Rompiendo el sistema de castas: Voces feministas dalits contra la desigualdad en la India

Desde que alcanzase su independencia del Imperio Británico, la India ha tratado de poner freno al tradicional sistema de castas que pervive hoy, de manera especial, en las áreas más rurales del país. De todas las castas presentes en la India, el grupo de los dalits –más conocido como los intocables– es sin duda el más vulnerable y desfavorecido. Los dalits se encuentran condenados desde su nacimiento a la pobreza y a la miseria, un destino al que muy pocos pueden escapar. Dentro de esta realidad, las peor paradas son las mujeres dalits, debido a la doble discriminación que sufren: la de raza y la de género.

Forman el 17% de la población de la India y viven con menos de un dólar al día. La casta de los intocables sufre la mayor discriminación y segregación que existe dentro del país asiático. Sin posibilidad de acceso a determinadas profesiones reservadas para las castas más elevadas y sumidos en la extrema pobreza, los dalits sufren también una desigual posición dentro del sistema educativo –en el que participan pero de manera segregada–y un desigual acceso al sistema de salud, al que solo puede llegar una minoría de ellos. A ello, cabe sumar que las niñas y mujeres dalits se encuentran más expuestas a las situaciones de violencia y abuso sexual que el resto de mujeres hindúes. Prueba de ello es el caso de las devadasi –sirvientas de Dios–, niñas procedentes de las castas más desfavorecidas –93% de ellas dalits– que, una vez alcanzada la pubertad, deben ejercer la prostitución dentro de los templos religiosos, a los que acuden los hombres del pueblo que requieren sus servicios.  Además de estar condenadas de por vida a ejercer la prostitución, a las devadasi no les está permitido contraer matrimonio. Tal y como recoge el periódico El País, esta práctica y tradición ancestral se sigue practicando a día de hoy, a pesar de que una ley la condene.

Un grupo de mujeres Dalit se manifiesta como repulsa a las violaciones a mujeres en la India. Publicado en el diario.es.   (Foto: Jason Taylor / ActionAid)

Un grupo de mujeres Dalit se manifiesta como repulsa a las violaciones a mujeres en la India. Publicado en el diario.es. (Foto: Jason Taylor / ActionAid)

Frente a esta situación, historias como la de Manjula Pradeep, abogada, feminista y mujer dalit ofrecen un halo de esperanza y cambio. Pradeep estudió Trabajo Social antes de licenciarse en Derecho, una tarea nada fácil para una mujer dalit. Si bien la relación con su familia – especialmente con su padre–  atravesó situaciones complejas, lo cierto es que ésta le acabó facilitando el acceso a la educación superior. En este sentido, la abogada hindú reconoce que “en India hay algo peor que ser dalit, ser mujer dalit.

Actualmente dirige la organización Navsarjan, cuyo objetivo principal es la erradicación del sistema de castas y, desde la cual, se denuncian las situaciones de violencia y discriminación que sufren las mujeres. Manjula Pradeep sostiene que “es imposible que India tenga ese gran futuro del que se habla si no están presentes las mujeres. No queremos remiendos, queremos que se supere esta discriminación histórica”.

Asimismo, Pradeep reconoce que el feminismo en la India está muy ligado a la clase alta y que no contempla en su programa la lucha por la abolición del sistema de castas. Por esta razón, las mujeres dalits no encuentran en él un referente al que unir su propia lucha y reivindicaciones. Esta idea es también apoyada por Rajini Tilak, miembro fundador de la Conferencia Nacional de la Organización Dalit quien afirma que “los grupos feministas lo componían mujeres ya liberadas socialmente en cierta manera y, para ellas, los problemas de las castas y clases bajas no tienen prioridad”.

Manjula Pradeep: abogada y feminista, lucha por la igualdad de género y contra el desigual sistema de castas en la India. Fuente minority voices.org

Manjula Pradeep: abogada y feminista, lucha por la igualdad de género y contra el desigual sistema de castas en la India. (Foto: Minority Voices Newsroom)

Esta es una de las razones por las que algunas mujeres y hombres de distintos ámbitos profesionales han impulsado CADAM –Centre for Alternative Dalit Media–, que trabaja por la emancipación de las mujeres dalits. Sobre la labor de este centro, Rajini Tilak afirma que destina sus esfuerzos a “motivar, movilizar y formar a las mujeres dalits. No es fácil, porque ellas dicen que sin dinero o empleo es imposible, y se sienten víctimas,” puntualiza Tilak.

Finalmente, la situación de extrema vulneración y violencia sexual que sufren las mujeres impulsó la aparición del llamado “Ejército del Sari Rosa” –Gulabi Gang–: mujeres que se defienden de las agresiones portando palos de bambú y practicando técnicas de autodefensa. Sobre esta situación, Pradeep concluye que preferiría que las mujeres pudieran luchar por sus derechos desde la vía pacífica, pero “por desgracia, entiendo que lo necesitemos”, finaliza la feminista.

***

Foto de portada: Las mujeres y las niñas dalit son uno de los colectivos más vulnerables de la India. Publicada en el diario. (Foto: Jason Taylor / ActionAid)

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s