St. Vincent: cuando Bill Murray llama a las puertas del cielo

“Nunca harás de mí un santo”, se jactaban con descaro Sus Satánicas Majestades, los Rolling Stones, en un tema de su álbum Bridges to Babylon. Bill Murray tampoco parece llamado a seguir un camino de santidad. Su cinismo, visceralidad y ácido sentido del humor, así como su rostro inexpresivo, esas características que lo han vuelto inigualable (véase el discurso de aceptación del Globo de Oro en enero de 2004, ¡portentoso!), alejan al legendario actor (Ed Wood, Lost in translation, Los Cazafantasmas y casi todo lo que ha rodado Wes Anderson) de esas puertas del cielo que describió Bob Dylan para el cine de Sam Peckinpah (Pat Garrett y Billy The Kid).

Quizá por eso en su última película, St. Vincent, a Murray le sienta tan bien el papel de Vincent McKenna, un hosco, egoísta, pendenciero y arruinado excombatiente de Vietnam que rebosa mala baba y se jacta de su impresentable conducta. Quiere la fortuna (en forma de torpes empleados de empresa de mudanzas) que le toque a Vincent empezar a cuidar por las tardes (siempre que se le pague por ello, claro) al pequeño Oliver, el hijo de su nueva vecina, una amorosa madre que trabaja horas extra para mantener al crío y que al mismo tiempo afronta un divorcio nada amistoso.

De esta forma Oliver sacudirá de arriba abajo la monótona y decaída vida de Vincent, que lejos de ser un canguro en el sentido tradicional del término se hará acompañar del niño en sus aventuras diarias y le enseñará de todo, desde cómo defenderse de los abusones del colegio hasta a apostar en las carreras de caballos. Para evitar reminiscencias de Daniel el travieso y cierto ‘buenismo’ molesto (tranquilo, no nos enfrentamos a la bonhomía de Trash), St. Vincent se toma cada acción, cada palabra y cada plano con muchísima ironía, recubriendo el conjunto de un barniz humorístico realmente guasón.

Al cóctel hay que añadir la fantástica incorporación de Naomi Watts. La famosa actriz, a la que no suelo soportar en casi ninguna de sus películas, firma aquí una actuación maravillosa interpretando a esa embarazadísima prostituta (o, como Vincent le explica a Oliver, a esa “dama de la noche”) rusa que el viejo canguro frecuenta asiduamente. Watts está de Oscar y no me extrañaría que se lo diesen, como poco merece la nominación a mejor secundaria. Las ocurrencias y contestaciones de la rusa rayan la perfección.

Y así avanza la historia, con diversos puntos álgidos que no desvelaré (¡fuera spoilers!) y que afectan al carácter de los personajes. Finalmente todo cristaliza cuando el profesor de religión de Oliver, un joven, paciente y muy optimista sacerdote que brinda varios momentos fantásticos (geniales sus reacciones a los comentarios de los niños en clase), propone a los alumnos que realicen una presentación ante los padres en la que postulen como santo moderno a un familiar o conocido. Entonces Oliver pensará en el variopinto Vincent y ya es cosa tuya descubrir el desenlace, tan cómico como emotivo.

No resta calidad a la cinta, que por supuesto posee su propia individualidad, pero cualquier espectador detectará fácilmente las influencias de clásicos modernos como Gran Torino y Mejor Imposible. Respecto a este último título, sólo un dios de la talla de Jack Nicholson podría brindarnos la interpretación que lleva a cabo Murray como insoportable vecino. Y, en cuanto al film de Clint Eastwood, acierta St. Vincent al rescatar los matices más oscuros y deprimidos del exitazo de taquilla que supuso aquella historia de un veterano solitario y rodeado de inmigrantes que acaba encontrando la redención. Desde mi punto de vista, el hecho de comparar St. Vincent con estas dos formidables películas no hace sino dotarla de mayor calidad.

