Burbuja tras burbuja

A este paso, nos vamos a convertir todos en una startup, palabra de moda donde las haya. Este tipo de empresas, que empiezan con poquito pero se hacen grandes de manera muy rápida porque tienen unas ideas macanudas, ha saltado ya de los medios tecnológicos a las principales cabeceras económicas. La fiebre tiene su explicación: el número de startups tecnológicas valoradas por encima de 1.000 millones de dólares se ha duplicado en 2014. En cabeza van el fabricante chino de teléfonos Xiaomi y la controvertida app liquida-taxistas Uber, como refleja The Wall Street Journal.

Lo que también nos cuenta el diario de Nueva Ámsterdam es que la de las startups se ha convertido en una burbuja de lo más deliciosa para los inversores. Los fondos de capital riesgo han recaudado 32.970 millones de dólares en 2014 para financiar a empresas tecnológicas en sus fases de crecimiento. Un 62 % más que en el año anterior. Casi nada.

Pero qué tiene una startup para que todo el mundo se enamore de ellas y por qué se puede hablar de una burbuja. En esta entrada de El Blog Salmón explican qué es: una empresa que acaba de empezar y que tiene mucha proyección. Definición que también le puede valer a cualquier cuñao con una idea revolucionaria pero que apesta a teletienda, porque lo de la proyección también le valió durante un tiempo a Gowexchiringuito del que ya hablamos aquí-.

En lo que se refiere a la burbuja, y para que quede bien claro lo débil que puede ser la consistencia de estas empresas florecientes, el Banco Popular nos explica en su blog que el 90 % de las startups fracasan. En fin, la máxima expresión de la cita de Beckett mancillada por tantos líderes espirituales del mundo tecnológico: “Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better”. Las posibilidades de fracaso son altísimas -por algo lo llaman capital riesgoy el modelo de negocio es especulativo, ya que el beneficio que se extrae de estas compañías proviene más de los crecimientos en su valoración que la prosperidad de su actividad.

España y las startups

En el caso de España, según la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo, estas firmas han recuperado los niveles anteriores a la crisis, con una inversión de 3.000 millones de euros en 2014. El 78 % es de origen extranjero, como precisan. Normal, teniendo en cuenta la cochambre económica española.

Aunque sean una dupla peligrosa por su inconsistencia, la combinación formada por las startups y los fondos de capital riesgo puede ser una salida para el desastre económico español. Ahora, la explicación de por qué el modelo de innovación de este país es un mal sueño de Resines.

De la inversión en I+D de grandes empresas nos olvidamos. Aunque la innovación puede descubrir nuevas formas de aumentar los ingresos, las multinacionales españolas encuentran más rentable recortar costes -sueldos, sobre todo- para mantener unos márgenes de beneficios pírricos, erosionados hasta la extenuación por la escasa demanda interna.

Por el otro lado, el Gobierno está empeñado en que cada ciudadano sea un eminente empresario. Pero claro, los pobres emprendedores no tienen ni la financiación ni el personal necesario para completar grandes proyectos de innovación. Y aquí ya no se subvenciona porque eso son melonadas de rojos.

La solución: capital riesgo para que las pymes tecnológicas crezcan y aumenten la competitividad del tejido empresarial. Salimos de la inmobiliaria y nos metemos en la del capital riesgo; así funcionamos: burbuja tras burbuja.

***

Foto de portada: Entering startup. Fotografía adaptada de Mike (Flickr)

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s