‘Agent Carter’: aire fresco en Marvel

Lo de Marvel es una locura. Vosotros, como yo, que sois muy fans del transmedia, la multiplataforma, la retroalimentación, la serialización y la construcción de universos de ficción, estáis flipando con todo lo que está pasando en Marvel desde que Disney, esa fábrica de sueños, compró la factoría de cómics por 4.000 millones de dólares. Los haters de la vida que se camuflan bajo la tela del anonimato para soltar sus inseguridades rodeados de cajas vacías de pizza y pañuelos de papel con restos de semen pusieron el grito en el cielo entonces, preocupándose por que el gigante de animación”infantilizara” el universo de Marvel y destruyera la identidad de una de las marcas más importantes del mundo. “Infantilizar un comic de súperhéroes”, qué cosas tienen las multinacionales. Evidentemente, Disney es el lugar con más genialidad por metro cuadrado del universo, y por ello tuvieron muy claro que la línea a seguir con Marvel era mantener lo necesario y ampliarlo a cotas estratosféricas. Ampliarlo, además, entrelazándolo todo, aplicando a la industria del cine el éxito de las series de televisión y convirtiendo a ‘Los Vengadores’ en una serie por entregas de películas de 200 millones de euros de presupuesto. Un locurón, y un éxito apabullante. Tras el campanazo de las películas llegó la hora de continuar ampliando las subtramas de las películas en las series de televisión, y el año pasado se estrenó ‘Agents of S.H.I.E.L.D’, maravilla de la que hablaré próximamente, y hace un par de semanas, el día de Reyes, el universo audiovisual de Marvel se ramificó en busca de nuevos territorios con ‘Agent Carter‘.

El primer y más relevante acierto de ‘Agent Carter’ es que ha sido diseñada con entidad propia y completamente distinta de lo que estábamos acostumbrados a ver de la mano de la alianza Marvel-Disney. Aunque todas las películas tienen su propia seña de identidad a través de pinceladas en distintos géneros (Iron Man en la comedia, Thor en la fantasía épica, Capitán América en el cine negro y Los Vengadores en la acción), ‘Agent Carter’, que vendría a ser un spin off de Capitán América, se zambulle de lleno en el género negro, sin medias tintas ni pastiches orquestados para alcanzar a todas las audiencias del blockbuster. Es complicado disfrutar de Agent Carter si uno no conecta con los códigos del cine negro: personajes oscuros, mentiras, espías, sombreros, jazz… Es cierto que los capítulos emitidos hasta la fecha siempre tienen algún momento de acción loca made in Marvel, pero la construcción de las tramas, en la línea del gusto setentero de la maravillosa Capitán América: Soldado de invierno, recuerdan a más a los thrillers policiacos de los años 50 que a lo que uno podría esperar de una serie sobre súperhéroes. En este sentido también es destacable el hecho de que, como, en menor medida, en ‘Agents of S.H.I.E.L.D.’ y tal y como promete que va a ser la serie de Netflix ‘Daredevil’, los súperhéroes funcionan aquí como un contexto al que referirse. Los Vengadores son apenas mencionados para recordarnos que el universo que estamos viendo es el mismo que el que disfrutamos en el cine, pero con una historia completamente distinta en todo.

Es interesante reflexionar sobre hasta qué punto este giro en el universo Marvel es realmente muy sano no sólo para la ficción universal sino para la industria del entretenimiento. En una industria en la que se mueve tanto dinero y en la que predomina, como toda industria en la que se mueve mucho dinero, el conservadurismo y la ausencia de riesgo ante la posibilidad de perder millones de dólares por salirse mínimamente de la norma, es alucinante que un producto de una marca tan consolidada como Marvel busque nuevas audiencias de manera tan radical. No sé si los swaggers que ven las películas de Marvel en los centros comerciales disfrutarían viendo ‘Agent Carter’. Quizá sí. Lo que sí sé es que espectadores a los que las películas de súperhéroes les produzcan rechazo (me apiado de ellos), probablemente encuentren auténtico placer viendo esta serie de espías. Un lujo ver una serie tan bien pensada y ejecutada.

Evidentemente poco que decir sobre la impecable factura de todos los episodios y la fantástica interpretación de Hayley Atwell, con carisma y construyendo un personaje enigmático y con mucha fuerza, cosa poco común en las series de network. La ambientación tanto musical como de decorados de la serie es muy auténtica y destila un aire como de reinterpretación pop del mundo gángster.  Muy cómic y muy agradable de ver.

Creo que deberíais darme un premio por haber terminado esta entrada sin hablar sobre feminismo. Porque tela con ‘Agent Carter’. Girl power.

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s