Alma salvaje: Volver al camino

Cherryl Strayed recorrió las 1100 milas (1700 kilómetros) del Pacific Crest Trail para superar una crisis existencial. Es el equivalente a levantarse una mañana en Gibraltar y decidir caminar hasta París, pero con más naturaleza y sin pasar por Ciudad Real. Si tienes que encontrarte a ti mismo y no lo haces en un paseo como ese, quizá lo tuyo sea ya un caso perdido.

Wild, o Alma Salvaje como la han traducido al castellano los siempre temerosos de nuestra estupidez distribuidores españoles, nos cuenta este viaje (sí, en todos los sentidos, pero prometo no repetir la metáfora) en el que una joven cansada de dar tumbos se embarca con su enorme mochila. Pero lo que tenía todas las papeletas para convertirse en una colección de bonitas postales del paisaje y unas cuantas frases para rellenar libros de autoayuda se convierte en algo más, gracias al talento de Jean Marc Vallée y, sobre todo, Reese Witherspoon.

Pasa algo curioso con las nominadas al Oscar a la Mejor Actriz protagonista de este 2015. Todas las nominadas salvo Felicity Jones aspiran al premio por películas que apenas acaparan nominaciones al margen de las suyas. También las cuatro (Julianne Moore, Rosamund Pike, Marion Cotillard y Reese Witherspoon) interpretan a mujeres fuertes, independientes y que emprenden grandes luchas. En todas sus historias, el papel de los hombres está completamente subordinado al suyo y admiten una lectura feminista, pero todas ellas están dirigidas por señores. Definitivamente aquí hay algo que no funciona.

Decíamos antes del inciso que si Alma Salvaje era más que una postal era por culpa de Reese Witherspoon, y es que la actriz consigue dar un recital en una película que lo pedía a gritos. Caminando sola, con la expresión de su cara como único escaparate de sus sentimientos en muchas ocasiones y con la difícil tarea de hacer creíble un desafío físico y mental como el que se muestra, la que un día fuera Una rubia muy legal nos convence y consigue que ningún plano suyo nos parezca irrelevante. Pero mientras camina, la chica piensa, vemos flashbacks y la cosa cambia.

En los numerosos viajes por el tormentoso pasado que la protagonista ha venido a superar, el sexo y las drogas son los motivos principales de un recorrido por los escenarios más manidos y superficiales del cine hollywoodiense. La cosa se vuelve aun peor cuando el montaje videoclipero hace su entrada en escena y los fragmentos parecen el lado oscuro de un anuncio de Apple. Solo las apariciones de la madre, una interpretación luminosa de Laura Dern, consiguen que no cerremos los ojos hasta volver a la montaña.

Y es que en el camino todo funciona mejor. La cámara parece menos hiperactiva, la selección de canciones encaja como un guante, y las citas literarias escogidas por nuestra heroína invitan al empoderamiento antes que a la autocomplacencia facilona. En el camino, con el espectacular paisaje y la obligación de vivir el presente, nos dan ganas de dejarlo todo, coger la mochila y empezar a caminar.

***

Especial Premios Óscar 2015

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s