The Last Man on Earth: encontrar el amor en el Apocalipsis

Queridos amigos del drama y poco amigos de la sitcom, estamos de enhorabuena. La fiebre por el concepto de alto nivel que desde hace años ha infectado al drama de muy buenas intenciones pero muy malos resultados (Flashforward, Terranova, The following…) por fin ha dado el salto a la comedia y, afortunadamente, lo está haciendo con mejores resultados. Nos vamos librando poco a poco (o al menos nos damos menos cuenta) de las series fotocopia de Friends y las series fotocopia de Sexo en Nueva York, y por fin vamos abandonando el terreno de “lo real”, de la comedia de situación con todo su sentido, para encontrar conceptos más arriesgados como The Last Man on Earth: una comedia apocalíptica.

The Last Man on Earth empieza muy sublime, mostrando las infinitas posibilidades que puede ofrecer la cumbre del consumismo desorbitado, EE.UU, en un universo en el que no hay normas de ninguna clase. Hacer lo que quieras en un lugar en el que puedes hacerlo todo y, lo más importante, sin consecuencias. Decorar tu casa con las obras de arte más codiciadas del mundo, mezclar un vino de diez mil dólares con queso radiactivo en spray, jugar a los bolos con coches en llamas… Casi todo el primer capítulo es un catálogo de esta y otras situaciones en las que el fantástico Will Forte, Phil, va cumpliendo todas las fantasías que un hombre soltero querría vivir y no vive por miedo a las represalias (legales, morales y personales).

tumblr_nm1v5tmbgK1uo70qeo1_500

El conflicto en este asfixiante paradigma del dolce far niente aparece con la llegada de Carol, interpretada por la divertidísima Kristen Schaal (loca fatal de las últimas temporadas de 30 Rock y actriz que pone voz a Mable de Gravity Falls) que cierra la puerta que abre el título de la serie: Phil es el único hombre que queda en la Tierra, pero no la única persona. A partir de entonces la serie ya abraza el género de la comedia romántica. Bueno, de la comedia romántica excéntrica y antipática, con Phil odiando a Carol y Carol siendo una persona muy loca. Sin embargo, y a pesar de que en la superficie parece que la serie se inclina hacia lo políticamente incorrecto, los capítulos siempre cierran acercando posturas al género romántico más tradicional. Tampoco pasa nada, aunque sí es cierto que hay veces que uno no puede evitar pensar que está ante un ‘Matrimoniadas’ que sustituye los rulos y las escenas de cama por piscinas llenas de heces y toneladas de latas de cerveza. Sobre todo cuando entra en juego January Jones como chica preciosa y adorable que hace tambalear el pequeño equilibrio formado entre Carol y Phil. Es aquí donde se evidencia que, al igual que en Man Seeking Woman, la perspectiva de la serie es muy masculina, con valores algo arcaicos con la chica guapa y “normal” como objeto a conquistar y en contraposición de la chica fea pero con personalidad, que se ve reducida prácticamente a una loca del coño o loca de los gatos. Pero no pasa nada. Somos conscientes y lo aceptamos y lo disfrutamos tanto como Man Seeking Woman.

De hecho, entre The Last Man on Earth y Man Seeking Woman podríamos establecer una hoja de ruta que sirva a las generaciones venideras para que sepan lo que es ser un hombre heterosexual soltero a los casi treinta y a los casi cuarenta. Una radiografía sangrante y muy cínica de las vicisitudes de un hombre educado en el amor patriarcal pero que se revela a sí mismo, a través de la ciencia ficcción, y se enfrenta a una sociedad más avanzada. Una búsqueda de la felicidad que se ve truncada por la ineptitud del propio hombre, incapaz de dar la talla en los distintos objetivos que la sociedad fija para un hombre en su media edad (encontrar una mujer, casarse, tener hijos).

Una serie con un futuro incierto, pues aunque entendemos que irán apareciendo más mujeres y haciendo que la bola del matrimonio entre Phil y Carol vaya creciendo y los conflictos volviéndose más absurdos, me resulta extraño pensar hasta cuándo puede durar la comicidad de todo este asunto, una vez que se establezca el humor en la relación entre estos dos personajes condenados a entenderse. El tiempo lo dirá.

tumblr_nl0iifGZTP1s852lfo1_r5_500

***

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s