La teoría del todo: “todo” es el amor

Cuando uno está terminando de ver The Theory of Everything, podría pensar que el título de la película engaña y que en poco o nada refleja su argumento. Pero se equivocaría.

La teoría del todo narra la historia de cómo Stepehen Hawking (Eddie Redmayne), una de las mentes más brillantes del siglo XX en el campo de la física, debe enfrentarse a una enfermedad neurodegenerativa que amenaza con llevarse su vida en apenas un par de años y que, como se sabe, acabará postrándole en una silla de ruedas durante décadas. Pero más allá de esa guía argumental, el relato gira, lejos de la física, sobre la relación entre Hawking y su mujer, Jane (Felicity Jones), y el incondicional amor que ambos se profesan el uno al otro.

La película comienza contando el primer encuentro entre un todavía sano Stephen y Jane y cómo lo que se presenta como un amor a primera vista madura hasta dar lugar a una relación entre ambos. A partir de ahí, el diagnóstico de la enfermedad dará el pistoletazo de salida a un rally de adversidades y esfuerzos por vencerlas a partes iguales, más por parte de ella que de un cada vez más incapaz Stephen.

Es ahí cuando comienza lo mejor de la película: la progresiva minusvalía del físico teórico es brillantemente puesta en escena por la interpretación de Redmayne -seguramente favorito al Oscar de no ser, quizás, por el halo de éxito que acompaña a Michael Keaton en la reciente Birdman-, en combinación con un notable trabajo de caracterización que hacen que la echemos de menos en la categoría a mejor maquillaje.

La teoría del amor

Además, la tierna complicidad de Redmayne con Felicty Jones consigue mostrarnos en la pantalla a esa pareja ideal con la que sueñan los más románticos, capaces de hacer que su amor prevalezca frente a cualquier conflicto o dificultad. La digna y orgullosa dedicación de Jane para con Stephen podría hacer sentir cierta envidia hasta al mayor hater del romanticismo. Pero como el sacrificio del amor verdadero debe ir en ambas direcciones, cuando es Stephen quien corresponde, consciente de que su condición no debe anular la vida de su mujer y sus hijos, entonces se invierte el sentido de la relación.

Y ésa es, en definitiva, La teoría del todo: “todo” es el amor y sus muchas vicisitudes, el cual, como la física, no puede explicarse (al menos, hasta el momento) en su totalidad con una única ecuación. Una teoría, esta nuestra, que queda refrendada por los últimos segundos de película, que nos ‘reboninan’, precisamente, hasta ese primer momento en que Stephen conoce a Jane.

A nivel técnico, de la cuidada dirección de James Marsh (Man on wire) rechina un cierto abuso del montage-séquence en la síntesis de largos períodos de la vida de los Hawking, cuando en alguna ocasión bien podría haber bastado con elipsis, sin necesidad de alargar excesivamente un metraje que en ocasiones puede hacerse algo pesado. Sin embargo, quizás esas secuencias hayan contribuido decisivamente a la alabada banda sonora del filme (con música a cargo de Johann Johansson), favorita al Oscar tras alzarse con el Globo de Oro en esta categoría, así que en este caso, lo comido por lo servido.

Por lo demás, la fotografía y el montaje se hacen especialmente evidentes cuando llega la hora de transmitirnos la impotente lucha del cerebro de Hawking contra las neuronas que deben guiar el movimiento de sus músculos, generándose una agonía que, por momentos, es capaz de hacernos olvidar la dulzona historia de amor entre ambos protagonistas.

***

Especial Premios Óscar 2015

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s