Durante una época al gran Murray la industria se lo tomaba tan a chufla que los productores decidieron omitir su nombre en los créditos iniciales de Tootsie. Los magnates del celuloide temían que, al leer las señas Bill Murray, el público saliese despavorido de la sala creyendo que se trataba de una alocada (y, ojo, maravillosa para el aquí firmante) comedia ochentera como El club de los chalados o El pelotón chiflado. Ahora directamente no se atreverían a tal ignominia, porque el tío Bill se ha vuelto un reclamo en sí mismo, la antonomasia de lo ‘cool’, con una carrera llena de grandes interpretaciones.

Bill Murray no es ningún santo varón y jamás se convertirá en uno. Tampoco creo que quiera serlo. Puede que encuentre cerradas las puertas del cielo. Mejor para nosotros: seguirá por aquí mucho tiempo velando nuestro entretenimiento, haciéndonos reír desde el otro lado de la pantalla con más películas como St. Vincent, ¡aleluya!

Lo que dijo El crítico prejuicioso

(Acerca de un servidor) “Su tendencia a la celebración del Hollywood más Hollywood está más que probada, pero sospecho que el fanatismo por algunos actores y actrices tiene un peso importante en sus decisiones. Por eso creo que no me equivoco cuando digo que este mes no ha elegido St. Vincent, sino que ha escogido a Bill Murray.”

Ni siquiera vi el tráiler. A mis dominios costasoleños tan sólo llegó la escena en la que el personaje de Murray, equipado con su walkman, riega el jardín al ritmo de Shelter from the stormCuando escuché a Bill cantar versos del mejor Dylan (Blood on the tracks) tuve clara mi elección cinéfila para este mes. Y no erré, me vanaglorio ahora en apostillar.

“La historia no tendrá mucho misterio, con el viejo y el niño aprendiendo el uno del otro y el viejo encontrando un nuevo motivo para vivir con alegría, así que solo nos queda ver dónde está el límite de las burradas que se intuyen en el tráiler…”

Hermosas burradas a las que uno asiste con delectación. Viejo y niño apuestan en el hipódromo, van de bares y se meten en unos cuantos líos… Podría decirse que el guión transita sobre inamovibles y predecibles raíles. Sin embargo, queda hueco entre traviesas para algún que otro giro argumental sorpresivo y, sinceramente, una de las tramas secundarias me tomó completamente al asalto. Además, la presentación, así como la construcción y evolución, del personaje de Murray es sensacional, un brillante ejercicio narrativo.

“Ver a Bill Murray poniendo cara de póker, que es una de las mejores cosas que le han pasado al cine americano en las últimas décadas…”

¡Por supuesto que sí! Tomando prestadas las tan habituales palabras de Bruce Springsteen en sus interminables liturgias musicales que él llama conciertos: “Say amen, somebody!”

¿Qué gafas me llevo?

 

Stvincent-grafico-prejuicioso

Entonces, ¿voy a verla?

Si eres de los aficionados al ‘postureo’, te recomiendo encarecidamente que vayas al cine y te hagas con tu entrada de St. Vincent porque pueden caerle varios galardones importantes en la temporada de premios que ya casi da comienzo y entonces querrás sobre todas las cosas haberla visto en su día para presumir de ello. Si pasas de las modas hollywoodienses (¡maldito factótum!), de igual forma insisto en que te acerques a cualquier sala de cine de tu ciudad, ya que la cinta escrita y dirigida Theodore Melfi supone un magnífico entretenimiento para los venideros días de fiesta: la historia es sincera a la par que divertida, el reparto luce a grandísimo nivel y contiene un buen puñado de escenas para el recuerdo que, además, te harán sonreír, cuando no reír con ganas. De modo que deja de vivir Atrapado en el tiempo (¿de verdad pensabas que iba a olvidarme de mencionar esta joya de lo audiovisual en la crítica?) y ve a ver St. Vincent. Quién sabe si tú también estás llamado a la santidad…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s