críticos con el sistema”.

Podemos, Catalunya y el Hombre del Siglo XX

Los quince temas de La Estanquera de Saigón vienen acompañados de cincuenta páginas de un libro que, además de reducir considerablemente el IVA del producto, incorporan artículos de destacados políticos, activistas sociales y algún que otro tuitero como Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Tania Sánchez, Iñigo Errejón, Shangay Lily o Gerardo Tecé. “La gente también se piensa que quienes han escrito en el libro comparten todo con nosotros. Ni siquiera Nega y yo compartimos en todo las mismas ideas. Pero sí pensamos que es gente con la que compartimos parte de la trinchera”, explica Toni sobre los colaboradores.

Toni Mejías, "El Sucio", interviene en la entrevista con M* (Foto: Miguel Ángel Moreno)

Toni Mejías, “El Sucio”, interviene en la entrevista con M* (Foto: Miguel Ángel Moreno)

Uno de los puntos en los que ambos miembros del grupo no coinciden es Podemos. Toni ve con buenos ojos los “movimientos ciudadanos” de tipo Ganemos y la convergencia entre las fuerzas de la izquierda, puesto que “como dice Alberto Garzón, el pueblo no les va a perdonar si desaprovechan esta oportunidad”, mientras que Nega habla del nuevo partido en primera persona.

Alguien tan meridianamente claro en sus letras, aprueba el discurso del partido de los círculos, que evita las denominaciones preexistentes, aunque no se esconde en la crítica: “Lo del Papa lo encuentro pasado de rosca pero, la tónica general de no asumir el discurso que el enemigo quiere que asumas, me parece bien. El enemigo estaría encantado de que saliéramos con la bandera con la hoz y el martillo, que sacáramos la republicana o que, en lugar de pedir que el jefe del Estado se elija democráticamente, nos hinchemos a decir que somos un partido republicano. Creo que eso es muy inteligente a la hora de aglutinar”.

Y, aunque reconoce que “mucha gente que ha podido sentirse seducida por ese discurso amigo, […] hay que confiar en  la capacidad para generar imaginarios colectivos y una buena agitación y propaganda. A esa gente que igual viene por un mensaje seductor de Pablo y compañía, hay que convertirlos en militantes”. Abunda en esta idea con un ejemplo: “La campaña que va a hacer la rabia de la oligarquía de este país va a hacer que esto no sea coser y cantar. La lucha va a ser encarnizada. Igual que pasó en Venezuela o en otros procesos similares en Latinoamérica, mucha gente que antes era un votante de castigo, al ver que la oligarquía reacciona de esa manera puede decir: ‘Oye, ¿qué pasa? Este es mi gobierno’. Podría pasar algo maravilloso y es que saliese la gente a la calle a defender una medida como que cada uno page la luz en función de sus rentas. Las eléctricas empiezan a hacer paros patronales o boicots y la gente sale a la calle, porque eso todo el mundo lo entiende. No hace falta estar versado en teoría marxista. Ese tipo de cosas pueden hacer que la gente, poco a poco, se politice”.

La irrupción de Podemos, para Nega, también afecta a otro de los temas ineludibles de la actualidad política: el proceso independentista catalán. “La gente reconoce que se ha hecho independentista por el gobierno central de Madrid que es ‘no, no, no’ y no se sienta a dialogar. Imagínate cómo sería la situación con un gobierno de corte popular y democrático. Eso igual haría perder apoyos al independentismo. Por eso se ve con cierto recelo a Podemos desde el independentismo de izquierdas en Catalunya, como las CUP, porque desde un punto de vista independentista, el momento es ahora”, asegura el rapero.

Así, Nega reconoce que “si viviera en Catalunya, votaría por el derecho a decidir y luego pediría el ‘No’” por una cuestión pragmática: “De cara a Europa, para tener derecho a decidir sobre la economía y no solo sobre las banderas, las naciones y las identidades, se haría mucha más fuerza con un estado tal y como estamos ahora configurados, con la aparición de Syriza en Grecia y con otros movimientos en el sur de Europa como los de Italia, a la hora de combatir a ese norte financiero”. A este respecto, Toni afirma no sentir “como propio” el proceso y aunque está de acuerdo con su compañero “sobre el derecho a decidir. Tampoco voy a decir que votaría el ‘No’ simplemente porque no vivo allí”.

Cuando ambos coinciden sin dudar ni un momento es a la hora de definir a la personalidad más relevante de del pasado siglo: “Fidel es el hombre del Siglo XX. Si se muere Kissinger, que espero que se muera antes, será el tipo que los ha sobrepasado a todos”, asegura Nega con contundencia, antes de decir, entre risas, que “en Podemos te dirían Allende”. “Fidel ha vivido muchos más años y, a lo mejor, tiene más cosas que criticar. Allende estuvo muy poco tiempo en el poder y siempre va a ser más fácil defenderle”, responde Toni, que concluye: “Chávez, de momento, es el del XXI”.

***

Lee la entrevista completa a Los Chikos del Maíz

Foto de portada: Los Chikos del Maíz, en la sede de Boa Música, Madrid (Miguel Ángel Moreno)

¿Quieres conseguir una copia firmada por Los Chikos del Maíz de La Estanquera de Saigón? Síguenos en Twitter y danos tu titular a nuestro Retrato con el hashtag #RetratoLCDM. El mejor (seleccionado según nuestro criterio o nuestra falta completa de él entre los enviados antes del jueves 18 de diciembre) recibirá el disco-libro calentito en casa, por cortesía de Boa Música.

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s